Será sustituído por el tniente general Gómez de Salazar. 
 Hospitalizado el presidente del Tribunal que juzga el 23-F     
 
 ABC.    25/04/1982.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

ABC/31

DOMINGO 25-4-82

NACIONAL

Será sustituido por e! teniente general Gómez de Salazar

Hospitalizado el presidente del Tribunal que juzga el 23-F

El teniente general Luis Alvarez Rodríguez, presidente del Consejo Supremo de

Justicia Militar y, como tal, del Tribunal que juzga el fallido golpe de Estado

del 23-F, fue internado ayer en el Hospital Gómez Ulla, de Madrid, ante el

agravamiento de la úlcera de duodeno que padece.

La hospitalización —que se prolongará al menos tres semanas— no obstaculizará en

absoluto el desarrollo de las sesiones del juicio del 23-F, ya que, según las

previsiones legales, se hará cargo automáticamente de la presidencia el teniente

general más antiguo, Federico Gómez de Salazar.

Tampoco influirá en la marcha de la vista el pasé a la reserva, el próximo dia

27, del consejero togado general, José de Diego, quien continuará en su actual

destino y, por tanto, formando parte-del tribunal.

El Centro de Relaciones Informativas y Sociales de la Defensa (CRISDE) hizo

pública en la mañana de ayer un comunicado en el que se informaba de la

hospitalización del teniente general Alvarez Rodríguez por prescripción

facultativa.

La hospitalización y sustitución del teniente general Alvarez Rodríguez fue

comunicada ayer a todas las unidades militares a través de una nota interna

elaborada por el Centro Coordinador Informativo del Consejo de Guerra del 23-F.

Unas horas más tarde se conocía el parte médico sobre el estado del presidente

del Consejo Supremo de Justicia Militar. Muy escuetamente, el dictamen señalaba

que la dolencia es un «ulcus gastroduodenal evolutivo» (una úlcera duodenal), y

calificaba su pronóstico de «menos grave»,

«El paciente —especificaba el parte médico— ha sido sometido a tratamiento

médico-dietético, del que se espera una respuesta favorable en el plazo de pocas

semanas.»

La dolencia gástrica del teniente general Alvarez Rodríguez es al parecer

bastante antigua y ya había sufrido un proceso de agudización días antes de

iniciarse el juicio de 23-F.

El enfermo fue sometido entonces a un fuerte tratamiento médico que le permitió,

Iras una pronta recuperación, presidir las sesiones del juicio.

Sin embargo, los asistentes a la vista pudieron observar en alguna de las

sesiones que el presidente mostraba visibles signos de malestar físico

ocasionados por la enfermedad.

Ello dio lugar a que los observadores manejaran insistentemente la hipótesis —

difundida en algunos periódicos, entre ellos A B C— de que el estado de salud

del teniente general Alvarez Rodríguez le obligaría a abandonar, al menos

temporalmente, la presidencia del Tribunal.

PRESIÓN EMOCIONAL

Fuentes médicas y militares coincidían ayer en achacar en alguna medida el

proceso de agudización de la dolencia a la fuerte presión emocional que ha

rodeado las treinta largas sesiones de la vista, una presión emocional

especialmente sufrida por el teniente general Alvarez Rodríguez.

En los últimos días parece que la úlcera duodenal había comenzado a sangrar y

los facultativos aconsejaron el mternamiento.

El enfermo había perdido de ocho a diez kilos de peso en estos dos últimos

meses.

El enfermo conocía esta agudización, pero decidió continuar al frente del

Consejo Supremo de Justicia Militar hasta que le fuera posible. Entre las

numerosas-personalidades que se han interesado por su salud se-encuentran el Rey

Don Juan Carlos, el presidente del Gobierno y el ministro de Defensa, a quien el

teniente general Alvarez Rodríguez expresó su desea de reincorporarse a sus

funciones en los próximos días, aunque los facultativos creen que debe de

guardar descanso de dos a tres semanas. .

La fase final de la vista que se inicia el próximo martes va a estar presidida

en su totalidad, según todos los indicios, por el teniente general Federico

Gómez de Salazar, el más antiguo de cuantos forman el Tribunal.

Es difícil que el teniente general Alvarez Rodríguez pueda volver a

hacerse cargo de la presidencia en las, aproximadamente, tres semanas que restan

de sesiones.

La personalidad militar del teniente general Gómez de Salazar es de sobra

conocida ya que ha sido capitán generar de Madrid, jefe de la División Acorazada

y sobre todo porque, como jefe de las Fuerzas Militares del Sahara, participó en

el proceso de descolonización de la antigua provincia española.

Tiene numerosas condecoraciones, entre ellas la de San Hermenegildo, y Laureada

de San Fernando, preceptiva esta última para presidir el Consejo Supremo de

Justicia Militar.

Por otra parte, el mismo día en que se reanudará la vista, el martes 27, pasará

a la reserva activa el general consejero togado José de Diego, quien fuera

ponente en la fase del plenano y que en la vista se ha sentado a la izquierda

del presidente y ha colaborado estrechamente con él.

La nueva situación del general De Diego tampoco afectará al desarrollo de la

causa, ya que según dispone el real decreto, aparecido ayer en el «BOE», seguirá

en el mismo destino

La sustitución está prevista legalmente

La sustitución del teniente general Luis Alvarez Rodríguez como presidente de!

Consejo Supremo de Justicia Militar se ha realizado de acuerdo al artículo 15

del Reglamento Interior del Consejo.

El texto del artículo 15, encuadrado en el capítulo tercero del Reglamento, es

el siguiente: «En ausencia, vacante, enfermedad, incompatibilidad u otro

impedimento legítimo del presidente, ejercerá sus funciones el consejero militar

de mayor empleo o antigüedad en él.»

Por otra parte, el artículo 116 del Código de Justicia Militar establece que el

presidente del Consejo Supremo deberá estar en posesión de la Gran Cruz de San

Hermenegildo y reunir alguna de las siguientes condiciones:

Haber desempeñado el mismo cargo.

Haber sido general en jefe del Ejército.

Hallarse en posesión de la Gran Cruz de San Fernando,

Haber mandado Cuerpo de Ejército en campaña

Haber sido, con la misma u otra denominación, director general de la Guardia

Civil, capitán general de Región o Deparlamento, consejero de Estado o del

Supremo de Justicia Militar, jefe del Ejército de Marruecos, alto comisario de

España en Marruecos, o jefe del Estado Mayor.

El artículo 87 establece, por su parte, que el presidente del Consejo Supremo

será capitán general, teniente general o almirante en situación de actividad, en

todo caso.

Las funciones del presidente, de acuerdo con el artículo 117 del Código de

Justicia Militar, son, entre otras, las siguientes:

Presidir y dirigir las discusiones del Consejo pleno, del reunido y de

cualquiera de las salas a que tenga por conveniente asistir.

Designar al principio de cada año judicial los consejeros que hayan de componer

durante él las salas de justicia y de gobierno.

Convocar el Consejo a sesión extraordinaria cuando el Gobierno o la ausencia de

un asunto lo reclame.

Someter a la decisión del pleno o del reunido los asuntos que por su importancia

entienda que deben ser de su respectivo conocimiento.

 

< Volver