Los testigos interrogados en la sesión de la tarde mandaban unidades de la Brunete. 
 Juste siempre tuvo al mando de la DAC y la actitud de Torres Rojas fue pasiva     
 
 ABC.    08/04/1982.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 44. 

10/ABC

JUEVES 8-4-82

NACIONAL

El juicio del 23-F

Los testigos interrogados

en la sesión de la tarde mandaban unidades de la Brúnete

Juste siempre tuvo el mando de la DAC y la actitud de Torres Rojas fue pasiva

Pasadas las cuatro y cuarto de la tarde se reanudó la vigésimo novena sesión de

la vista oral del juicio por los sucesos del 23-F. Permanecieron desocupadas más

de la mitad de las plazas de público y representaciones militares, y acudieron

unos 15 periodistas de los 60 acreditados.

El primer testigo en prestar declaración fue el general de Brigada Francisco

Arnáiz Torres, quien el 23 de febrero de 1981 era coronel jefe del Regimiento

Mixto de Ingenieros número 1, de la Brúnete.

El testigo juró decir verdad y, tras indicar que en la actualidad es jefe de

División Logística del Estado Mayor del Ejército, manifestó que no tenía interés

alguno, directo ni indirecto, en la causa.

Preguntado por el teniente coronel De Meer, defensor del capitán Dusmet, el

testigo afirmó que las fuerzas que bajo su mando acudieron a Radio Popular de

Madrid lo hicieron con misión de protección, y no con la intención de tomar la

emisora.

El letrado Antonio Muñoz Perea, defensor del capitán Pascual Gálvez, estableció

el siguiente diálogo:

Muñoz Perea.—¿Mantuvo siempre el general Juste el mando de la División

Acorazada?

Arnáiz.—Para mí, sí.

M. P.—A su juicio, ¿el comandante Pardo Zancada se extralimitó alguna vez en sus

funciones como uno de los jefes del Estado Mayor de la División?

A.—No.

ARMADA INFORMARÍA A LACACI

A continuación, Ramón Hermosilla, defensor de Armada, preguntó al testigo quién

debía comunicar al capitán general de Madrid el contenido de la información de

Pardo Zancada en la reunión de mandos de la División celebrada en la tarde del

23-F. El general Arnáiz contestó que él había oído que le informaría

Armada.

López Silva (defensor de Manchado).—Cuando usted supo que el acontecimiento que

iba a producirse era el asalto del Congreso, ¿tampoco tuvo dudas de cumplir las

órdenes?

Arnáiz.—Yo tenía unas órdenes y debía cumplirlas.

L. S.—¿No sintió usted necesidad de verificar las órdenes recibidas, una vez

producido el asalto al Congreso?

A.—No, porque yo las había recibido por conducto reglamentario.

Preguntó a continuación al testigo el letrado José Zugasti, defensor del capitán

Batista.

Zugasti.—¿Puso Juste alguna objección al plan de objetivos trazado por el Estado

Mayor de la División en la tarde del 23-F?

Arnáiz.—No.

Z.—¿A su regimiento lo ordenaron la toma de cinco emisoras de radio en Madrid?

A.—Sí.

Preguntó después al testigo el fiscal togado.

Fiscal.—¿Intervino el general Torres Rojas en la exposición que hizo Zancada en

la reunión de mandos de la División?

Arnáiz.—No lo recuerdo. Puede que hiciera algún comentario.

F.—¿Dijo algo el coronel San Martín durante la exposición de Pardo Zancada?

A.—Sí. Algo así como que había que

apoyar lo que se iba a proponer, dada la situación en la que se encontraba

España.

F.—¿Dio el general Juste personalmente las órdenes para que salieran las

unidades de la Brúnete?

-A—Mientras yo estuve en el cuartel general de la División, no.

EL GENERAL, VALENCIA PROMETIÓ DECIR LA VERDAD

Fue llamado a declarar a continuación el general de brigada Joaquín Valencia

Remón, que el 23 de febrero de 1981 era coronel jefe del Regimiento

Villaviciosa, perteneciente a la División Acorazada Brúnete.

El general Valencia, en lugar de jurar, prometió decir la verdad. En la

actualidad es jefe de la Sección de Remonta de la Dirección de Apoyo al Personal

del MASPE.

El interrogatorio de este testigo se desarrolló de la siguiente forma:

Quintana (defensor de Torres Rojas).—¿En qué consistía la ocupación de RTVE que

se le encomendó a su Regimiento el 23 de febrero de 1981?

Valencia.—Más que de ocupación se trataba de proteger las instalaciones de

Radiotelevisión Española.

Adolfo de Miguel (defensor de Camilo Menéndez. Pardo Zancada y García Carres).—

¿Le mereció credibilidad lo que expuso el comandante Pardo Zancada en relación

con lo que iba a suceder el 23 de febrero?

