Insiste en que Tejero cumplió las órdenes de Armada y Milans del Bosch. 
 López Montero apeló a la historia para justificar el golpe     
 
 ABC.    05/05/1982.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ABC/25

MIÉRCOLES 5-5-82

NACIONAL

E! juicio del 23-F

Insiste en que Tejero

cumplió las órdenes de Armada y Miláns del Bosch

López Montero apeló a la Historia para justificar el golpe

MADRID. Poco antes de las doce y media de la tarde se reanudó la sesión del

juicio por los sucesos del 23 de febrero de 1981.

El presidente concedió la palabra al letrado Ángel López Montero, defensor del

teniente coronel Antonio Tejero Molina, que fue quien asaltó el Congreso de los

Diputados al mando de miembros de la Guardia Civil.

El defensor López Montero se refirió a numerosos hechos de la Historia de

España, a lo largo de su informe, e inició su intervención diciendo que nadie

podía ignorar, que todo el mundo estaba pendiente del proceso, por eso comenzaba

su informe con la frase «con la venia de España».

GLOSO LA FIGURA DE TEJERO

Seguidamente, López Montero, quién dijo que había sido propuesto como defensor

por Adolfo de Miguel, glosó la figura del teniente coronel Tejero Molina y dijo

que cuando su defendido le contó todo lo relativo al 23 de febrero, y que él

había cumplido las órdenes recibidas, tuvo la certeza de que estaba ante un

hombre inocente.

Expuso también la situación y males que padecía España, como el terrorismo, la

crisis económica, etc y narró cómo estaban las cosas en España en las fechas

inmediatamente anteriores al 23 de febrero

Más adelante afirmó: «Las consignas emanadas por Su Majestad a través de dos

generales de profundas convicciones monárquicas, todo bajo la dirección del

general Armada, era un golpe de timón, no destructivo, de las paredes del

sistema, y se trata de restaurar el principio de autoridad, acabar con el paro y

el terrorismo, reconducir las autonomías, e ir en contra de hechos y situaciones

intolerables, como lo ocurrido en Guernica durante la visita del Rey».

Añadió más adelante que fue una decisión regia dada a conocer por el general

Armada al teniente general Miláns del Bosch y al teniente coronel Tejero, con

carácter reservado, porque tenía que ser por sorpresa, para colocar un Gobierno

de salvación nacional en España.

REFERENCIA A PRIMO DE RIVERA

DIJO que en septiembre el Rey había llamado al presidente del Gobierno. El

capitán general de Madrid había dicho que el Consejo de Ministros debía ser

arrojado por la ventana...

En ese momento, el presidente interrumpió al letrado y dijo a López Montero:

«Eso no se lo admito.»

López Montero respondió: «Señor presidente, no me estoy refiriendo a ahora

mismo, sino a 1923, cuando el general Primo de Rivera se hizo cargo del Poder en

España, y fue por un Impulso regio por el que se abolió la Constitución y

permitió a Primo de Rivera restablecer el orden y ponerse al frente dé la

nación.»

El letrado, Ángel López Montero, siguió diciendo, en síntesis:

«Los meses vividos con los hombres del 23 de febrero me han confirmado muchas

creencias.

Los problemas de España son mucho más graves de lo que los españoles pueden

pensar. Por otra lado se han tergiversado los hechos ocurridos el 23 de febrero.

ATAQUES A LA PRENSA

Lanzó mas adelante varios ataques a la Prensa. «La Prensa ha tergiversado los

hechos. Ha calificado como "suite de cinco estrellas" la inhóspita prisión en la

que estuvo encerrado el teniente coronel Tejero.

Los medios de comunicación son el cuarto poder y han sido culpables, en gran

parte, de lo sucedido No es justo que la conveniencia política haya intentado

hacer de un patriota un

hombre sin honor. Hemos sufrido un auténtico juicio paralelo por parte de la

Prensa.»

El defensor hizo un extenso recorrido por toda la Historia de España, y se

refirió a los golpes, sublevaciones, levantamientos y pronunciamientos en

nuestro país, a través de los siglos, hasta llegar a la figura del general

Franco. «Muchos reyes —afirmó— fueron autores de autogolpes de Estado para

cambiar la legalidad vigente y nunca se les ha considerado como indeseables, ni

mucho menos, por la Historia.»

«Ninguno de los presentes podemos aceptar que Franco fuera un desaprensivo —

siguió—, porque un día fue contra la legalidad vigente cuando España estaba al

borde del abismo, o porque después pusiera a! Rey Don Juan Carlos como su

sucesor. Pedimos justicia, y que del Rey abajo, el que esté libre de culpa

arroje la primera piedra.»

 

< Volver