Debería haberse realizado en primavera. 
 Había otro golpe en preparación     
 
 ABC.    28/02/1981.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

SÁBADO 28-2-81

NACIONAL

Debería haberse realizado en primavera

Había otro golpe en preparación

MADRID.

Los sucesos que angustiaron a España el cercano 23 de febrero continúan sin

poder perfilarse en todos sus detalles; sin embargo, a medida que pasan los días

las noticias son cada vez más congruentes y comienzan a unirse los cabos

sueltos.

La impresión de que había preparado un golpe militar para la próxima primavera

toma cada vez más cuerpo.

El diario «La Vanguardia» publicó ayer un servicio especial, fechado en Madrid,

en el que se apunta esta teoría. El periódico catalán dice textualmente:

«Un golpe mejor preparado que el que se puso en marcha el 23 de febrero estaba

previsto, según todos los indicios, para esta primavera.

Se tienen noticias de que los servicios de Información-del Ejército seguían paso

a paso la organización de este pronunciamiento, que hubiera tenido consecuencias

sin duda más fundamentales que las que rodearon la rebelión del lunes pasado.

Se sabe asimismo que están implicados elementos civiles en el reciente golpe, y

se encuentran bajo investigación judicial.»

«Estas investigaciones —continúa el diario catalán— tratan de deslindar hasta

qué punto tanto estos elementos civiles como otros militares estaban desde el

principio con el teniente coronel Antonio Tejero, o si se incorporaron una vez

en marcha. Se cree también que el teniente coronel Tejero pudo conectar, según

algunas versiones, con Miláns del Bosch. una vez decidido él mismo a la

operación de ocupar el Congreso y se incorporaron otros sublevados, ya próximo

el día «D».

La operación del golpe para primavera, mejor planificada, fue detectada por los

servicios de Información de´la Guardia Civil y del Ejército. Se trataba en el

golpe de primavera de reunir, con un trabajo más concienzudo, a prácticamente

todas las unidades de Madrid.»

ADOLFO SUAREZ INFORMADO

Para asegurar aún más la teoría de que efectivamente existía un segundo golpe

militar el corresponsal Jean Virebayre de la agencia France Press afirma que la

tentativa de golpe del pasado 23 de febrero fue de hecho la mezcla de dos

tentativas de golpe de Estado previstas desde el pasado mes de diciembre para la

próxima primavera, como dice una estrofa del himno de la Falange «Volverá a reír

la primavera...».

Estos dos proyectos, que no lograron fusionarse completamente —añade el

corresponsal francés—, tomaron cuerpo a raíz de la situación favorable creada

tras la dimisión de Adolfo Suárez y el descontento en la Policía por la

suspensión de numerosos funcionarios y dimisiones de altos cargos policiales

tras la muerte del etarra Arregui.

Según algunas informaciones, Adolfo Suárez estaban informado de estos intentos

desde primeros de enero y fue entonces cuando decidió dimitir para disuadir a

los gol-pistas y de este modo conseguir hacer realidad la enigmática frase de su

discurso de despedida «yo no quiero que el sistema democrático de convivencia

sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España», frase que ahora

parece inteligible.

Al mismo tiempo el diario «El Alcázar» comenzaba la publicación de una serie de

artículos firmados con el seudónimo «Los Almendros» detrás del cual estaban

militares y civiles de extrema derecha.

El último de estos artículos, aparecido el 1 de febrero, afirmaba

•particularmente: «Hemos llegado al punto crítico. La cuenta atrás comienza.»

Por su parte él Rey se refirió en dos momentos a la necesidad de poner los

intereses

de la nación por encima de los intereses personales y el día 6 de febrero

lanzaba una llamada «a la unidad de las Fuerzas Armadas».

AQUÍ PAVÍA

A pesar de estas advertencias —continúa el periodista galo—, la preparación de

las tentativas de golpe de Estado continuaban con toda impunidad.

La visita de los Reyes al País Vasco, interpretada por ciertos militares como

una confirmación de la política de autonomía, aceleró el proceso. Las

manifestaciones de apoyo a ETA tras la muerte del etarra Arregui reforzó la

decisión de los golpistas.

La primera operación la desencadenaron el 23 de febrero el teniente coronel

Tejero y el teniente general Miláns del Bosch Estos dos hombres, que sin duda

conocían la existencia del segundo complot, querían acelerar el proceso antes de

la investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo.

Por razones todavía desconocidas la sincronización entre los dos grupos no se

llegó a realizar. Durante toda la noche, desde la central telefónica de las

Cortes, el teniente coronel Tejero realizó numerosas comunicaciones telefónicas

con jefes militares. Referente a estas llamadas, según han informado a Europa

Press algunas personas que pudieron escuchar las conversaciones de Tejero —ya

que llamaba desde el despacho de Landelino Lavilla y tenía las puertas abiertas—

el nombre clave que utilizó fue el de Pavía: el teniente coronel Tejero dijo

varias veces: «Aquí Pavía».

Menos de una semana después de la operación Tejero, no se conocen todavía los

componentes de este segundo grupo. La participación de ciertos elementos de los

antiguos servicios de información del almirante Carrero Blanco parece segura.

En opinión de France Press, una lectura más atenta del diario «El Alcázar» a la

luz de los últimos acontecimientos permitirá sin duda llegar al fondo de la

cuestión.

Es igualmente cierto —añade la agencia— que numerosas familias franquistas de

Barcelona, Zaragoza y Valladolid estaban al corriente de la operación.

CONTINUARAN LOS CESES Y ARRESTOS

Asimismo parece ser que la relación de ceses y arrestos no ha terminado.

Mientras tanto, el teniente general Miláns del Bosch continuaba ayer arrestado

en el despacho del jefe de servicios del Cuartel General del Ejército y el

capitán de navio Camilo Menéndez «se encuentra arrestado y a disposición de la

autoridad jurisdiccional correspondiente», según informaba la Oficina de Prensa

del Cuartel General de la Armada. Estas fuentes no facilitaron los datos de

dónde se encuentra arrestado, pero por otros medios militares consultados se ha

podido saber que el capitán de navio permanece desde su arresto en un cuartel de

la Marina de la calle Arturo Soria de Madrid.

En relación con el cese del general de división del Ejército Luis Torres Rojas,

ayer se encontraba en el pabellón del Gobierno Militar de La Coruña. Las mismas

fuentes han informado que a las once de-la mañana del lunes día 23 de febrero el

general Torres estaba en su despacho, donde desarrolló sus actividades normales.

Por la tarde pudo haber salido del Gobierno Militar; pero a las once de la noche

del mismo día estaba de nuevo en su despacho, donde fue visto por los jefes y

oficiales que estaban bajo sus órdenes, según informa Europa Press.

Los tres capitanes de la Guardia Civil que se encontraban detenidos en el

Regimiento de Artillería número 13 de Getafe (Madrid) fueron trasladados en la

mañana de ayer a la Agrupación de Intendencia de la reserva general de

Campamento. Estos tres capitanes de la Benemérita, según noticias de Europa

Press, son José Luis Abad Gutiérrez, Jesús Muñecas Aguilar y Francisco Ignacio

Román.

Pese a las noticias que últimamente han circulado, en el Ministerio del Interior

han manifestado a Efe que José Luis Oria, comisario y responsable de la

Seguridad del Congreso de los Diputados no está cesado.

José Luis Oria, que tiene a su mando inspectores del Cuerpo General de Policía y

miembros de la Policía Nacional, continúa desarrollando su trabajo habitual.

 

< Volver