23-F: Sentencia del Tribunal Militar. 
 El proceso judicial ha durado más de quince meses     
 
 Ya.    04/06/1982.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

píg. 16

El proceso judicial ha durado mas de quince meses

hl proceso seguido por los sucesos que culminaron con el asalto al Congreso por

fuerzas de la Guardia

Civil mando del teniente coronel Tejero se ha prolongado por espacio de más de

quince meses: desde el 24 de febrero de 1981, día en que concluyó la ocupación

del Palacio de las Cortes, hasta ayer, en que el

Consejo Supremo de Justicia Militar comunicó la sentencia.

No obstante, el proceso puede continuar a partir de ahora, ya que es previsible

que el fiscal o los defensores, o ambas partes, recurran a la sentencia ante ¡a

Sala Segunda del Tribunal Supremo.

De producirse el recurso, y en virtud de las manifestaciones hechas por

distintas personalidades del mundo del Derecho, la sentencia podría no ser firme

antes de 1983.

la instrucción sumarial

La instrucción del sumario, como queda dicho, se inició el mismo día 24 de

febrero, coincidiendo cotí, el arresto de los oficiales y jefes de la Guardia

civil que estaban relacionados con el asalto al Congreso y del Comandante Pardo

Zancada y los capitanes ,de-la División Acorazada que se sumaron a la

ocupación.

El primer juez instructor fue el coronel Díaz Aguilar, quien, posteriormente,

concretó su labor a investigar lo sucedido en la Primera Región Militar

(Madrid), mientras que el general García Escudero, consejero togado del Consejo

Supremo de Justicia Militar, instruyó sobre lo ocurrido en el resto de España.

Luego, y una vez arrestados todos los que serian objeto de procesamiento, García

Escudero quedaría como único instructor.

La instrucción del sumario concluyó el 9 de julio, cuatro meses y medio después

de su comienzo.

Ese día, el juez elevó las diligencias practicadas, que estaban contenidas en

unos 6.000 folios, al Consejo Supremo de Justicia Militar.

Él sumario y las conclusiones provisionales del fiscal fueron entregadas a los

defensores el 11 de agosto.

A partir de entonces se abrió un plazo, que concluyó el 28 de septiembre,

durante el cual los abogados elaboraron sus conclusiones y las fueron entregando

ante el Consejo Supremo. Todos ellos solicitaron la absolución de sus

patrocinados y negaron el relato de los hechos efectuados por el fiscal y que

habían llevado a éste a pedir las máximas penas para tres de los procesados y

otras para el resto, consideradas muy duras por los defensores.

Fase de plenario

A continuación se inició la fase de plenario, a lo largo de la cual se

practicaron aquellas pruebas solicitadas por el fiscal y los abogados y

aceptadas por el Consejo Supremo de Justicia Militar.

En el plenario se tomó declaración a nuevos testigos, se recabaron otros

testimonios de personas que ya habían declarado durante la instrucción y se

efectuaron careos entre varios de los procesados que mantenían contradicciones

entre si.

Esta fase concluyó el 27 de enero del presente año, y seis días después, el 3 de

febrero, el fiscal entregó su escrito de acusación, por el que modificaba

ligeramente sus conclusiones provisionales en virtud de lo instruido desde que

concluyó la .instrucción sumarial.

El juicio

El 11 de febrero, el Consejo Supremo de Justicia Militar fijó la celebración de

la vista oral de la causa, que se inició el 19 del mismo mes en el almacén

habilitado a tal

efecto en el Servicio Geográfico del Ejército, moderno acuartelamiento, ubicado

en la zona de Campamento, a unos diez kilómetros del centro de Madrid.

Cuando dio comienzo el juicio, el proceso llevaba ya casi un año en marcha, las

diligencias sumariales y de plenario estaban recogidas en unos 15.000 folios,

habían sido procesados 32 militares y un civil, y un total de 26 letrados,

algunos de ellos militares, se hallaban personados en la causa.

Cinco fases

La magnitud de la causa y la espectacularidad y trascendencia de los hechos que

a ella dieron lugar convocaron en Campamento a numerosos periodistas, de modo

que el Ministerio de Defensa facilitó 120 acreditaciones para cubrir

informativamente el juicio, si bien sólo 60 personas podían permanecer al mismo

tiempo en la zona reservada a la prensa, en la sala, y ninguna de ellas podía

acudir con la credencial del mismo medio que otra.

Casi dos centenares de Familiares y amigos de los procesados, así como más de

cien representantes de unidades de todas las regiones militares del país,

acudieron, casi de forma ininterrumpida, a las sesiones.

Los grupos parlamentarios, el Colegio de Abobados de Madrid y los cuerpos

jurídicos de los tres

Ejércitos tuvieron sus observadores en la sala.

El juicio tuvo cinco partes, diferenciadas entre sí: la lectura del apuntamiento

y de los folios del sumario, que solicitaron las partes, el interrogatorio de

los procesados, la toma de declaración a los testigos, la exposición de las

conclusiones defmitivas del fiscal y de los defensores y los alegatos de los

procesados

 

< Volver