El Juicio del 23-F. El coronel Manchado asegura que el capitán del CESID ratificó la versión de Tejero. 
 La intervención de Gómez Iglesias fue decisiva para convencerme     
 
 ABC.    17/03/1982.  Página: 12-13. Páginas: 2. Párrafos: 44. 

MIÉRCOLES 7-3-82

ABC/ 13

NACIONAL

-El juicio del 23-F

El coronel Manchado asegura

que el capitán del CESID ratificó la versión de Tejero

«La intervención de Gómez Iglesias fue decisiva para convencerme»

En ta sesión de la tarde fue interrogado el coronel de la Guardia Civil Miguel

Manchado García.

En el momento de ocurrir los hechos estaba destinado en el Parque de Automóviles

de la Guardia Civil.

Esta acusado de haber accedido a la petición de Tejero de enviar los conductores

que se hicieron cargo de los autobuses con los que los guardias civiles se

trasladaron al Congreso para ocuparlo. Pidió voluntarios para «prestar un

servicio a España y a la Corona», voluntarios que fueron los ocupantes del

Parlamento.

El fiscal solicita quince años de reclusión y pérdida del empleo para este

coronel.

El defensor solicita la libre absolución.

Seguidamente se produjo, en síntesis, el siguiente interrogatorio por parte del

fiscal:

Fiscal—¿Sabía los antecedentes de Tejero y su actuación en la «Operación

Galaxia»?

Manchado—No mucho, porque no leo casi la Prensa, y sólo sé lo que de ese caso

dijo televisión.

Preguntado si sabía si Tejero tenía mando de fuerza, el coronel Miguel Manchado

manifestó que le constaba que no mandaba fuerza alguna, dado que estaba adscrito

a la Dirección General del Cuerpo.

Manchado dijo que Tejero en ningún momento manifestó que el asunto de los

autobuses fuera una orden del director general de la Guardia Civil. Añadió que

vio por la tarde la parte trasera de dos de los seis autobuses.

El fiscal preguntó a Manchado si el día 23 al mediodía no tuvo sospechas del

destino

que se les iba a asignar a los autobuses, a lo que e) procesado contestó que no.

«UN SERVICIO A ESPAÑA»

Señaló que Tejero le manifestó, sobre la ocupación del Congreso, que se trataba

de un servicio a España, a la Corona y a la democracia, para restablecer el

orden y ia paz en España. Asimismo precisó que Tejero le dijo que, si no accedía

a su petición, podría incurnr en grave responsabilidad

F.—Sobre las siete de la tarde, ¿Tejero le pidió, desde el Congreso, unos

luminosos y baterías por si se iba la luz, para evitar una matanza?

M.—Sí. Se tardó cierto tiempo en enviar los luminosos al Congreso, porque había

que hacer las pinzas, dado que en ese momento no disponían de ninguna en el

parque. Después me enteré que tos luminosos no llegaron al Palacio de las

Cortes.

F.—¿Quién impidió la llegada de los luminosos al Congreso?

M.—Fue el corone! de la Guardia Civil Constantino Gómez González.

A continuación, el fiscal preguntó a Manchado sobre su actividad desde que tuvo

noticias del asalto al Congreso hasta las nueve de la noche, hora en la que fue

arrestado por el general Fajardo

El procesado contestó que a los veinte minutos de la toma del Congreso le llamó

Aramburu (director general de la Guardia Civil), quien le preguntó por el número

de autobuses y hombres que habían entrado en el Congreso Manchado contestó que

iban seis autobuses y cincuenta guardias, y que las órdenes venían de la

superioridad, en concreto, del Rey, de Miláns del Bosch y de Armada Añadió

Manchado que le dijo a Aramburu que las órdenes también provenían de él, a lo

que el director general de la Guardia Civil le contesto ordenándole qua fuera

inmediatamente ai Palace para explicarle personalmente esas últimas palabras.

Manchado añadió que después salió del parque para dirigirse al Palace

Seguidamente el interrogatorio del fiscal, en esencia, se desarrolló asi:

F.—¿Llegó usted a ver al general Aramburu´´

M.—No Porque al llegar´ a la plaza de Cibeles el tráfico estaba cortado a

raíz´de lo ocurrido en el Congreso, y nos dimos la vuelta.

