Autor: Dávila, Carlos. 
 Sesenta y nueve testigos citados por el Consejo Supremo de Justicia Militar. 
 Hoy se decide la fecha de iniciación del Consejo de guerra del 23-F     
 
 ABC.    11/02/1981.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

NACIONAL

Sesenta y nueve testigos

citados por el Consejo Supremo de Justicia Militar

Hoy se decide la fecha de iniciación del Consejo de guerra del 23-F

MADRID (Carlos Dávila). Hoy se decide la fecha de Iniciación del Consejo de

guerra contra los implicados en el golpe de Estado. No ha sido posible confirmar

cuál era ayer e! criterio del Consejo Supremo de Justicia Militar, organismo

encargado de fijar el inicio de las vistas. En el Gobierno existían opiniones

divididas sobre la fecha más adecuada, incluso se sugería ayer que el Ejecutivo

había insistido en el 1 de marzo como día más oportuno por causas de índole

diversa, entre ellas, desde luego, por una estricta razón cronológica basada en

que por esa fecha coincide el comienzo de un nuevo mes y con el primer día hábil

de la semana.

Es posible, sin embargo, que este criterio, ampliamente extendido entre ¡os

ministros, no influya en la decisión final del Consejo Supremo de Justicia

Militar, cuyos miembros, al parecer, se han mostrado en principio dispuestos a

no alargar más la espera, una espera que ha contribuido, evidentemente, a

aumentar la tensión política en vísperas de un acontecimiento crucial para el

futuro de nuestro sistema democrático. Se aseguraba que la fecha elegida era el

día 18, fecha que no parece la más apta por un simple argumento funcional: el

Consejo, según nuestras informaciones, suspenderá todos los jueyes por la mañana

la celebración de los juicios para despachar, en reuniones normales, los asuntos

corrientes.

Tampoco se conocía ayer, veinticuatro horas antes de la decisión del Consejo, si

los sábados se reunirá el Tribunal que enjuiciará a los encausados, aunque, lo

más probable, es que se suspendan las vistas durante todos los fines de semana.

Este dato precisamente avala la posibilidad de que los integrantes del Consejo,

si rechazan los días 17 ó 18, escojan, finalmente, el 1 de marzo, teniendo en

cuenta, además, que no resulta políticamente aconsejable simultanear el inicio

del Consejo de guerra con e( aniversario de asalto al Congreso de ios Diputados

por las fuerzas de Tejero Molina. Por otra parte, el Rey se trasladará a

Zaragoza para presidir la entrega de despachos en la Academia General los días

19 y 20, días que, por tanto, no resultan adecuados para comenzar un proceso de

tan singular trascendencia.

Sea cual fuere el día elegido por el Consejo Supremo de Justicia Militar, se

viven unas vísperas expectantes no exentas de tensión, provocada esta última por

un recrudecimiento en los niveles de intoxicación alentados por los círculos

golpistas. Se ha detectado a este respecto una próxima maniobra dirigida contra

los ex miembros de la Junta de Jefes de Estado Mayor, los tenientes generales

Ignacio y Emiliano Alfaro, José Gabeiras y el almirante Arévalo. Esta maniobra,

al parecer, tiene la intención de responsabilizar a los antiguos jefes de la

JUJEM de una «cierta ambigüedad en el mantenimiento de la disciplina», un medido

eufemismo tras el cual se esconde una táctica exculpatoria de los acusados y una

estrategia tendente a ampliar la responsabilidad det golpe a otros círculos

militares distintos a los implicados en la causa del 2J3-F.

Esta nueva maniobra intoxicadora, denunciada por fuentes gubernamentales y de la

oposición, se relaciona además con la «fabricada» contra el teniente general

Gutiérrez Mellado, que era, en febrero del año pasado, vicepresidente del

Gobierno para Asuntos de la Defensa. En medios informativos próximos a las

personas implicadas en el golpe de Estado se ha acusado a Gutiérrez Mellado de

utilizar indebida y «antidemocráticamente» medios que sólo corresponden a las

autoridades en el Gobierno. El teniente general, según se insiste oficialmente,

no ha podido usar prebendas de este tipo a su llegada a Madrid, entre otras

cosas, porque todavía continúa en Estados Unidos. En Miami, como se recordará,

pronunció hace días una conferencia que ha sido calificada en los ambientes

periodísticos norteamericanos como una «gran defensa del sistema democrático».

