Autor: Tomás Marco, Juan José. 
 23-F: Sentencia del Tribunal Militar. 
 Los recursos ante el Tribunal Supremo     
 
 Ya.    04/06/1982.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

pág. 15

4-VI-1982

nacional

23-F: SENTENCIA DEL TRIBUNAL MILITAR

Los recursos ante el Tribunal Supremo

La ley Orgánica número 9 de 1980, de 6 de noviembre, sobre reforma del Código de

Justicia Militar introdujo en esta jurisdicción especial el recurso de casación

ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo contra las sentencias dictadas en

primera instancia por el Consejo Supremo de Justicia Militar, según la

competencia al mismo asignada.

Sólo pueden recurrir la sentencia del Consejo de guerra por el 23-F a tenor del

artículo 14 de la citada tey Orgánica, los condenados a penas de privación de

libertad superiores: a tres años, en ana de ellas o en la suma de varias, y en

todo caso, el ministerio fiscal.

Cuando en algunas informaciones se habla de recurso ejecutivo o se dice que el

Gobierno va a recurrir la sentencia, no se expresa propiamente lo que se quiere

decir.

El poder ejecutivo, el Gobierno de la nación no tiene facultad para recurrir

estas sentencias. Lo que se quiere espresar es que el Gobierno por medio del

ministro de Defensa puede ordenar al representante de! ministerio fiscal que

interponga el recurso que se estime procedente.

Conviene aclarar este extremo para evitar confusiones.

Para la interposición del recurso de casación contra la sentencia, la repetida

ley Orgánica remite expresamente a los motivos y trámites que seríala la ley de

Enjuiciamiento Criminal para el recurso de casación contra sentencia dictadas en

única instancia y en juicio oral y público.

El recurso de casación

Así, en este caso, tanto el fiscal como loa condenados a penas de privación de

libertad superiores a tres años podrán interponer el recurso de casación ante la

Sala Segunda del Tribunal Supremo cuando la ley se hubiese infringido en La

sentencia o en algún auto definitivo de los dictados por el tribunal a lo largo

del proceso.

Se entiende que ha sido infringida una ley para el efecto de que se pueda

interponer recurso de casación: 1.a Cuando dados los hechos que se declaren

probados en La sentencia o auto se hubiera infringido un proceso penal de

carácter sustantivo u otra norma penal del mismo carácter que deba ser observada

en la aplicación de la ley penal. 2.° Cuando en la apreciación de las pruebas

haya habido «error de hecho, si este resulta de documentos o actos auténticos

que demuestren la equivocación del juzgador y no estuvieran desvirtuados por

otras pruebas.

Los recursos pueden ser infracción de ley y por quebrantamiento de forma, o

ambos a la vez

El recurso de casación por infracción

de ley requiere que el que se proponga interponerlo pida al tribunal

sentenciador en el término de cinco días hábiles siguientes a la notificación de

la sentencia (este plazo vencerá el día 9 de junio actual) un testimonio de

dicha sentencia alegando que se propone interponer el recurso de casación, como

preparación del mismo, y cuando se funde en error de hecho deberá pedir, además,

testimonio literal del acto o documento auténtico en que haya de fundar el

recurso, así como de los particulares que guarden relación con aquellos,

designando, sin razonamiento alguno, las declaraciones de! acto o documento

auténtico que demuestren el error de hecho de la sentencia.

Para preparar el recurso hay que prometer y en su día constituir un depósito

pecunario, de escasa cuantía actualmente, excepto si el fiscal recurre también

contra la sentencia, en cuyo caso no hay que constituir el depósito.

El Consejo Supremo de Justicia Militar concederé dentro de tres días el

testimonio si se pide dentro del plazo y mandará que se haga en otros tres días.

Si se deniega se consignará en el auto denegatorio la fecha de la sentencia, la

de su última notificación a las partes y la de la presentación de la sohcitud

del testimonio.

Cuando se interponga el recurso por error de hecho, el tribunal sentenciador

redactará un sucinto informe expresivo de las pruebas, causa o motivos que el

tribunal haya tenido en cuenta para prescindir de lo que conste en el documento

o auto auténtico a que se refiera el recurrente.

