Una hora antes de la manifestación. 
 Cientos de personas a pie, camino de la glorieta de embajadores     
 
 ABC.    28/02/1981.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

6/ABC

Una hora antes de la manifestación

Cientos de personas a pie, camino de la glorieta de Embajadores

MADRID. Alrededor de las seis y media, y a la aítura de la plaza de Colón, la

riada humana iba creciendo inconteniblemente. Las paradas de autobuses del eje

de Castellana, hacia el Sur, incapaces ya para contener en sus arcenes a tal

cantidad de gente, iban despoblándose; quienes esperaban prefirieron sumarse a

la masa de peatones.

Alrededor de las siete comenzó a llover y se observaba a buen número de personas

que optaban por tomar posiciones en los flancos del trayecto que habría de

recorrer la manifestación. Las salidas de! Metro rebosaban de público que a

duras penas lograba avanzar hacia Embajadores. Sobre el «scalextric» de la

glorieta de Carlos V se arrazimaba un gentío inmenso.cubierto de paraguas.

Cientos de personas de toda condición y edad pugnaban en vano por alcanzar, si

quiera fuese con la vista, la cabecera de la demostración. A lo largo del

itinerario se multiplicaban los gritos y «slogans» de apoyo al espíritu de ia

convocatoria.

En la Junta Municipal del distrito de Retiro y Moratalaz-Vicálvaro había

desplegada una enorme pancarta que decía:´ Viva la Constitución, viva España .

Los balcones del edificio lucían las banderas españolas y de la Villa de Madrid.

Llovía de manera intermitente. «Orvallaba», mejor, porque simultáneamente se

dejó oír la música de una gaita gallega o asturiana.

La aglomeración en la plaza de Neptuno era impresionante. Entre los

manifestantes se destacó, en un momento dado, una pancarta de la Universidad que

decía: «Prohibido prohibirnos leer, escribir, hablar y pensar.» Luego apareció

otra pancarta con un retrato del Rey y se dieron algunos vítores, que fueron

secundados por la multitud con grandes aplausos.

JOAQUÍN RUIZ-GIMENEZ, ENTRE EL PUBLICO

Joaquín Ruiz-Giménez se encontraba ayer entre las personas que asistieron a la

manifestación por la «libertad, la democracia y la Constitución». Un redactor

de-ABC pudo acercarse y departió con el señor Ruiz-Giménéz unas palabras en las

que señaló su profunda emoción ante la multitudinaria respuesta que había tenido

el pueblo madrileño ante esta convocatoria; «es una prueba del sentir popular

que no quiere la dictadura y desea que nuestra democracia se vea fortalecida.»

El señor Ruiz-Giménez, que se había trasladado a la manifestación en Metro,

acompañado de su esposa y familiares, terminó diciendo que comprendía los gritos

que el público pronunciaba en torno a la libertad y la democracia.

 

< Volver