El Consejo Supremo de Justicia Militar comunicó la sentencia dictada a los treinta y tres procesados. 
 El teniente general Milans del Bosch y el teniente coronel Tejero, condenados a la máxima pena: 30 años de reclusión     
 
 El Alcázar.    04/06/1982.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 41. 

nacional

4 junio 1982 /EL ALCÁZAR

El Consejo Supremo de Justicia Militar comunicó la sentencia dictada a los

treinta y tres procesados

El teniente general Milansdel Bosch y el ten i ente coronel Tejero, condenados a

la máxima pena: 30 años de reclusión

• Ambos pierden el empleo y quedan inhabilitados durante el tiempo de condena,

lo que supone privación

de grados, sueldos, honores y derechos militares

• Los generales Armada y Torres Rojas, junto con los coroneles Sanmartín,

Ibáñez y Manchado, el comandante Pardo y los capitanes Abad y Muñecas,

condenados a penas entre tres años y un día y seis años, que conllevan la

separación del servicio

• El capitán de Navio Camilo Menéndez Vives, puesto en libertad al haber

cumplido la condena de un año que le ha sido impuesta

• El comandante Cortina, los capitanes Batista y Román y los ocho tenientes de

la Guardia Civil han sido absueltos

A las cinco menos diez de la tarde de ayer, con voz entrecortada en medio de un

profundo silencio, el nuevo jefe .de prensa de la CRISDE (Centro de. Relaciones

Informativas y Sociales de la Defensa), teniente coronel José Conde Monge, dio

lectura ante los medios informativos del documento oficial con la sentencia para

los treinta y tres militares procesados por el intento de pronunciamiento

militar del 23 de febrero.

Los periodistas hablan sido convocados a última hora de la mañana para las

cuatro y media de la tarde en la sede del CRISDE. Tras un riguroso control de

identificación, un centenar de informadores ocupó el interior de la reducida

dependencia militar.

Veinte minutos después de la hora anunciada compareció ante los periodistas el

general jefe de la CRISDE, Rodríguez Toquero, acompañado del director de la

División de Información, coronel de la Armada Conejero, el teniente coronel

Conde Monge y demás jefes del Centro.

El fallo dado a conocer de forma oficial es el siguiente:

«En esta ocasión excepcional —dijo el general Rodríguez Toquero—, prescindimos

del saludo personal que ha sido y será siempre nuestra norma. Pedimos perdón por

la falta de comodidad en que se encuentran, motivado por el reducido espació de

que disponemos.

La lectura de la sentencia la hará el teniente coronel Conde Monge, nuevo jefe

de la oficina del CRISDE. Les rogamos no interrumpan su lectura y no formulen

ninguna pregunta o aclaración, ya que vamos a tener conocimiento de la sentencia

al mismo tiempo que ustedes.

También les pedimos que no hagan juicios de valor mientras permanezcan en este

establecimiento militar. Fuera del mismo • tienen entera libertad para expresar

lo que les dicte su conciencia.

Al finalizar les diremos adiós de modo colectivo y abandonaremos la Sala

dejándoles a su disposición los teléfonos de este despacho para que puedan hacer

uso de ellos en los casos en que la noticia sea urgente.

Muchas gracias, señores.»

A continuación, el teniente coronel Conde Monge, dio lectura al siguiente

comunicado oficial, que contenía el fallo del Consejo Supremo de Justicia

Militar por los sucesos del 23-F:

«Fallamos que debemos condenar y condenamos a los siguientes procesados por los

delitos que se citan, a las penas que respectivamente se señalan:

Al excelentísimo señor " don Jaime Milans del Bosch y Ussía, teniente general

del Ejército, como autor de un delito consumado de rebelión militar, que está

contenido en el artículo 287 del Código de Justicia Militar, se le condena a la

pena de 30 años de reclusión.

Al teniente coronel de la Guardia Civil don Antonio Tejero Molina, como autor de

un delito consumado de rebelión militar, del párrafo 2.° del artículo 287 del

Código de Justicia Militar, en relación con el anterior, articulo 286 del mismo

código, a la pena de 30 años de reclusión.

Al excelentísimo señor general de División del Ejército, don Alfonso Armada

Comyn, como autor de un delito consumado de conspiración para el de rebelión

militar del artículo 291 del Código de Justicia Militar, a la pena de 6 años de

reclusión.

