El Juicio del 23-F. El defensor pidió la libre absolución de Cortina. 
 García Villalonga niega toda implicación del CESID en los hechos     
 
 ABC.    07/05/1982.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

A B C / 33

NACIONAL

Ei juicio del 23-F

El defensor pidió la libre absolución de Cortina

García Villalonga niega toda implicación del CESID en los hechos

MADRID.

Rogelio García Villalonga, defensor del comandante Cortina, volvió a negar ayer

ante la Sala la participación de éste en los hechos del 23-F y en su

preparación, y pidió la libre absolución de su defendido.

En la primera parte de la sesión de la mañana terminó su informe el defensor del

comandante Cortina.

García Villalonga negó que el comandante Cortina mantuviera las dos entrevistas

referidas por el teniente coronel Tejero (una en el Parque de las Avenidas y

otra en la calle del Pintor Juan Gris) con el general Armada.

Citó los testimonios aportados a la causa por personas que estuvieron o hablaron

con el comandante Cortina en la fecha y hora en que se ha dicho que se

celebraron esas reuniones, añadiendo que el sábado 21 de febrero de 1981, a las

ocho y media de la tarde, se encontraba en San Lorenzo de El Escorial, a donde

se había trasladado con sus padres.

El abogado dijo que estaba dispuesto a realizar una acción de jactancia sobre la

veracidad de las pruebas citadas, en tanto que negaba que existiera prueba

alguna de la veracidad de to declarado por otro procesado contra su defendido,

que es, precisamente, en lo que el fiscal togado fundamenta su acusación.

También aludió a otras pruebas denegadas por el Consejo por motivos de Seguridad

Nacional y negó cualquier participación del CESÍD en la operación. Igualmente

puso de manifiesto una serie de contradicciones que —a juicio del abogado—

existen en las propias declaraciones del teniente coronel Tejero, y dijo que

éstas fueron tardías y con datos de segunda mano.

Rogelio García Villalonga dijo que el general Miláns del Bosch manifestó qua

«ninguno de los enlaces se encuentra procesado» y dedujo: «Luego, tampoco

Cortina tiene esta condición».

Seguidamente, el letrado rechazó las siguientes referencias de la acusación:

— El capitán Sánchez Valiente no tuvo relación alguna con Aseprosa. Trabajó en

la empresa norteamericana Tecnitrade, dedicada al blindaje de automóviles en una

factoría de Torrejón, durante el período 1978-79, y posteriormente volvió a la

situación de actividad en la Guardia Civil, siendo destinado a la Comandancia de

San Sebastián.

— El hermano del comandante Cortina nunca estuvo vinculado ni perteneció a

Alianza Popular. Precisamente, al constituirse este partido en 1976-77 fue

cuando abandonó GODSA.

— La sociedad mencionada nunca mantuvo relaciones con el CESID, sino sólo y

exclusivamente con otras empresas comerciales.

La señorita, a la que falsamente se atribuye la condición de «novia del

comandante Cortina», trabaja en ía citada sociedad desde septiembre de 1981.

Confiamos en que el ministro togado —añadió el letrado—, en base a !a

inoperancia det contenido de falsos oficios, se recatará en la vista de reiterar

la citación de nombre afguno sobra sociedad o persona, máxime cuando ésta lo

hace con la connotación de su condición de «novia», con el lamentable sentido

peyorativo que en la actualidad se da al que en otras épocas era un hermoso y

limpio concepto.

García Víllalonga insistió en que el comandante Cortina no tomó parte en ninguna

actuación previa, ni en la preparación de medios, ni asiste a reunión alguna.

Y añadió que la imputación de su intervención en el 23-F parte de un único

inculpado, pero sin que ninguno de (os numerosos testigos haya hecho referencia

a su patrocinado.

Al criticar (a inculpación del comandante Cortina, e! letrado recibió una

llamada de atención por parte del presidente, en el sentido de que evitase herir

a personas, a lo que el letrado contestó que no hacía referencia a ningún

procesado.

Terminó pidiendo la absolución y dijo: «Sé que estoy ante un Tribunal

impermeable a cualquier motivo que no sean los estrictamente jurídicos o de

conciencia.»

 

< Volver