Dos defensores del 23-F para los tres jefes detenidos     
 
 El País.    05/10/1982.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Dos defensores del 23-F para los tres jefes detenidos

Dos abogados de condenados por la rebelión militar del 23-F, Santiago Segura y

José Zugasti, han asumido, respectivamente, la defensa de los hermanos Crespo

Cuspinera y de Muñoz Gutiérrez, jefes militares detenidos el sábado por presunta

conspiración contra la segundad del Estado

El defensor del teniente coronel José Crespo Cuspinera y del coronel Jesús

Crespo Cuspinera, Santiago Segura, lleva actualmente la representación legal del

teniente general Jaime Milans del Bosch.

Segura ha tenido una participación crecientemente destacada e hiperactiva tanto

en el transcurso de la vista del 23-F como en la subsiguiente situación creada

tras ser recurrida la sentencia tanto por parte fiscal como por parte de los

defensores.

Este abogado, que inició su participación en el juicio del 23-F como defensor

del teniente Carricondo, acumula en la actualidad la defensa de otros cuatro

condenados del 23-F: teniente general Milans, coronel Ibáñez Inglés y capitanes

Muñecas y Dusmet. "Empecé con el último y acabé con el primero", afirma con

orgullo acerca de dicha trayectoria.

Santiago Segura, sobrino del cardenal Segura, expulsado de España por el

Gobierno de la II República, participó en la contienda civil con los requetés.

De 1939 a 1941 actúo como auditor en numerosos consejos de guerra en la

auditoría de Murcia.

Intimo amigo del conocido ultra José Antonio Girón y asesor de] último

propietario de Fidecaya, también relacionado con aquél, Segura intervino como

acusador particular, en nombre de las familias de víctimas de ETA, contra el

periodista Xavier Viñador, a quien consideraban responsable de dichas muertes

por implicar a los fallecidos en la trama del terrorismo ultraderechista vasco.

Durante el juicio del 23-F, defensor de Carricondo y Muñecas, sostuvo la tesis

de que sus defendidos simplemente se atuvieron al cumplimiento de unas órdenes

erróneamente atribuidas al Monarca.

Dictada la sentencia, Segura asumiría la tramitación de los recursos contra la

misma de Milans, Ibáñez Inglés y Muñecas y, por otro lado, la defensa de éstos y

de Carricondo y Muñecas contra los recursos interpuestos por el fiscal contra

todos ellos, salvo Milans. Segura fue otro de los abogados que recurrió en queja

contra el auto aclaratorio de la sentencia, por considerar que endurecía la

misma.

Con la reciente asunción de la defensa del capitán Dusmet, Segura participa en

el forcejeo con el Consejo Supremo de Justicia Militar para que aquél sea puesto

en libertad condicional, al haber cumplido las tres cuartas partes de su

condena.

Segura, amigo de Tejero —cuyas fotografías ornan su casa— y fundador de Fuerza

Nueva, defensor de cinco golpistas y otros dos presuntos, afirma mantener una

línea profesional de absoluta neutralidad y de estar dispuesto a defender

legalmente "a los periodistas de EL PAÍS" si preciso fuera.

Ignacio Zugasti, que ha asumido la defensa del coronel Luis Muñoz Gutiérrez,

defendió en el proceso del 23-F al capitán Batista y fue uno de los trece

letrados sancionados por criticar la actuación del juez instructor del sumario

del 23-F. Zugasti también asistió como letrado a los policías presuntamente

involucrados en la muerte por presuntas torturas del etarra José Arregui.

 

< Volver