El testimonio de este informe y de los particulares de la causa que crea

conveniente el tribunal se agregará al pedido por el recurrente.

Ante el Tribunal Supremo

Librada la certificación ae emplazará a todas tas partes para

que comparezcan ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo dentro del término

improrrogable de quince días.

El tribunal sentenciador en el mismo día en que entregue o remita el testimonio

de la sentencia, enviará a la Sala Segunda del Tribuna! Supremo certificación de

los votos reservados, si los hubiere o negativa en &u caso, y dispondrá que se

notifique a los que hayan sido parte en la causa, ademas de! recurrente, la

entrega o remesa del testimonio, emplazándoles para que puedan comparecer en la

referida Sala a hacer valer su derecho dentro del término de quince días

El recurso de casación por infracción de ley se interpondrá en la Sala Segunda

del Tribunal Supremo dentro de los quince días siguientes al de la entrega o

remesa del testimonio de la sentencia.

Este recurso se interpondrá en escrito firmado por abogado y procurador y se

consignarán en párrafos numerados con la mayor concisión y claridad sus

fundamentos y se citarán e! articulo de la ley que lo autorice y las leyes que

se supongan infringidas.

Interpuesto el recurso y transcurrido el término del emplazamiento, la Sala

designará al magistrado ponente que estuviere en turno y mandará dar traslado de

los autos por cinco días y, en su caso, de la certificación de voto reservado, a

cada una de las partes personadas y al fiscal sí no fuera éste el recurrente

También se entregarán a las partes las copias del recurso.

Admitido el recurso de casación y señalado día para la vista, se verificará

ésta en audiencia pública con asistencia de los defensores de !as partes y del

ministerio fiscal

Quebrantamiento de forma

El recurso de casación por quebrantamiento de forma podrá interponerse también

en término de cinco días:

1. Cuando se haya denegado alguna diligencia de prueba que, propuesta en

tiempo y forma por las partes, se considere pertinente

2. Cuando se haya omitido la citación de algún procesado.

3. Cuando el presidente del tribunal se niegue a que un testigo conteste a la

preg-unta o preguntas que se le dirijan, siendo pertinente y de manifiesta

influencia en la causa.

4. Cuando se desestime cualquier pregunta por capciosa, sugestiva o

impertinente, no siéndolo en realidad, siempre que tuviese verdadera importancia

para el resultado del juicio.

La interposición de los recursos lleva consigo que las penas no se ejecuten

hasta que haya sentencia firme

El recurso por quebrantamiento de forma suspende el curso del recurso por

infracción de ley.

Tales son las circuntancias legales que tienen ahora vigencia tras de la

notificación y publicación de la sentencia en relación con el proceso por los

hechos del 23-F

Efectos de las penas y accesorias

Del cuadro de penas impuestas a los procesados por los hechos del 23-F se

deducen, según el Código de Justicia Militar, los siguientes efectos y penas

accesorias:

Los condenados teniente general Milans del Bosch y teniente coronel Tejero

Molina sufrirán, con la pena de pérdida de empleo, la baja definitiva en los

Ejércitos, con la privación de los gradas, sueldos, honores y derechos militares

que correspondan al penado, así como la incapacidad para obtenerlos en lo

sucesivo, excepto los derechos pasivos que pudieran corresponderles por sus años

de servicio.

A tenor de las penas impuestas a los generales Armada y Torres Rojas, los

coroneles Ibáñez Inglés, San Martín y Manchado; el comandante Pardo Zancada y

los capitanes Muñecas y Abad Gutiérrez,

éstos sufrirán la separación del servicio, que a su vez produce la baja en el

Ejército respectivo, con pérdida de los derechos adquiridos en el mismo, excepto

los pasivos que puedan corresponderles en razón de sus años de servicio.

En ambos supuestos los condenados quedarán sujetos a la ley General del

Servicio Militar en lo que pueda serles aplicable.

Toda pena de privación de libertad que exceda de tres años lleva consigo la

separación del servicio.

Las penas de hasta tres años inclusive llevarán consigo las accesorias de

suspensión de empleo.

Los absueltos son puestos en libertad seguidamente, y lo mismo obtendrá el

capitán de navio Menéndez Vives, condenado a un año, por haber cumplido la pena.

 

< Volver