Según Ibáñez, varias Capitanías Generales pidieron el bando de Milans del Bosch     
 
 ABC.    17/03/1982.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 38. 

Según Ibáñez, varias Capitanías Generales pidieron el bando de Miláns del Bosch

MADRID.

A las diez de la mañana se había iniciado una nueva sesión del juicio oral que

se sigue por los sucesos del 23 de febrero de 1981, contra un total de treinta y

tres procesados.

La sesión comenzó con la reanudación del interrogatorio del coronel Ibáñez

Inglés por parte del fiscal togado.

Fiscal.—¿Consultaron la Constitución antes de redactar el manifiesto que fue

difundido la tarde del 23 de febrero, en el cual se restringían algunas

libertades públicas?

Ibáñez.—No. Cuando yo fui llamado, a las nueve y media de la mañana, el teniente

general Miláns del Bosch me dictó el encabezamiento del escrito y yo me limité a

redactar su articulado.

F.—¿Se transmitió el manifiesto a otras regiones militares?

I.—No. Pero sí fue pedido su texto por muchas Capitanías.

El coronel Ibáñez Inglés siguió declarando que ningún jefe de las unidades

tácticas de la III Región Militar conocía el contenido de las órdenes que les

habían dado, que iban en unos sobres que tenían que ser abiertos al la palabra

clave para ello, que era «Mi

que tardaron media hora en tener dispuestas las Fuerzas para cumplimentar tales

órdenes Afirmó el coronel Ibáñez Inglés que hacia las siete de la tarde del 23

de febrero telefoneó a la Capitanía General de Valencia el teniente coronel

Tejero y dijo que se encontraba a su lado un coronel que le aseguraba que

Valencia no sequía la operación

En ese momento —siguió Ibánez Inglés— se puso al teléfono el entonces coronel

Alcalá Galiano, jefe de la I Circunscripción de la Policía Nacional v me duo:

«Diego, soy Félix. Voy a entrar.» Se refería a que tenia que entrar con sus

Fuerzas de la Policía para asaltar el Congreso ocupado por Tejero y sus guardias

civiles.

Yo pedí a Alcalá Galiano que no lo hiciera —siguió declarando el coronel Ibáñez—

y le rogué al teniente coronel Tejero que parara a Alcalá Galiano, no que lo

desarmara.

LAS LLAMADAS DEL REY A MILANS DEL BOSCH

Fiscal.—¿Estuvo usted presente en las conversaciones telefónicas que celebraron

el teniente general Miláns del Bosch y el Rey, la primera de las cuales fue a

las diecinueve cuarenta y siete?

Ibáñez.—No. La primera fue a la una de la madrugada.

En esta primera conversación, el Rey le preguntó al capitán general qué estaba

haciendo, y le ordenó que retirara las tropas de la calle. El capitán general

mandó al Estado Mayor de la Región que dispusiera el acuartelamiento.

F.—¿Cuándo volvió a llamar el Rey?

I —Hacia la una y media de la madrugada del 24 de febrero. A la pregunta del Rey

de si había retirado las tropas, Miláns del Bosch respondió: «Sí, Señor, he

cumplido sus órdenes.

F.—¿A qué hora mandó el teniente general Miláns del Bosch el acuartelamiento?

I.—A la una y cinco de la madrugada, más o menos No hubo ninguna vacilación ni

ninguna consulta.

Las retiró porque así se lo había ordenado Su Majestad.

F.—¿A qué hora hizo Miláns del Bosch la ronda de llamadas a los capitanes

generales?

I.—Después de que se diera al general Armada la contraseña («duque de Ahumada»)

para que entrara en el hemiciclo.

F.—¿Para entrar en el Congreso o para entrar en el hemiciclo?

I.—En el hemiciclo. A mí, el teniente general Miláns del Bosch, después de

hablar con la jefatura del Estado Mayor del Ejército, me pidió que llamara a

Tejero y le solicitara una contraseña para que quien la dijera pudiera entrar en

el hemiciclo. Tejero me dijo que la contraseña era «duque de Ahumada».