O Al excelentísimo señor general de División del Ejército don Luis Torres Rojas,

como autor de un delito consumado de conspiración para el.de rebelión militar, a

la pena de 6 años de prisión.

Al comandante de Infantería, diplomado de Estado Mayor don Ricardo Pardo

Zancada, como autor de un delito consumado de rebelión militar, a tenor del

párrafo primero del artículo 288 del Código de Justicia Militar, a la pena de 6

años de prisión.

Al coronel de Ingenieros diplomado de Estado Mayor don Diego Ibáñez Inglés, como

autor de un delito consumado de rebelión militar, a tenor del párrafo primero

del artículo 288 del Código de Justicia Militar, a la pena de 5 años de prisión.

O Al capitán de la Guardia Civil don Jesús Muñecas Aguilar, como autor de un

delito consumado de rebelión militar, a tenor del párrafo primero del artículo

288 del Código de Justicia Militar, a la pena de 3 años y 6 meses de prisión.

Al coronel de Artillería diplomado de Estado Mayor don José Ignacio San Martín

López, como autor de un delito consumado de conspiración para la rebelión

militar, a la pena de 3 años y un día de prisión.

AI coronel de la Guardia Civil don Miguel Manchado García, como autor de un

delito consumado de auxilio a la rebelión militar del artículo 289 del Código de

Justicia Militar, a la pena de 3 años y un día de prisión. ¿lív Al capitán de la

Guardia Civil don José Luís Abad Gutiérrez, como autor de un delito consumado de

rebelión militar y a tenor del párrafo primero del artículo 288 del Código de

Justicia Militar, a la pena de 3 años y un día de prisión militar.

Ctt Al teniente coronel de ^" Infantería don Pedro Mas Oliver, como autor de un

delito consumado de conspiración para la rebelión militar, del artículo 291 del

Código de Justicia Militar, a la pena de 3 años de prisión.

¿C} Al capitán de la Guardia ^•^ Civil don Vicente Gómez Iglesias, como autor de

un delito. consumado de auxilio a la rebelión militar, del artículo 289 del

Código de Justicia Militar, a la pena de 3 años de prisión.

/IJv A los capitanes de Infan tería don Carlos AlvarezArenas Pardiña y don José

Pascual Gálvez, como autores de un delito consumado de rebelión militar, y a

tenor del párrafo primero del artículo 288 del Código de Justicia Militar, a la

pena de 3 años de prisión militar para cada uno de ellos.

fjl A los capitanes de Infantería don Francisco Javier Dusmet García Figueras y

a don José Cid Fortea, y de la Guardia-Civil don Francisco Acera Martín, don

Juan Pérez de la Lastra Torno, don Carlos Lázaro Corthay y don Enrique Bobis

González, a la pena de 2 años de prisión, cada uno de ellos, como autores de un

delito consumado de rebelión militar, a tenor del párrafo primero de artículo

288 del Código de Justicia Militar. "

¿n Al paisano don Juan ***´ García Carres, como autor de un delito consumado de,

participación para la rebelión militar, del artículo 281 del Código de Justicia

Militar, a la pena de 2 años de prisión.

|^ ,Y al capitán de Navio de ^* la Armada don Camilo Menéndez Vives, como autor

de un delito consumado de auxilio a la rebelión militar, del artículo 289 del

Código de Justicia Militar, a la pena de 1 año de prisión. Y que debemos

absolver y absolvemos libremente y sin reetricción alguna para toda la clase de

efectos a los procesados:

• Comandante de Infantería don José Luis Cortina Prieto.

• -Capitán de Artillería diplomado de Estado Mayor don Juan Batista González.

• Capitán de la Guardia Civil don Francisco Ignacio Román.

• Y tenientes de la Guardia Civil don Pedro Izquierdo Sánchez, don César

Alvarez Fernández, don José Núñez Ruano, don Vicente Ramos Rueda, don Jesús

Alonso Hernaiz, don Manuel Boza Carranco, don Santiago Vecino Núñez y don

Vicente Carricondo Sánchez, de los delitos por los que venían acusados en esta

causa.

Las penas principales impuestas a los condenados de este fallo llevarán consigo

las siguientes accesorias:

A) Las de reclusión, la de pérdida de empleo e inhabilitación por el tiempo de

la condena, con arreglo a los artículos doscientos veintidós y doscientos

dieciocho del Código de Justicia Militar, sin perjuicio de los derechos pasivos

que puedan corresponder a quienes las sufran.