Finalmente hay que insistir en e! malestar causado por las declaraciones

.recientes del vicesecretario del PSOE, Alfonso Guerra. Este malestar,

perfectamente significado en la nota oficial de Defensa, es ampliable, por otra

parte, al propio Partido Socialista, y más concretamente, a miembros del grupo

parlamentario. Un diputado afirmaba ayer que las manifestaciones de Guerra

constituían una «irresponsabilidad que contribuía a aumentar la histeria de la

vida política española», y otro integrante del partido y también parlamentario

aseguraba, por su lado, que tales manifestaciones eran una muestra más de la

disparidad que existe entre el programa de moderación del PSOE y la imagen

histriónica que se transmite con unas frases «tan enormemente desafortunadas».

En la dirección del PSOE, por las palabras de Guerra, y sobre todo la

utilización del vocablo «farsa» para denunciar su particular preocupación por el

resultado de los juicios, se afirma que Felipe González se ha mostrado en

desacuerdo tota! con su vicesecretario general. No se descarta que, en la

próxima reunión del Comité Federal, un grupo de los más significativos

«críticos» del sector que mantienen una cierta oposición a Guerra —en ef PSOE la

disciplina encubre cualquier entrentamiento—, censuren oficialmente la

inoportunidad y agresividad de las últimas declaraciones.

SESENTA Y NUEVE TESTIGOS ENTRE MILITARES Y CIVILES

Un total de sesenta y nueve testigos serán citados para prestar declaración en

el juicio por los hechos del 23 de febrero: tres tenientes generales, dieciséis

generales, seis coroneles, diecisiete tenientes coroneles, siete comandantes,

seis capitanes, un teniente, un brigada, tres sargentos y nueve paisanos.

La lista completa de testigos elaborada por el Consejo Supremo de Justicia

Militar, según ha sabido Efe, es la siguiente:

Tenientes generales: José Gabeiras Montero, José Aramburu Topete y José Antonio

Sáenz de Santamaría y Tinturé.

Generales: José Juste Fernández, Enrique Zamora de la Figuera, Víctor Castro San

Martín, Fernando Esquivias Franco, José Pérez Iñigo Martínez, José Bonal

Sánchez, Fernando Rodríguez Ventosa, Joaquín Yusty Vázquez, Femando Ortiz Cali,

Francisco Arnaiz Torres, Joaquín Valencia Ramón, José Pontijas de Diego, Antonio

Centeno Pérez, Manuel Prieto López, Félix Alcalá-Galiano Pérez y Guillermo

Gutiérrez García,

Coroneles: Manuel Cervantes Rosell, Manuel Astilleros Miranda, Constantino Gómez

González, Carlos Villanueva Retuerta, José Vázquez García y Eloy Rovira Montero.

Tenientes coroneles: Julián Sierra Moreno, Manuel Sierra Ginel, Mariano Cañas

Barrera, Luis de Arana Lorite, Manuel Muller Hidalgo, Fernando Sancho García,

Félix Porras Blanco, Arturo García-Vaquero Salazar, Jesús Telia Díaz, Emilio

Bonelli Otero, Fernando Pardo de Santayana y Coloma, Fernando Sanz Esteban, Luis

Gibert Crespo, Luis Báguena Salvador, Eduardo Fuentes y Gómez de Salazar, Pedro

Catalán Jiménez y José Corral Rodríguez.

Comandantes: Miguel Bonell Esperanza, Manuel Villa Pascual, José Martínez Mu-

nuera, Guillermo Ostos Mateo Cañero, José Moreno Wirtz, José Luis Gorostegui

Méndez-Vigo y Juan Fons Ferrer.

Capitanes: Joaquín Tamarit Nava, Francisco Quintero Sanjuán, Amador Camacho

Águila, José Piris González, José García Diana y Jesús Núñez Simón.

Teniente: Cándido Blanco Hernández.

Brigada: Manuel González Lleras.

Sargentos: Isidoro Villa García, Policarpo Collado Hernández y Ramiro Marcos

López.

Paisanos: Enrique Múgica Herzog, Juan Pía García, Juan Antonio Sanz Ovejero,

María del Carmen Echave Sainz, Eduardo Algel Ruiz Butrón, Enrique Alvarez del

Castillo, Natividad Coterón, Jesús Molinuevo y José Gil Delgado y Moxo.

NACIONAL

8 ABC

 

< Volver