Un militar duro     
 
 Diario 16.    24/02/1981.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Un militar duro

El teniente general Jaime Milans del Bosch, que ayer proclamó el estado de

excepción en Valencia apenas conocerse la toma del edificio de las Cortes por

guardias civiles al mando del teniente coronel Tejero, nació en la capital de

España en 1915, ingresando en la Academia General Militar diecinueve años más

tarde.

La guerra civil le sorprendió en Madrid, desde donde se dirigió a Toledo para

unirse a los defensores de El Alcázar- hasta que terminó el asedio.

Con el grado de alférez se incorporó a la Legión, cuerpo en el que permaneció

toda la guerra ascendiendo a teniente y capitán. Después participó en la

División Azul al mando de una compañía de infantería.

A la vuelta de la U.R.S.S., obtuvo los diplomas de Estado Mayor de los Ejércitos

de Tierra, Aire, y de la Armada. Con posterioridad fue agregado militar de las

Embajadas de España en Buenos Aires, Santiago de Chile, Montevideo y Asunción.

Al regreso a España en 1966, ya con el grado de coronel, fue nombrado jefe del

Regimiento de Infantería Asturias número 31. En 1069 es nombrado segundo Jefe

del Estado Mayor de la I Región Militar y en 1974, siendo general, Jefe de la

División Acorazada Brúñete número 1.

En enero del año pasado fúe nombrado capitán general de la III Región Militar,

con sede en Valencia.

Al tomar posesión de la Capitanía General de la 111 Región Militar, «prometió

que el tomento de las virtudes castrenses tradicionales y a la preparación

táctica y técnica de mandos y tropas dedicaré todo mi esfuerzo», pidiendo «que

el mando sea justo, que para serlo ha de ser firme, a la vez que respetuoso con

la dignidad del subordinado».

Políticamente es de ideología conservadora y destaca su pasada pertenencia al

consejo de administración del periódico «El Alcázar», órgano de la Confederación

de Combatientes.

 

< Volver