El juicio del 23-F. Según el propio interesado. 
 La Operación Armada la inventaron de buena fe los periodistas     
 
 ABC.    10/03/1982.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 37. 

MIÉRCOLES 10-3-62

ABC/7

NACIONAL

El juicio del 23-F

Según el propio interesado

La «Operación Armada» la inventaron de buena fe los periodistas

F.—¿Cree que Ibáñez engañó a su capitán general?

A—En absoluto Ibáñez me dijo que quería que yo (e transmitiera inquietudes, pero

en ningún momento me dio detalles de la reunión del día 18 de enero, y estoy

seguro de que Ibáñez confirmará este extremo

F—¿Cómo se enteró de su nombramiento como segundo jefe del Estado Mayor?

A —El Rey me llamo para decirme que me había nombrado segundo jefe del Estado

Mayor del Ejército Postenomente me llamó Gabeiras, y por último me llamó el

ministro de Defensa para decirme que quería verme Fue entonces, cuando me

encontraba preparando las cosas para viajar a Madrid, cuando llegó a verme

Ibáñez, y le dije que tenía mucho que hacer, y no podía entretenerme, por lo que

casi no hablé con él

F.—¿Qué noticias tenía anteriormente sobre su posible nombramiento

A —Yo pensaba que no tenía ninguna posibilidad Había tres vacantes en Madrid, y

extraoficialmenle, el general Vega Franco, a quien a su vez se lo había dicho

Gutiérrez Mellado, me dijo que yo me quedaría en Lérida A mí me gustaba mucho el

mando de la División y un día un general me preguntó si iba a ser nombrado jefe

de Artillería, a lo que contesté que era un cargo que me gustaba, porque lo

habían tenido antes mi padre y mi suegro

Yo se lo pregunté a Gabeiras y éste me dijo que no lo tenía decidido todavía,

pero yo nunca pensé que podía ser nombrado segundo jefe del Estado Mayor del

Ejército, ya que había candidatos más lógicos que yo, como el general Fontenia o

el general Sáenz Larumbe

F —¿En qué conversación le facilitó a Miláns del Bosch el uiforme sobre la

inoonsti-tucionalidad de los Estatutos vasco y catalán´

A—Es un estudio que se había elaborado en la Dirección General de Servicios,

hecho en mil novecientos setenta y nueve, y del que entregué una copia en la

Zarzuela y otra a Miláns del Bosch Creo qué se habló de él en un Consejo

Superior del Ejército

«TENGO TESTIGOS»

F— 6Llamó a Miláns del Bosch el día 21 de febrero, a las nueve de la mañana?

A.—No El día 21 fui a mi despacho de segundo jefe del Estado Mayor del Ejército,

y bien entrada la mañana llamé a Milans del Bosch para preguntarle si tenía

noticias de unos comandos de ETA que estaban en Valencia

F.—¿En alguna de estas conversaciones le dio Miláns del Bosch un número de

teléfono?

A —No me dio ningún número de teléfono

F—¿No era el número de teléfono del hijo de Ibáñez Inglés?

A.—Yo no tengo ese número de teléfono

F.—Haga memoria, porque luego tengo testigos

En ese momento, Ramón Hermosilla, defensor de Armada, protestó, por entender que

decir «iuego tengo testigos» no es preguntar

El fiscal tomó la palabra entonces para decir que él no trataba de coaccionar a

los testigos, y el presidente del Tribunal llamó la atención al letrado Ramón

Hermosilla, a petición del ministerio fiscal

F.—Haga memoria sobre ese número de teléfono

A—He hecho esfuerzos por recordar durante todo un año.

F—6No habló con Miláns del Bosch para preguntarle quién era Cortina, en la tarde

del día 21?

A—No me llamó

F— ¿Qué hizo e! sábado 21 ?

A,—Almorcé bastante tarde, y sobre las cinco o tas seis fui a visitar a mi hija

.

Victoria, que vive en la calle Santa Engracia, porque mi nieta Inés estaba

enferma Fue un día de relax Sobre las ocho y media o las nueve de la noche

regresé a mi domicilio, donde cené

F —Ese día hubo tres llamadas con Valencia ¿Me las puede contar9

A—No sé cómo voy a poder contarlas, porque no las conozco Si me las cuenta

usted, yo, encantado

F—¿Recuerda la llamada que hizo el día 22 al teléfono de Ibáñez?