F.—¿Intentó pasar ía barrera establecida por la Policía Municipal en la Cibeles?

M.—No llegué a hablar con los policías municipales porque mi coche iba por el

cuarto carril, y no había posibilidad de cruzar la calzada para acercarnos al

lugar en que estaban ellos sin originar un auténtico caos circulatorio.

F.—Dice su conductor que usted ni siquiera intentó hablar con los policías

municipales...

Tampoco intentó ir andando ..

M.—No pude hablar con los municipales porque no tenía a ninguno de ellos cerca.

F.—¿Conoce al capitán Gómez Iglesias?

M —Sí, me lo preguntó Tejero el día 23 de febrero Me dijo que era un capitán del

CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), y en la conversación que

tuve con

Coronel Manchado: «Tejero me dijo que el servicio era para dos horas»

Tejero, cuando me explico lo que iba a ocurrir, estaba presente este capitán que

se limitó a decir. «Lo que dice el teniente coronel es verdad, el teniente

coronel no miente».

Fiscal— ¿La intervención de este capitán fue decisiva para convencerle de que la

operación estaba mandada por una autoridad superior?

M.—Sí. Entonces me di cuenta de que tenía que dar el servicio.

En principio pensé en poner obstáculos, porque se trataba de cincuenta hombres

que llevaban trabajando todo el día, y ya tenían bastante con ello.

F.—¿Reconoce que libre y voluntariamente facilitó a Tejero los hombres y

autobuses?

M.—No puedo reconocer que libre y voluntariamente.

F.—¿Fue obligado?

M—Sí, obligado porque suponía que se trataba de una orden superior.

F.—¿Una orden de un teniente coronel?

M.—Y de un sargento, incluso

A la pregunta del fiscal de si arengó a la tropa antes de salir hacia el

Congreso, el coronel Manchado manifestó que no sabía si a las palabras que

pronunció se las podía denominar arenga.

Una vez concluido el interrogatorio por parte del fiscal togado, el presidente

del Tribunal cedió la palabra al letrado Francisco López Silva, defensor del

coronel Manchado

López Silva.—Cuando Tejero conversó con usted en la mañana del 23-F, ¿le pidió

sólo seis conductores?

Manchado.—Sólo me pidió seis conductores para traer a Madrid unos autobuses

suyos. Si yo hubiera estado comprometido en la operación, como dice el fiscal,

ya por la mañana hubiéramos organizado las cosas y no se hubieran producido

precipitaciones.

El coronel Manchado refirió luego que, hacia las cinco de la tarde del 23-F, y

estando reunida una unidad de los guardias civiles del Parque, pidió 50

voluntarios.

Todos los presentes se ofrecieron.

López Silva.—¿Le dijo Tejero que el servicio era para dos horas y que

posteriormente los guardias civiles que fueran con él serían relevados por otra

fuerza?

Manchado.—Sí.

L. S.—¿Se enfadó usted porque las instrucciones se las daba Tejero y porque, si

la cosa era tan importante, no se las hubieran transmitido por la cadena de

mando´

M—Sí. Me molestó. Pero no me sorprendió

El interrogado señalo a continuación, y siempre a preguntas de su letrado, que

él le ordenó la tarde del 23-

F al capitán Torres, mando natural de los guardias civiles que habían

participado en la ocupación, que fuera al Congreso, a retirar las fuerzas.

L. S —¿Sabe usted si el capitán Torres llegó a retirar la fuerza?

M.—No llegó a retirarla

L. S.—¿Sabe usted que no la retiró porque no se lo permitió el general Aramburu

(director general del Cuerpo)?

M.—Sí Lo he sabido después

Empezó el interrogatorio el letrado señor Hermosilla.

HERMOSILLA.—Usted, en su deciaración, alude a que Tejero le había hablado de la

superioridad, pero en una segunda declaración habla de que esa superioridad eran

el Rey, Miláns del Bosch, Armada y

Aramburu. ¿Por qué esta diferencia´

MANCHADO —No lo sé, pero tampoco me lo preguntaron

 

< Volver