Inglaterra: Sorpresa ante la absolución de once procesados     
 
 Ya.    05/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Inglaterra:

Sorpresa ante la absolución

de once procesados

La sentencia del 23-F ha tenido cierta resonancia en Gran Bretaña como era de

esperar dada la sensación que causó el asalto al Congreso de los Diputados.

Los titulares de los principales periódicos hacen especial referencia a la

condena a treinta años de los cabecillas de la rebelión militar, general Milans

y teniente coronel Tejero, pero muestran también su sorpresa ante la absolución

de once de los implicados y las reducidas sentencias al general Armada y otros

procesados.

Las absoluciones son difíciles de entender aquí en cuanto que está probado —el

Parlamento secuestrado fue testigo de ello y todo el país y la opinión

internacional también a través de la televisión— que todos ellos estuvieron

dentro del Congreso metralleta en mano.

La interpretación es que el consejo de guerra puede haber servido a las teorías

de la extrema derecha, ya que ésta aprovechará indudablemente las sentencias

para justificar la heroicidad de los dos principales´ golpistas que «cumplieron

con su deber», y por eso han recibido treinta años, y la connivencia del general

Armada en el golpe con la más alta institución del Estado, y en pago a su

hipotético silencio sólo ha recibido seis años de cárcel.

«The Times» particularmente da información de su corresponsal en Madrid en

primera página bajo el título «Treinta años para dos oficiales españoles

rebeldes», y dedica al tema un extenso editorial.

El veredicto —dice— será acogido con ánimo diverso por cada cual, así como por

los amigos tradicionales de España y sus nuevos aliados en la OTAN. «Entre los

amigos de la democracia española el sentimiento predominante será de consuelo,

porque al menos dos de las principales figuras del golpe (teniente coronel

Tejero, el oficial de la Guardia Civil que asaltó el Parlamento español y

mantuvo a sus miembros como rehenes, y el general Milans del Bosch, que declaró

el estado de emergencia en Valencia y bajo cuyas órdenes el teniente coronel

Tejero dice que actuó) han recibido la máxima pena de treinta años de cárcel.»

Alega el periódico que la extrema derecha no podrá describir las sentencias como

un acto del poder civil contra las Fuerzas Armadas.

Estas han condenado por sí mismas, y solemnemente, el intento de golpe de Estado

no como «un pecadillo», sino como un delito de la máxima gravedad. Añade que lo

que la extrema derecha hará ahora, con toda seguridad, es manipular el veredicto

proclamando que Tejero y Milans han pagado el precio por fracasar en una empresa

con la cual la totalidad del Ejercito simpatizaba. «Desgraciadamente es posible

que la sentencia ayude a dar crédito a la teoría de la conspiración (cuyo

objetivo es encubrir a los auténticos conspiradores), dando la sentencia máxima

sólo a dos de los principales implicados y no más de seis años a todos los

demás.»

En cuanto a la tesis de la extrema derecha de que el Rey estuvo detrás del

complot, «The Times» considera que es totalmente inconsistente con los

antecedentes democráticos del Monarca desde que accedió al trono. Su lealtad a

los principios democráticos ha sido impecable. «Sin embargo —dice «The Times»—,

la extrema derecha dirá ahora, sin duda, que el general Armada ha recibido una

sentencia relativamente menor porque encubrió al Rey.»

«Finantial Times» afirma por su parte que la absolución mas sorprendente es la

del comandante José Luis Cortina, quien, de acuerdo con el fiscal, fue el enlace

entre Tejero y Milans. Dice que durante el juicio se sugirió que podría haber

actuado como un agente doble, ya que trabajaba para los servicios de espionaje

del Ejército.

 

< Volver