A —No, señor

F—¿Sabe que en esta conversación había testigos?

A —Sí, pero yo no hice esa llamada

F—¿Recuerda que Miláns bel Bosch dijo que no podía ser otro que usted, porque

conoce su voz9

A,—Lo recuerdo, pero yo no fui

El fiscal hizo un comentario para pedir a Armada que se definiera, y si quería

contestar la verdad o no

Armada respondió «Quiero contestar la verdad y que el Consejo tenga las cosas

claras, pero no entiendo cómo un comandante puede ser el detonante de una

operación y no entiendo que, para oír mi voz, Pardo Zancada tenga que ir a

Valencia » (Miláns del Bosch había declarado que Pardo Zancada estaba con él

cuando habló por teléfono con Armada ei 22 )

A preguntas del fiscal sobre el mando que ejerció sobre la operación en la tarde

del 23-F, Armada contestó que un hombre que quiere mandar no se mete en una

ratonera,

no se va a la Zarzuela Un hombre que Quiere mandar —añadió— tíebe tener libertad

de acción, y esa libertad sólo la hubo en la III Región Militar «Si yo hubiera

querido mandar —dijo—, hubiera ido a un centro donde el poder no hubiera estado

mediatizado »

Fiscal —¿Conocía a Cortina7

Armada—Sí, desde hace años, pero no tenía intimidad con él Cortina pertenece a

la promoción del Rey, pero nunca he estado destinado con él

F —¿Conocía el proyecto de Tejero9

A.—No

F—¿Ni como segundo jefe del Estado Mayor9 Porque en ese puesto debía tener unas

fuentes importantes de información

A,—Las fuentes de in´ormación del Estado Mayor eran pequeras y no teníamos

conocimiento de esta operación

LA «SOLUCIÓN ARMADA», MONTAJE DE LOS PERIODISTAS

F—Pero aquí se ha hablado de cuatro operaciones, la de los coroneles, la de los

tenientes coroneles, la solución Armada y la de Tejero

A.—En el ambiente flotaba una insatisfacción y la «operación Armada» es más una

operación montada por los periodistas, que me eligieron por unas cualidades que

creo están equivocadísimas Creo que lo escribieron de buena fe, pero los que lo

escribieron no me conocían

Preguntado sobre el artículo de Emilio Romero, publicado días antes del 23-F, y

en el que se decía que Armada podía ser nombrado presidente del Gobierno, Armada

contestó que esta información podía ser fruto de una vieja amistad, pero que, en

cualquier caso, le hizo un flaco servicio

F—¿Se trató la «solución Armada» en algún momento de la comida de Lérida entre

usted, Ciurana, Múgica y Raventós9

A —Las relaciones con Ciurana las mantenía porque era el alcalde de Lérida Había

tenido un problema con el abastecimiento de agua a los cuarteles, y Ciurana me

llamó para ver si quería ir a comer con dos amigos

Cuando estaba ya en el coche me dijo de qué amigos se trataba, y ya no me

pareció apropiado negarme a asistir a la comida Cuando terminó el almuerzo

informé al capitán general de la reunión, en la que habíamos charlado de la

situación, de Suárez, incluso los socialistas me preguntaron qué opinión me

merecían algunos militares y sobre la negativa de la milicia a que se

readmitiera en las Fuerzas Armadas a los miembros de la UMD Este último tema fue

el más confhctivo, ya que los demás «me resbalaban»

Al ¡legar a este momento del interrogatorio, poco antes de las dos de la tarde,

el fiscal dijo que después iba a entrar en otra línea de hechos, por lo que

prefería que se interrumpiera la sesión para evitar ser interrumpido después a

mitad del interrogatorio

Pedrol Ríus, satisfecho

«El Consejo respeta la libertad de defensa»

MADRID «El Consejo Supremo de Justicia Militar respeta la libertad de defensa»,

ha declarado a Efe Antonio Pedrol Ríus «Me complazco en proclamer que en los

interrogatorios de los acusados en Ja causa del 23-F el Consejo Supremo de

Justicia Militar respeta hasta ahora de manera satisfactoria la libertad de

defensa en este proceso »

 

< Volver