En relación con el 23-F. 
 El Gobierno, disconforme con la calificación de algunas conductas y hechos delictivos  :   
 Para Calvo Sotelo se cierra una página deplorable de nuestra reciente historia. 
 Ya.    05/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

En relación con el 23-F

El Gobierno, disconforme con la calificación de algunas conductas y hechos

delictivos

Para Calvo-Sotelo se cierra una página deplorable de nuestra reciente historia

El presidente del Gobierno dio cuenta personalmente de los acuerdos adoptados

por el Consejo de Ministros en relación con la sentencia del 23-F ante las

cámaras de televisión a las nueve de la noche. Estas son sos palabras:

«En el Consejo de Ministros celebrado en el día de hoy, el Gobierno ha tomado

conocimiento oficial de la sentencia dictada por el Consejo Supremo de Justicia

Militar sobre los hechos acaecidos el 23tde febrero del pasado año, A la vista

de la sentencia, el Gobierno, plenamente respetuoso con el Estado de derecho y

sus instituciones y en defensa de la legalidad democrática y del sistema de

libertades públicas, ha adoptado los siguientes acuerdos:

1. Manifestar su conformidad con algunos de Sos pronunciamientos de la

sentencia, y en particular con el fallo referente a dos de loa máximos

responsables de la rebelión militar.

2. Manifestar, por el contrario, su disconformidad con la calificación de

algunas conductas y hechos delictivos, con la estimación por el tribunal de

ciertas eximentes y atenuantes y con determinados razonamientos y criterios

contenidos en la sentencia.

3. Rechazar, en particular, por su trascendencia política y constitucional, el

razonamiento de la sentencia según el cual hasta el momento de la intervención

pública de Su Majestad el Rey en la madrugada del 24 de febrero, algunos

inculpadas actuaban en virtud de obediencia debida, razonamiento rechazable

porque las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil deben obediencia, de conformidad

con la Constitución y la legislación vigente, al Gobierno de la nación y a su

presidente, que estaban presentes junto a los representantes del pueblo en el

Congreso de loa Diputados y fueron manifiestamente desobedecidos en el

transcurso de los hechos.

4. Cursar, en consecuencia, las oportunas instrucciones al ministerio fiscal

para que interponga ante el Tribunal Supremo el correspondiente recurso

de casación establecido por las leyes.

5. Declarar, asimismo, que no está en La intención del Gobierno acceder a la

solicitud de conmutaciones de penas formulada por el tribunal militar.

6. Anunciar el propósito de remitir a las Cortes Generales el proyecto de ley

de reforma de la justicia militar, previsto en el Código de Justicia Militar

vigente.

Hasta aquí, la nota del Gobierno —continuó Leopoldo Calvo Sotelo— Para el

presidente

—añadió— estos acuerdos suponen las últimas decisiones sobre unos hechos que

todos desearíamos olvidar cuanto antes. Se cierra una página ciertamente

deplorable de nuestra reciente historia.

Yo pido a todos serenidad en las valoraciones, mesura en los comportamientos y

confianza en la capacidad de nuestro sistema democrático para resolver los

problemas de España.

Por encima de los lamentables hechos juzgados quedan el ejemplo magnífico del

Rey, la deciente solidez de las instituciones, el comportamiento ¡eal de la

inmensa mayoría de las Fuerzas Armadas y la firmeza democrática de nuestro

pueblo. Todo ello es y ha de ser la mejor garantía de que no volveremos a pasar

por un trance semejante.

Buenas noches y muchas gracias.»

 

< Volver