B) Las de prisión de tres años y un día, en adelante, las de separación del

servicio y suspensión de todo cargo público, profesión, oficio y derecho de

sufragio durante el tiempo de la condena, a tenor de los artículos doscientos

veintidós y doscientos diecinueve del Código de Justicia Militar, sin perjuicio

de los derechos pasivos que puedan corresponderles.

EL ALCÁZAR / 4 junio 1982

nacional

C) La de prisión hasta tres años impuesta a oficiales, las de suspensión de

empleo y de todo cargo público, profesión, oficio y derecho de sufragio durante

el tiempo de la condena, a tenor de los artículos doscientos veinte y doscientos

veintidós del Código de Justicia Militar.

D) La de prisión impuesta al condenado paisano, la de suspensión de todo cargo

público, -profesión, oficio y derecho de sufragio, durante el tiempo de la

misma, a tenor del artículo doscientos veintidós del Código de Justicia Militar.

Para el cumplimiento de las condenas privativas de libertad, será de abono a

todos los condenados, la totalidad del tiempo de arresto, detención o prisión

preventiva, sufridas a resulta de esta causa.

En concepto de responsabilidad civil abonará el condenado teniente coronel de la

Guardia Civil don Antonio Tejero Molina, .la cantidad de un millón setenta y

seis mil cuatrocientas

cincuenta pesetas, en concepto de resarcimiento de los daños causados por su

acción delictiva.

Y declaramos el comiso de los efectos de delito ocupados a los procesados que no

sean propiedad del

Estado, con arreglo al artículo doscientos diez del Código de Justicia Militar,

aceptando los mismos en primer lugar al pago de la responsabilidad civil

declarada, y dando al resto si lo hubiere, el destino legal.

Así, por nuestra sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.»

Comunicación de la sentencia

El teniente coronel Valenciano, jefe de la Relatoría del Consejo Supremo de

Justicia Military ponente en el juicio por los sucesos del 23-F, llegó a las

cuatro en punto de la tarde al Servicio Geográfico del Ejército para comunicar

la sentencia a los procesados que allí se encuentran recluidos, que son el

genera] Armada, el comandante Cortina, los capitanes Gómez Iglesias y Batista, y

todos los tenientes.

En las inmediaciones del Servicio Geográfico había un dispositivo de vigilancia

considerado como habitual y la´única medida extraordinaria era una furgoneta de

la Policía Nacional. que patrullaba por las inmediaciones.

Los letrados llegaron a las dependencias militares minutos antes de las cuatro

de la tarde y se reunieron con sus clientes para conocer conjuntamente el fallo

del Tribunal.

Europa Press agrega que el teniente coronel Valenciano, tras ,comunicar la

sentencia en el Servicio Geográfico, se dirigió en helicóptero a Alcalá de

Henares, para hacer otro tanto con el resto de los procesados que desde la

mañana del miércoles se encuentran internados en la prisión militar.

El Consejo Supremo de Justicia Militar había expedido ayer mandamiento de

libertad inmediata a los absueltos y para aquellos procesados que ya han

cumplido la pena impuesta.

Consecuencia de ello ha sido la orden tramitada a través de Capitanía General,

con la puesta en libertad de doce de tos treinta y tres procesados.

También fue puesto en libertad el capitán de Navio Camilo Menéndez Vives. El

citado jefe se encontraba recluido en las dependencias de Infantería de Marina

de la calle Arturo Soria.

Se enteraron por la radio

Es de señalar que variosde los procesados se enteraron de la sentencia por la

radio u ´otros medios de difusión, como fue el caso de los internados en la

prisión de Alcalá de Henares, según declaró Pedro Martín Fernández a Europa

Press, y que el secretario no se la leyó hasta una hora después, debido a que

comenzó la lectura por el principio, y tardó mucho en llegar al fallo. En el

caso de García Carres, recibió la notificación a las nueve y veinte de la noche.

Un comandante del Ejército de Tie. rra, en representación de la Relatoría del

Consejo Supremo, comunicó oficialmente la sentencia a García Carres en presencia

de su abogado, Adolfo de Miguel, en la habitación de la clínica donde está

internado a causa de su estado de salud.

El único civil procesado declaró a Europa Press que se había enterado de la

noticia por la radio.

El letrado José María Labernia manifestó a los informadores que la mayoría de

los letrados presentes en Alcalá de Henares presentaron una protesta, por haber

recibido la sentencia de manos del relator y no del juez instructor.

 

< Volver