Esta decisión vulnera el artículo 61 del Código Penal. 
 El tribunal que condenó al capitán Milans utilizó dos veces la misma atenuante     
 
 El País.    17/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Esta decisión vulnera el artículo 61 del Código Penal

El tribunal que condenó al capitán Milans utilizó dos veces la misma atenuante

El Gobierno dio instrucciones al fiscal togado del Consejo Supremo de Justicia

Militar para que se presentara un escrito de alegaciones contra la sentencia

dictada en consejo de guerra contra el capitán de Caballería Juan Milans del

Bosch, al estimar, entre otros supuestos, que el tribunal militar apreció dos

veces una misma circunstancia atenuante para imponer la pena.

El capitán Milans del Bosch ´fue condenado a un mes y un día de arresto menor

por injuriar al Rey, sentencia esta que aún no es firme, ya que falta el

pronunciamiento del capitán general de Madrid, que actúa como primera autoridad

judicial en este caso.

Europa Press informó, de fuentes solventes, que, según estimaciones del

Gobierno, tras consultar con expertos juridico-militares, el fiscal del consejo

de guerra apreció inicialmente la escasa publicidad de las injurias al Jefe del

Estado como circunstancia atenuante, para rebajar la pena a su extensión mínima,

solicitando por ello seis meses y un día de arresto mayor, en lugar de pena de

prisión.

Las mismas fuentes informaron que, sin embargo, el tribunal volvió a utilizar la

misma circunstancia para imponer en su extensión mínima (un mes y un día de

arresto) la pena correspondiente.

«No se puede aplicar una misma atenuante», señalaron, «para, primero, rebajar la

pena en un grado, de la escala de prisión a arresto, como hizo el fiscal, y

luego imponer la extensión mínima, tal como decidió el consejo de guerra. Con

ello se vulnera el artículo 61, párrafo cuarto, del Código Penal».

Esto, según las referidas fuentes, dio origen a que el Gobierno solicitara del

fiscal togado del Consejo Supremo de Justicia Militar que se presentara un

escrito de alegaciones contra dicha sentencia, lo que llevó a cabo, dentro

del´plazo de tres días después de la notificación de la resolución del consejo

de guerra, el fiscal de la I Región Militar. La decisión del Gobiérnele adoptó

con independencia del pronunciamiento del capitán general de Madrid sobre dicha

sentencia, hecho este que aún no se ha producido.

En este sentido, el Código de Justicia Militar no fija plazo alguno para el

pronunciamiento del capitán general sobre la sentencia, por lo que hasta la

fecha lo que se ha presentado ha sido un

escrito de alegaciones y no un recurso, ya que para que se lleve a cabo esto

último se requiere que la sentencia sea firme.

El teniente general Quintana deberá pronunciarse, además de la sentencia, sobre

el escrito de alegaciones. Caso de que exista disentimiento, bien por decisión

de éste o bien por el auditor de guerra, el caso pasaría al Consejo Supremo de

Justicia Militar.

Caso Grafito

Por lo que respecta al coronel Alvaro Graiño, juzgado por el mismo consejo de

guerra, aunque por causa distinta a la del capitán Milans del Bosch, las fuentes

consultadas por la citada agencia precisaron que el Gobierno, que también

solicitó la presentación de escrito de alegaciones en este caso, consideró que

el tribunal militar había realizado una calificación no acorde con lo

establecido en el artículo 437.4" del Código de Justicia Militar para imponerle

un arresto de dos meses y un día por falta grave. Graiño, procesado por un

delito de injurias al Ejército, fue absuelto, aunque el tribunal consideró

someterle al arresto antes citado por falta de respeto a las autoridades

militares.

 

< Volver