Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
   El derecho a equivocarse     
 
 Diario 16.    05/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

El derecho a equivocarse

Fernando Reinlein

Una vez conocido el resultado de las deliberaciones del Consejo Supremo de

Justicia Militar para dictar las sentencias del 23-F, la mirada de Jos

observadores políticos se dirigio a los cuarteles ¿Cómo han caído allí las

sentencias? La historia paciente de nuestra Patria hace lógica esa cuestión.

Pero si queremos caminar hacia adelante, ya va Siendo hora de que echemos mano

de nuevos hábitos y vayamos arrinconando los, viejos Y uno de estos viejos

hábitos es mirar hacia las salas de banderas cada vez que un acontecimiento

importante entra en la escena política del país.

Parece ser que ciertos sectores militares estén queriendo lanzar la impresión de

un malestar generalizado por la «dureza» dé las sentencias y sobre todo por las

reacciones de los partidos y del presidente del Gobierno «Lo que peor ha sentado

decían fuentes militares han sido las declaraciones de Leopoldo Calvo Sotelo»

Bueno, pues he aquí una oportunidad en manos del Ejecutivo — una más, después de

tantas— de dejar bien clara la situación.

Las instituciones democráticas pueden y deben funcionar con independencia de lo

que suceda en las salas de banderas y sobre todo con independencia de

las opiniones de quienes pretenden instrumentalizar las de toda la institución.

El lunes, el alto mande militar, recibirá los primeros estados de opinión

en las unidades.

Pues, muy bien Que se estudien y se archiven. Conviene tener en cuenta por

dónde anda el pulso de una institución

Pero que en ningún caso se utilicen como arma arrojadiza para condicionar la

marcha política de todo un país, que a través de sus representantes y medios de

comunicación ha rechazado el contenido de unas condenas dictadas por un alto

tribunal que, entre otros derechos, cuenta con el derecho inalienable de poder

equivocarse

El presidente del Consejo General del Poder Judicial afirmó hace semanas que las

decisiones judiciales podían y debían ser criticadas.

Ese también es otro de los derechos de todos los ciudadanos Ayer, alguien

escribió que la sentencia del tribunal militar no podía ser rechazada por la

sociedad También estaba en su derecho de decirlo El miedo es libre

Los medios de comunicación, las personalidades políticas, los hombres del mundo

de la cultura, del espectáculo, del deporte, el hombre de la calle pueden

discrepar y algunos militares molestarse.

Todos están en su derecho Pero nada de ello puede parar el funcionamiento de las

instituciones.

Por eso, el recurso. Por eso, todavía queda la esperarza

 

< Volver