Valencia.—El comandante Pardo Zancada es un militar de prestigio, honorable y

digno de toda confianza.

Labernía (defensor de San Martín).—¿Asistió usted a la reunión de mandos del 23

de febrero de 1981 en el Cuartel General de la División Acorazada Brúnete?

Valencia —No. Cuando yo llegué la reunión había concluido, si bien se me informó

de lo que sucedió en ella.

L.—¿Le dio el general Juste la orden de ocupar RTVE?

V.—No recuerdo si fue el general Juste o su jefe de Estado Mayor, el coronel San

Martín, en presencia de Juste.

L.—¿Contradijo el coronel San Martín alguna de las órdenes dadas por el general

Juste?

V.—No, en absoluto.

Zugasti (defensor de Batista).—¿Se le dijo a usted si además de RTVE iban a ser

ocupadas otras emisoras la tarde del 23-F?

Valencia.—No puedo precisarlo. Se me dijo que a otros jefes de la División

Acorazada se le dieron las órdenes correspondientes.

Z.—¿Quién tomó RTVE?

V.—Tres escuadrones de mi Regimiento, que estaban a mis órdenes directas.

Z.—¿Arrestó usted a alguno de esos tres capitanes después de ocupar

Radiotelevisión Española?

V.—Evidentemente, no. Habían cumplido mis órdenes.

Seguidamente fue llamado a declarar el general de brigada José Pontijas de

Diego,

Escasa asistencia de público, periodistas y representaciones militares

en calidad de testigo, quien el día de los hechos que se juzgan era coronel jefe

del Regimiento de Artillería de Campaña número 1 de la División Acorazada

Brúñete.

Dijo el general Pontijas que era en la actualidad director de la Academia de

Artillería.

El interrogatorio del testigo fue, en esencia, de la siguiente forma:

NO HUBO COACCIÓN DE TORRES ROJAS

Quintana (defensor de Torres Rojas).—En la reunión de mandos el 23-F en la

Brúñete, ¿apreció usted que el general Torres Rojas coaccionara al mando de la

División?

Pontijas.—No lo coaccionó.

Q.—¿Tuvo siempre el general Juste el mando de la Brúñete?

P.—Sí.

Q.—¿La actitud del general Torres Rojas fue pasiva?

P.—Sí.

Labernia (defensor de San Martín).—¿Cual fue la actitud del coronel San Martín

durante la exposición que hizo el comandante Pardo Zancada sobre el

acontecimiento que iba a suceder la tarde del 23 de febrero?

Pontijas.—Más pasivo de lo normal.

Sanz Arribas (defensor de Cid Fortea).—¿Qué orden se le dio a su Regimiento el

23-F?

Pontijas.—Tomar una posición en el Parque del Retiro.

NO SE MENCIONO A TEJERO

De Miguel (defensor de Camilo Menéndez, Pardo Zancada y García Carres).—¿Planteó

alguien que lo que expuso el comandante Pardo Zancada el 23 de febrero de 1981

ante tos jefes de la División Acorazada Brúñete era ilegal?

Pontijas.—Yo sólo me planteé obedecer las órdenes que me diera el jefe de la

División.

López Montero (defensor de Tejero).—¿Mencionó el comandante Pardo Zancada el

nombre de mi patrocinado durante la exposición que hizo de lo que iba a suceder

el 23 de febrero por la tarde?

Pontijas.—No.

L P.—¿Se mencionó que la operación la mandaban el teniente general Miláns del

Bosch y el general Armada?

P.—Que la mandaban, no. Se dijo que el general Armada estaría en la Zarzuela y

el teniente general

Miláns del Bosch decretaría medidas excepcionales en Valencia.

Por último, preguntó a este testigo el ministerio fiscal, quien mantuvo, en

síntesis, con el general Pontijas, el siguiente diálogo:

Fiscal.—Cuando se le llamó para decirle que el general Torres Rojas estaba en el

Cuartel General de la

División Acorazada el 23 de febrero, ¿preguntó hasta qué tiempo estaría el

mencionado general en dicho sitio?

Pontijas.—Sí, y me dijeron que hasta las cinco menos cuarto de la tarde.

F.—¿Se quedó Torres Rojas a la reunión de mandos de la Brúnete, que se celebró a

partir de las cinco menos diez?

P—Sí.

F.—¿Dijo el general Torres Rojas que estaba allí para apoyar al general Juste si

éste lo necesitaba?

P.—Exactamente.

Terminado el interrogatorio, tomó la palabra el abogado Muñoz Perea (defensor de

Pascual Gálvez) para preguntar por qué no había comparecido el testigo general

Ortiz Call. El relator, a instancias del presidente, dijo que porque se

encontraba enfermo.

Después, el presidente levantó la sesión hasta el martes, día 13, a las diez de

la mañana.

 

< Volver