El teniente Hernández Griñó, que sustituye al abogado Nieto Funcia. 
 La rebelión fue para que los muertos se sintieran tranquilos en sus tumbas     
 
 Diario 16.    19/05/1982.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

informes de los abogados defensores en el juicio por la rebelión militar del 23-

F. La vista continuará el próximo lunes, a las diez de la mañana.

El Consejo Supremo de Justicia Militar aceptó la designación del teniente de

Aviación Antonio Hernández Griñó como defensor, sustituto de Alfredo A las once

y media de la mañana Nieto Funda, del teniente de la Guarde ayer terminaron de

ser leídos los día Civil Santiago Vecino Núñez.

El teniente Hernández Griñó, que sustituye al abogado Nieto Funcia

“La rebelión fue para que los muertos se sintieran tranquilos en sus tumbas”

Madrid - El presidente en funciones del Consejo Supremo de Justicia Militar,

teniente general Federico Gómez de Salazar y Nieto, suspendió la sesión del

juicio para dar tiempo al fiscal togado a repasar sus notas, por si estima

oportuno replicar a los defensores, así como para que relatoria prepare el acta

del juicio.

La sesión de ayer comenzó a las 10,09, después de que el abogado Alfredo Nieto

Funcia firmase el escrito de renuncia a la defensa del teniente de la Guardia

Civil Santiago Vecino Núñez, quien encomendó su defensa al abogado y teniente de

Aviación Antonio Hernández Griñó, que también defiende al teniente Ramos Rueda.

Hernández Griñó argumentó que el teniente Vecino montó en los autobuses que iban

al Congreso porque su tropa estaba ya en ellos, y como oficial del Ejército

español no podía consentir quedarse atrás cuando la gente a su mando estaba ya

en los vehículos, dispuesta para acudir a una misión.

El teniente Vecino, añadió, no tenía conocimiento de que hubiera una rebelión,

ni tenía ánimo delictivo al acudir al Congreso. El letrado pidió que se le

aplique el eximente por «obediencia debida», así como el «pacto del capó».

Hernández Griñó cumplimentó su defensa en diez minutos.

Muertos tranquilos

A continuación le fue concedida la palabra al letrado Manuel A/ova/vos Pérez,

defensor del teniente de la Guardia Civil Manuel Boza Carrasco, para quien el

fiscal solicita -igual que para el anterior- tres años y un día de prisión, lo

que supone la salida del Cuerpo, ya que la separación del servicio se realiza

cuando la condena es superior a los tres años, aunque sea sólo, como en este

caso, por un día de diferencia.

El defensor Manuel A/ova/vos dijo que al teniente Boza Carranco se le imputa el

haber colaborado en unos hechos que no conocía con anterioridad,-y que, respecto

al incidente con el teniente general Gutiérrez Mellado (que fue zarandeado por

varios miembros de la Guardia Civil cuando les hizo frente verbalmente), la

única prueba que hay contra el teniente Boza Carranco es que aparece, en segundo

plano, en una foto.

El letrado afirmó que el capitán Abad dijo al teniente Boza que había que ir al

´Congreso de los Diputados para formar un cordón de seguridad, dentro de una

operación a nivel nacional, querida por el Rey.

Ese fue el servicio que se le ordenó y que cumplió, por lo que actuó cumpliendo

órdenes de un superior.

Fatiga y riesgo

Según el defensor, se les dijo a los oficiales que participaron en la ocupación

del Congreso que era un servicio fundamental para España, para erradicar el

terrorismo, y para que los muertos se sintieran tranquilos en sus tumbas.

«El teniente Boza aceptó el riesgo y la falta que el servicio le pudiera

proporcionar, -dijo su defensor-.

Las órdenes fueron dadas por sus mandos naturales, que no le dejaron opción.»

No intervino

«Mi patrocinado -agregó Manuel Novalvos-, al oír tiros en el interior del

hemiciclo, entró en el edificio con el arma en alto, y se quedó en situación

expectante. Observó que había en aquellos momentos un incidente, en el que

estaba implicado el teniente general Gutiérrez Mellado, pero no se dio cuenta de

qué pasaba exactamente. De todas formas, por suerte, su actuación fue filmada, y

eso prueba que no intervino en dicho incidente. Varios diputados, además, han

puesto de manifiesto en sus declaraciones que la actuación del teniente Boza fue

correctísima en todo momento.»

Tras reclamar la eximente por la obediencia debida sostuvo que «los tenientes de

la Guardia Civil actuaron por motivos altruistas, morales y patrióticos.

En relación con el documento del "capó", defendió que a quien se concede lo más

se concede también lo menos, y si se les ofreció un avión para salir de España y

dinero, cómo no se les va a ofrecer a los tenientes la exención de

responsabilidad.»

 

< Volver