El Juicio del 23-F. Los defensores están obsesionados con la camisa del general. 
 Armada sigue siendo el centro de todos los interrogatorios     
 
 Diario 16.    17/04/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Diario 16/17-abril-82

EL JUICIO DEL 23-F

Los defensores están obsesionados con la camisa del general

Armada sigue siendo el centro de todos los interrogatorios

Los abogados defensores, obsesionados por la camisa de Alfonso Armada, siguieron

ayer haciendo preguntas sobre los pasos dados el 23 de febrero por este general,

que era entonces segundo jefe del Estado Mayor del Ejército.

Los testigos, un coronel y varios tenientes coroneles, aportaron escasas

novedades sobre las declaraciones de días anteriores.

El teniente coronel Fuentes, redactor del «pacto» previo a la salida de Tejero

del Congreso, aseguró, en contestación a las preguntas de un consejero, que se

había acordado que todos los tenientes recibieran el mismo trato provisional

desde ayer por haber cumplido ya ios dos tercios de la pena que solicita el

fiscal togado para este procesado.

El coronel Fernando Sancho García, destinado en la segunda sección de la

secretaría general del mando superior de personal y jefe de la secretaría

permanente del Consejo Superior del Ejército, dijo que no vio ese día al general

Armada ni oyó comentarios sobre su actuación

El teniente coronel Manuel Muller Hidalgo, ayudante de campo del general

Esquivias, refirió que el general Armada hizo una llamada telefónica desde el

despacho de ayudantes del JEME y que tuteaba a su interlocutor, por lo que

supone que no era el Rey

Afirmó que el general Armada llevaba camisa blanca y corbata negra, como su

ayudante, el comandante Bonell. Añadió que no oyó a éste comentar nada sobre

la llegada del general Armada al Congreso

Gobierno Militar

El teniente coronel Arturo García-Vaquero y Salazar, destinado en la división de

organización del Estado Mayor del Ejército, saludó a los procesados al entrar en

la sala

DIJO que despachó con el general Armada sobre las cinco y media de la tarde del

23-F y que Armada fue llamado por el general Gabeiras a las 17,55 Más adelante

oyó comentarios sobre un posible gobierno militar, pero no sobre la entrada de

Armada en el Congreso Añadió que el general Gabeiras mandó a casa a más de diez

generales y a una veintena de jefes y oficiales que se encontraban en el Cuartel

General del Ejército

Ramón Hermosilla preguntó sobre la uniformidad del general Armada aquella

noche El testigo dijo que iba con camisa y corbata caqui, sin faja, mientras que

su ayudante tenía camisa blanca, corbata negra y los cordones

El teniente coronel Félix Porras Blanco, jefe del negociado de oficiales

generales del Mando Superior de Personal, estuvo destinado durante diez años en

la Dirección General de la Guardia Civil

López-Montero preguntó su concepto sobre el teniente coronel Tejero Ei testigo

dijo que era un oficial «competente, buen compañero, valiente y reflexivo»

A otras preguntas, dijo que oyó comentar que el general Armada, blandiendo un

ejemplar de la Constitución, dijo que estaba dispuesto a sacrificarse

También refirió comentarios de vanos procesados sobre la actitud del general

Armada, del que el capitán

Abad diría después de los hechos que le había traicionado

A preguntas del comandante Pardos, el testigo dijo que la obediencia en la

Guardia Civil es ciega y que la entrega y disponibilidad es total y absoluta

A preguntas del fiscal togado, dijo que las órdenes verbales se confirmaban

por télex

Trato

El teniente coronel Fuentes, que fue quien escribió la nota sobre las

condiciones de salida del Congreso, al ser preguntado por un consejero, bajo

juramento, sobre el trato que se acordó dar a los tenientes, dijo

«Tengo la convicción de que el trato era igual para unos que para otros »

En la segunda parte de la mañana han sido interrogados los tenientes coroneles

Emilio Bonelli Otero y Eduardo de Fuentes y Gómez de Salazar

El primero de dichos testigos, de Estado Mayor, acompañó al coronel San Martín

al Congreso de los Diputados para tratar de disuadir al comandante Pardo.

El teniente coronel Fuentes, destinado en la División de Inteligencia del Estado

Mayor del Ejército, manifestó su amistad con todos los procesados y, de carácter

íntimo, con al coronel San Martín y el comandante Pardo

 

< Volver