Fue desautorizado por el Estado Mayor. 
 El capitán general de Valencia decretó el estado de excepción en la región     
 
 Diario 16.    24/02/1981.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

LA GUARDIA CIVIL INVADIÓ EL CONGRESO

Fue desautorizado por el Estado Mayor

El capitán general de Valencia decretó el estado de excepción en la región...

La primera reacción militar a la toma del palacio de las Cortes se registró en

Valencia, donde el teniente general Jaime Milans del Bosch decretó

unilateralmente el estado de excepción. Antes fueron tomadas dos emisoras de

radio, desde donde se leyó un comunicado de once puntos, suprimiendo las

libertades constitucionales «hasta recibir instrucciones de Su Majestad el Rey o

de la superioridad». En medio de una situación de total confusión, que

continuaba a la hora de cerrar esta edición, el Estado Mayor desautorizaba a

Milans y declaraba que Valencia no se hallaba bajo estado de excepción. La

tranquilidad era aparentemente total.

Toque de queda desde las nueve de la noche hasta las siete de la mañana

Pasadas las siete de la tarde, la emisora de radio La Voz de Castellón, tomada,

asi como también Radio Castellón, por personal militar.

A partir de esa hora, el capitán Fraile leyó por los micrófonos un comunicado a

toda la región militar, comunicado que ha sido emitido de nuevo cada media hora.

A las ocho menos cuarto de la tarde, las emisoras continuaban ocupadas, y no se

permitían el acceso más que a personal acreditado como miembro de la plantilla.

Contenido del comunicado

El contenido del comunicado emitido por las emisoras de la III Región, y firmado

por el teniente general Milans del Bosch, dice lo siguiente:

«Capitanía General de la III Región Militar, excelentísimo don Jaime Milans del

Bosch y Ussía, teniente general del Ejército y capitán general de la III Región

Militar. Hago saber:

Ante los acontecimientos que se están desarrollando en estos momentos en la

capital de España, y el consiguiente vacío de poder, es mi deber garantizar el

orden en la región militar de mi mando hasta que se reciban las correspondientes

instrucciones de Su Majestad el Rey. En consecuencia dispongo:

• Articulo primero: Todo el personal afecto a los servicios públicos de interés

civil quedan militarizados con los deberes y atribuciones que marca la ley.

• Artículo segundo: Se prohibe el contacto con las unidades armadas por parte

de la población civil. Dichas unidades repelerán sin intimidación ni aviso

todas las agresiones que puedan sufrir con la máxima energía. Igualmente

repelerán agresiones contra edificios, establecimientos, vías de

comunicación y transporte, servicios de agua, luz y electricidad, así

como dependencias y almacenes de primera necesidad.

• Articulo tercero: Quedarán sometidos a la jurisdicción militar y

tramitados por procedimiento sumarísimo todos los hechos comprendidos en el

artículo anterior, así como los delitos de rebelión, sedición y atentado o

resistencia a agentes de la autoridad; los de desacato, injuria, amenaza o

menosprecio a todo el personal militar o militarizado que lleve distintivo de

tal, cualquiera que lo realice, propague, incite o induzca. Igualmente, los de

tenencia ilícita de armas o cualquier otro objeto de agresión.

• Artículo cuarto: Quedan prohibidos los «lock out»,

huelgas. Se considera como sedición el abandono del trabajo, siendo principales

responsables los dirigentes de sindicatos y asociaciones laborales.

• Articulo quinto: Quedan prohibidas todas las actividades públicas y privadas

de todos los partidos políticos, prohibiéndose -igualmente las reuniones

superiores a cuatro personas, así como la utilización por los

mismos de cualquier medio de comunicación social.

• Artículo sexto: Se establece el toque de queda desde las 21 a las 7, pudiendo

circular únicamente dos personas como máximo durante el citado plazo de

tiempo por la via pública, y pernoctando todos los grupos familiares en sus

respectivos domicilios.

• Articulo séptimo: Sólo podrán circular los vehiculos y transportes

públicos,

así como los particulares debidamente autorizados. Permanecerán abiertos

únicamente las estaciones de servicio y suministro de carburante que diariamente

se señalen.

• Articulo octavo: Quedan suprimidas la totalidad de las actividades públicas

y privadas de todos los partidos políticos.

• Articulo noveno: Todos los Cuerpos de Seguridad del Estado se

mantendrán bajo mi autoridad.

• Artículo décimo: Igualmente asumo el poder judicial y administrativo,

tanto del ente autonómico como los provinciales y municipales.

• Articulo undécimo: Estas normas estarán en vigor el tiempo estrictamente

necesario para recibir instrucciones de Su Majestad el Rey o de la

superioridad.

Este bando surtirá efectos desde el momento de su publicación.

Por último, se espera la colaboración activa de todas las personas, patriotas,

amantes del orden y de la paz, respecto de las instrucciones anteriormente

expuestas.

Por todo ello, termino con un fuerte: ¡Viva el Rey! ¡Viva por siempre España!

Valencia, a 23 de febrero de 1981. El teniente general, Jaime Milans del Bosch.»

Este bando está rubricado por el propio autor del mismo, teniente general Milans

del Bosch.

 

< Volver