Declaración leída al terminar la manifestación. 
 La Corona se constituyó en garantía de la democracia     
 
 ABC.    28/02/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NACIONAL

SÁBADO 28-2-81

Declaración leída al terminar la manifestación

«La Corona se constituyó en garantía de la democracia»

El texto de la declaración leída al término de la manifestación de ayer en

Madrid es el siguiente:

«Los días 23 y 24, grupos golpistas intentaron destruir las Instituciones

democráticas, la pacífica convivencia de los españoles y la Constitución, que,

mayoritariamente y libremente, nos hemos dado en el ejercicio de la soberana e

indomable voluntad popular.

Si el secuestro del Gobierne) y del Congreso de los Diputados ha constituido un

gravísimo atentado, arrostrado por los parlamentarios con serenidad ejemplar, en

otros lugares de España también se realizaron o se prepararon graves actos

contra el sistema de libertades. Pedimos que se clarifiquen las

responsabilidades de quienes los ejecutaron, impulsaron, ayudaron o encubrieron

y que por el Poder Judicial se proceda en consecuencia?

Todos y cada uno de los españoles, para quienes la dignidad humana no es mera

palabra, sino aspiración profunda de cotidiano vivir, se sintieron impactados

por los medios de comunicación, los cuales, con responsable profesionalidad,

informaron sobre los acontecimientos, a medida que se iban produciendo.

El pueblo no se ha conformado con ser espectador, sino que se sabe protagonista

de su historia y ha querido y quiere comportarse como tal. Por eso estamos aquí,

expresando, solidariamente, con emoción contenida y con honda reflexión, nuestra

decisión de vivir en democracia y nuestra voluntad de impedir que se reproduzcan

hechos amenazadores para la imprescriptible libertad.

El peso" de la Constitución —hace unos días vulnerada y ahora

multitudinariamente aclamada— no proviene sólo de ser un catálogo de derechos o

deberes ampliamente refrendados, sino de expresar la decisión de los españoles

para asumir la historia que nos cumple, -vivir con la ejemplaridad que nos

compete y transmitir a Yiuestros-.hijos la dignidad que ahora nos congrega.

Pero hemos de recordar a quienes contribuyeron decisivamente, en aquellos

momentos, a defenderla.

Pensamos en la Corona que, usando con prudencia y rigor sus facultades

constitucionales y las derivadas de su condición de mando supremo de las Fuerzas

Armadas, se constituyó en garantía de la democracia.

El pueblo español sabe que su Rey estuvo a la altura histórica que la

circunstancia requería.

El pueblo español sabe también que no se puede confundir a grupos sediciosos,

por diversas que fueran sus complicidades, con las Fuerzas Armadas y las Fuerzas

y Cuerpos de Seguridad del Estado, quienes, en su conjunto, asumieron,

eficazmente, las misiones que la Constitución les atribuye, en relación

permanente y disciplinada con el poder civil. Para las Fuerzas Armadas y los

Cuerpos de Seguridad, nuestro reconocimiento, convencidos de que así se

fortalecerá, con efecto, la unión entre hombres de uniforme y el pueblo que

forman parte y al que sirven.

En estas horas difíciles, en que se ha tratado de interrumpir con violencia

nuestra existencia en libertad, no sólo se ha demostrado que la fuerza sin norma

y sin ley es contraria a una sociedad civilizada, sino que, como se dijo

anteayer en el Congreso de los Diputados, «un auténtico grito de "¡Viva España!"

no encierra una verdad distinta que el de "¡Viva la Constitución!" y "¡Viva la

democracia!"»

 

< Volver