Repercusiones de las penas sobre la situación castrense     
 
 El Alcázar.    04/06/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Repercusiones de las penas sobre la situación castrense de los procesados

De acuerdo con las penas impuestas por el Consejo Supremo de Justicia Militar,

de los 32 militares procesados por el fallido golpe de Estado del 23 de febrero,

dos quedan fuera del Ejército y pierden su empleo; ocho salen de las Fuerzas

Armadas, aunque mantienen su condición de jefe u oficial y veintidós podrán

continuar en el estamento castrense.

Según el Código de Justicia Militar, los militares condenados a más de doce años

pierden su´ condicion.de militar y su empleo; aqueílos que resultan condenados a

más de tres años y un día y menos de doce

años, quedan fuera del Ejército aunque mantienen su empleo, y los condenados a

penas menores pueden permanecer en el Ejército.

Las penas impuestas por el Tribunal han dejado a los procesados en la siguiente

sitúación:

—Pierden su condición de militar y empleo: teniente general Milans del Bosch y

teniente coronel Tejero Molina.

—Quedan fuera del Ejército, aunque mantienen su empleo: general Armada y Torres

Rojas; coroneles San Martín, Ibáñez Inglés y Manchado García; comandante Pardo

Zancada, y capitanes Muñecas Aguilar y Abad Gutiérrez.

—Permanecen en las Fuerzas Armadas: teniente coronel Mas Oliver; capitanes

Alvarez-Arenas, Pascual Gálvez, Gómez Iglesias, Dusmet, Cid Fortea, Lázaro

Corthay, Pérez de Lastra, Bobis González, Acera Martín, y capitán de Navio

Camilo Menéndez.

Continúan también en el Ejército, al ser absueltos por el Tribunal, el

comandante Cortina; los capitanes Batista e Ignacio Román y los ocho tenientes

de la Guardia Civil.

 

< Volver