Hasta que la sentencia sea firme. 
 Los condenados mantendrán sus derechos, rango y uso de uniforme     
 
 ABC.    05/06/1982.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Hasta que la sentencia sea firme

Los condenados mantendrán sus derechos, rango y uso de uniforme

MADRID. Los procesados del 23-F condenados por el Consejo Supremo de Justicia

Militar permanecerán en prisión hasta que la sentencia sea firme, y entretanto

mantendrán los derechos militares que hasta ahora han tenido, es decir, uso del

uniforme, grado, tratamiento, haberes, etcétera, según fuentes oficiosas

consultadas por Europa Press.

A pesar de haberse dictado el jueves la sentencia, y de que para algunos de los

procesados la condena a más de tres años implica abandono de servicio, y para

Miláns del Bosch y Tejero (condenados a treinta años) supondría la pérdida

también del empleo y de todos los derechos militares, hasta tanto no sea firme

no se producirán estas accesorias.

Si en el plazo de cinco días no se enviara la comunicación de que se van a

presentar recursos (por el Gobierno o por algunos de los, defensores), la

decisión del Consejo Supremo cíe Justicia Militar sería firme. Sin embargo, esta

posibilidad queda en principio descartada, ya que el Gobierno ha expresado su

intención de ordenar al fiscal la impugnación, y el defensor de Armada (Ramón

Hermosilla) anunció también que va a recurrir.

Las fuentes consultadas señalaron que los procesados continúan actualmente en

situación de prisión preventiva, y que así seguirán hasta que la sentencia sea

firme.

Por tanto, las condiciones mantenidas hasta ahora continuarán, de acuerdo con

las normas sobre establecimientos penitenciarios militares.

Todos ellos conservan el derecho al

uso del uniforme. Ayer se encontraban en la penitenciaría de Alcalá de Henares

los siguientes militares: Miláns del Bosch, Tejero Molina, Torres Rojas, Pardo

Zancada, ibáñez lnglés, San Martín, Manchado, Muñecas, Abad. Mas Oliver, Alvarez

Arenas, Pascual Gálvez, Dusmet, Cid Fortea, Acera, Pérez de Lastra, Lázaro

Corthay y Bobis González. En el Servicio Geográfico del Ejército se hallaban el

general Armada y el capitán Gómez Iglesias.

SE RETIRARAN LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD DE CAMPAMENTO

Las medidas especiales de segundad y protección en el Servicio Geográfico del

Ejército, montadas días antes del inicio del juicio por los hechos del 23-F, y

que se mantuvieron hasta ayer, se irán retirando paulatinamente a partir de

ahora.

La seguridad del Servicio Geográfico será cubierta con los efectivos destinados

a dicho servicio, y se mantendrá un control de acceso mientras permanezcan en el

Servicio Geográfico dos de los condenados, el general Armada y el capitán Gómez

Iglesias, que no fueron trasladados a la penitenciaría de Alcalá de Henares

junto con los demás procesados.

 

< Volver