Yo, por orden de Miláns del Bosch, llamé al teniente general Gabeiras, quien me

pasó a otra persona, que creo por la voz era Armada, a quien le facilité la

contraseña

F.—¿A qué hora estaban acuarteladas totalmente las tropas que habían salido a la

calle el 23?

I.—A las cuatro y media de la madrugada, aproximadamente.

F—¿Y a qué hora fue difundido el escrito que anulaba el manifiesto de la tarde

del 23?

I.—Fue difundido coincidentemente hacia las cuatro y media.

F.—¿Cuándo se recibió el télex del Rey?

I.—A las dos y media de la madrugada. En él. Su Majestad pedía a Miláns del

Bosch que ordenara a Tejero deponer su actitud. A partir de entonces, se

hicieron numerosos intentos de hablar con Tejero, pero fue imposible Ya por la

mañana, Tejero nos llamó por el radioteléfono del coche del presidente del

Gobierno, y yo le transmití, de órdenes de Miláns del Bosch, que depusiera su

actitud.

Me pidió que llamara a Armada para que fuera a negociar con él, lo que hice.

F.—¿Redacto usted e! manifiesto que fue difundido el 23 de febrero?

I.—El articulado, sí El encabezamiento y la parte final me las dictó

personalmente y literalmente Miláns del Bosch.

F.—¿Sabía lo que se estaba preparando, antes del asalto al Congreso?

I.—Sí.

F.—¿Accedió voluntariamente a colaborar con la operación del 23 de febrero?

I.—Sí. Colaboré en ello voluntariamente.

A las once menos diez el fiscal togado anunció que no haría más preguntas.

Presidente del Tribunal cedió la palabra?

NACIONAL

MIÉRCOLES 17-3-82

El juicio del 23-F

Antes del 23 de febrero

Ibáñez asegura que tenían preparada una reforma de la Constitución

nel Escandell, defensor det coronel Ibáñez Inglés (además es el abogado de

Miláns del Bosch).

Escandell.—¿Cree que España estaba en una situación límite cuando se decidió

colaborar con la operación de! 23-F?

Ibáñez Inglés,—Totalmente.

El abogado Ramón Hermosilla (defensor del general Armada) preguntó a

continuación al coronel Ibáñez Inglés.

H.—¿Siguió de cerca el encartamiento de ellos?

I.—El de Miláns del Bosch, sí.

H.—En sus declaraciones de los días 10 y 14 de abnl, y a preguntas del juez, da

diversas explicaciones de sus visitas al general Armada y, sin embargo, no hacía

referencia a la reunión del 18 de enero.

¿Puede explicarnos por qué?

I.—Porque no se me preguntó expresamente.

El coronel Ibáñez recordó postenormente al letrado Ramón Hermosilla que, tras el

careo con Armada, le dijo al general que tenía pruebas contundentes para

desmontar, en su momento, sus declaraciones (las de Armada).

El último letrado-en interrogar, en la primera parte de la sesión de la mañana,

al coronel Ibáñez fue Ángel López Montero, defensor del teniente coronel Tejero.

Ibáñez Inglés afirmó que, a su juicio, la denominada «operación Tejero» no era

algo al margen, sino que le fue ordenada al .teniente coronel de la Guardia

Civil por el general Armada, como detonante de esa operación con carácter

nacional que iba a realizarse.

Agregó que ignoraba si había otras soluciones, además de la toma del Congreso de

los Diputados, propuesta por Tejero, y afirmó Ibáñez que cree que Armada y

Miláns del Bosch no es que tuvieran que reconducir la «operación Tejero», sino

que le ordenaron al teniente coronel el asalto al Palacio de las Cortes.

Posteriormente, el coronel Ibáñez Inglés indicó que el teniente general Miláns

del Bosch le dijo, con anterioridad al 23 de febrero, qus ya se había preparado

el texto constitucional modificado, que entraría en vigor a partir del 23 de

febrero. Asimismo, Miláns del Bosch le dijo que se iba a formar un Gobierno

mixto presidido por un general monárquico, y que la Junta de Jefes de Estado

Mayor la presidiría un general cercano a Su Majestad el Rey.

 

< Volver