Mañana termina el plazo para que el fiscal presente recurso contra la sentencia. 
 El consejo de guerra justifica la condena mínima al capitán Milans del Bosch en la escasa publicidad de la injuria al Rey     
 
 El País.    11/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Mañana concluye el plazo para que el fiscal, de acuerdo con las instrucciones

recibidas del Gobierno, recurra las sentencias dictadas por el consejo de guerra

que ha condenado al capitán Juan Milans del Bosch a la pena de un mes y un día

de arresto por injurias al Rey, y a! coronel Alvaro Graíño, a dos meses y un día

por falta de respeto a las autoridades militares mediante escrito. El carácter

mínimo de la pena impuesta al capitán Milans del Bosch es justificado por el

consejo de guerra, en su sentencia —que publicamos íntegra—, en la «recepción

exigua» de los insultos proferidos, es decir, en la escasa difusión de los

mismos.

Mañana termina el plazo para que el fiscal presente recurso contra la sentencia

El consejo de guerra justifica ia condena

mínima al capitán Milans del Bosch en la

escasa publicidad de la injuria al Rey

El fiscal de la I Región Militar (Madrid) tiene de plazo hasta mañana, lunes,

para presentar el recurso ordenado por el Gobierno contra las sentencias

dictadas por los consejos de guerra celebrados el pasado miércoles en la sede

del Gobierno Militar de Madrid, contra el coronel Alvaro Graiño y contra el

capitán Juan Milans del Bosch.

Los defensores de estos últimos también han anunciado que recurrirán; el del

capitán Milans del Bosch, por en tender que los hechos, incluso tal como se

relatan en la sentencia, no son constitutivos de delito, y el del coronel

Graíño, por estimar que si´el escrito de su defendido no fue injurioso, mal

puede entenderse que sea ofensivo para la autoridad militar.

Las instrucciones dictadas por el Gobierno al fiscal, que fueron anunciadas el

pasado viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, son vinculantes para

el acusador público, que debe cumplir las órdenes del Gobierno.

Entre las tareas que el articulo 127 del Código de Justicia Militar atribuye al

fiscal figura la de «recibir directamente del Gobierno las órdenes e

instrucciones que éste considere oportunas para la rigurosa aplicación de las

leyes, la defensa de los intereses y derechos de la nación, de los Ejércitos y

los poderes del Rey».

El plazo que tiene el fiscal para recurrir las sentencias de los consejos de

guerra está fijado en el artículo 797 del Código de Justicia Militar, en el que

se afirma: «La sentencia que el consejo de guerra pronuncie se notificará por el

instructor, dentro de las veinticuatro horas siguientes, al procesado, fiscal y

defensor, haciendo constar que no es firme hasta que reciba la aprobación de la

autoridad judicial.

Diferencia de penas

Ante ella, y por conducto del mismo instructor, podrán exponer el procesado, el

defensor y el fiscal, dentro del plazo del tercer día, lo que a su derecho

convenga respecto a la sentencia dictada.

En el caso de que se utilice este derecho, los escritos que se presenten se

unirán por el instructor a la causa al remitirla a la autoridad judicial». En e!

caso de las sentencias relativas al coronel Graíño y al capitán Milans del

Bosch, el plazo para recurrir ante la autoridad judicial de la I Región Militar,

teniente general Quintana Lacacci, finaliza el lunes,´ya que aquéllas fueron

dictadas el miércoles, y notificadas el jueves. Los tres días de plazo

comenzaron a contar el viernes pasado.

La diferencia de penas en las sentencias contra el coronel Graíño (dos meses y

un día de arresto militar por una falta de respeto a las autoridades militares

mediante escrito) y contra el capitán Milans del Bosch (un mes y un día de

arresto mayor por un delito de injurias leves al Jefe del Estado), se fundamenta

en que al primero se le aplicó el Código de Justicia Militar, y al segundo, el

Código Penal.

El delito dé injurias al Ejército, del que el primero era acusado y del que fue

absuelto, y la falta de respeto a las autoridades militares, por la que fue

condenado, están contemplados en el Código de Justicia Militar, mientras que el

delito de injurias al Jefe del Estado, por el que ha sido condenado el segundo,

sólo está tipificado en el Código Penal común.

Antes de la reforma del Código de Justicia Militar, por la ley orgánica 9/1980,

de 6 de noviembre, el artículo 101 establecía que el Consejo Supremo de Justicia

Militar era competente, entre otras, en las causas por delitos contra el Jefe

del Estado, pero esta competencia ha desaparecido con la reforma.

Mecanismos legales para reducirla pena

Al delito de injurias al Ejército le corresponde una pena de seis meses y un día

a seis años de prisión, mientras que el delito de injurias al Jefe del Estado

está sancionado en principio con una pena de seis años y un día a doce años

(prisión mayor). Sin embargo, el propio Código Penal establece los mecanismos

para reducir esta pena: cuando las injurias son consideradas leves, la pena se

rebaja en un grado, es decir, a prisión menor, que va de seis meses y un día a

seis años, pero esta pena todavía puede ser rebajada en un grado, es decir, a

arresto mayor (un mes y un día a seis meses), si los tribunales aprecian

determinadas circunstancias del hecho y del culpable.

En el proceso contra el capitán Milans del Bosch, d fiscal militar ya tuvo en

cuenta estas circunstancias al solicitar la pena en su grado mínimo, es decir,

arresto mayor, aunque en su duración máxima, de seis meses, pero el consejo de

guerra, que ha aceptado la calificación del fiscal, en cuanto a la tipificación

del delito y el grado de la pena que le correspondía,´ha reducido la condena a

la duración mínima de dicho grado, es •decir, a un mes y un dia, al tener en

cuenta «las circunstancias concurrentes en el hecho», como se especifica en el

tercer considerando de la sentencia.

Según se determina en el considerando primero de la sentencia, la circunstancia

del hecho que el consejo de guerra ha tenido en cuenta para imponer una condena

de arresto mayor en su duración mínima ha sido que la injuria proferida por el

capitán Milans del Bosch contra el Jefe del Estado tuvo una «recepción exigua».

 

< Volver