Autor: López de Pablo Alises, Francisco. 
 Tras convencer en América ahora ha de triunfar en España. 
 Suárez quiere abordar antes la crisis económica que la Reforma Constitucional     
 
 El Correo Catalán.    01/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Tras convencer en América ahora ha de triunfar en España

Suárez quiere abordar antes la crisis económica que la «Reforma Constitucional»

El presidente Suárez ha vendido bien la imagen de la nueva España en su viaje a Estados Unidos,

y trae un amplio crédito para apoyar su programa electoral de consolidación democrática. Suárez

ha sembrado confianza en quienes pueden ayudarnos a evitar que la crisis económica haga inviable

la segunda fase de la reforma.

OTROS VIAJES

Ahora le toca el turno al electorado. El presidente, que al parecer tiene previstos otros, viajes

a Libia e Inglaterra antes del 15 de junto, explicará el lunes o martes, cuáles son sus planes

electorales y su programa, aunque las líneas básicas de éste ya las ha avanzado en América. No se

diferencia mucho del que propugnan otras formaciones políticas. Se dintingue de su gran adversario,

Alianza Popular, en que se pronuncia por el carácter constituyente de las próximas Cortes. Por lo

demás, todos piensan en arreglar la economía y abordar la reforma fiscal, pero hasta ahora, nadie

dice cómo. El hecho de que Suárez quiera abordar antes la crisis económica que la reforma

constitucional, le acerca a los planteamientos de Alianza Popular.

Suárez garantiza unos modos de hacer las cosas que han tenido éxito hasta ahora, al menos en el

plano político y de las relaciones humanas.

BATALLA SUAREZ-FRAGA

La batalla entre el centro y la derecha estará personalizada entre el presidente Suárez y el

aspirante Fraga. Este último parece que tiene ya elaborada su lista de 31 acompañantes, que según

todos los indicios, ha dado lugar a disconformidades en cuanto al orden en que han sido colocados

los candidatos. Por su parte, Suárez, sin pertenecer formalmente a ningún partido, es seguro que

encabezará una lista de independientes por Madrid a la que parece se unirán muchos «pesos pesados»

del centro sociológico y político.

Para que los electores puedan distinguir y discutir, antes de votar, sobre las soluciones concretas

que los candidatos propugnan, no estaría de más que se abrieran los medios audiovisuales al debate

entre los líderes, pues aunque no se trata de unas elecciones presidenciales, sino legislativas,

la forma en que se están planteando conduce a que, por la opción entre personas, el elector tendrá

que escoger entre dos modos de entender el ejercicio del poder: Suárez más cercano al sistema arbitral,

y Fraga, como él mismo dice, partidario de frenar con autoridad la degradación de la sociedad permisiva.

Sin embargo, hasta el martes no sabremos si esas confrontaciones audiovisuales serán posibles. Me temo

que no, que todo se reduzca al otorgamiento de unos cuantos minutos de pantalla o micrófono.

REFORMA CONSTITUCIONAL

Hay otra cuestión cierta, tras el viaje del presidente: después de las elecciones, no tendremos todavía

una democracia parlamentaria al uso. Habrá que esperar a la reforma constitucional para que el Gobierno

responda ante el Parlamento. La única garantía de control del electorado será la del mandato a plazo de

cuatro años de sus representantes.

No obstante, el presidente Suárez, aunque su mandato es de cinco años, necesita revalidarlo en las urnas

para disponer del consenso democrático que exige la segunda fase de la reforma. Aunque los gobiernos no

dependerán legalmente de la mayoría parlamentaria, necesita también obtenerla, para evitar el hostigamiento parlamentario que supondría tener que formar un Gobierno de coalición con mayorías relativas endebles.

Como puede surgir esa mayoría del espacio político de centro, es cuestión que Suárez ha explicado a los

americanos y parece que les ha convencido. Ahora le toca convencer a los españoles.

F. L. de Pablos 

< Volver