Estoy con todos en general y con ninguno en particular     
 
 Ya.    21/12/1973.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

"Estoy con todos en general y con ninguno en particular"

«No tengo ni he tenido nunca el más mínimo interés en entidad o empresa de ningún tipo» * «Todo mi

interés está concentrado en la gran empresa de todos que se llama España», había dicho el 20 de julio en

las Cortes el presidente del Gobierno * En marzo había solicitado del Consejo Nacional estudios y

criterios sobre siete puntos de acción política: la participación, la cultura, problemas de la unidad, la

justicia social, la juventud, las relaciones internacionales y las relaciones Iglesia-Estado»

«ESTA postura política, permanente y firme, no significa ni defiende ninguna clase de inmovilismos. El

criterio que nos guía y aconseja dar cuantos pasos sean precisos para que el avance se realice sobre

sólidos cimientos. Esta ha sido la trayectoria de nuestra acción. Paso a paso, con prudencia, pero con de-

cisión, hemos ido levantando el edificio de nuestras Leyes Fundamentales, que tienen su culminación en

la Ley Orgánica del Estado, dentro de nuestro cuadro Institucional. El dinamismo político continúa."

Estos párrafos, correspondientes el mensaje de fin de año del Caudillo en 1972, habían sido citados por el

almirante Carrero, entonces vicepresidente del Gobierno, ante e1 Consejo Nacional del Movimiento, el

primero de marzo de 1973. Fue un discurso denso, con amplio análisis de los antecedentes y de las

posturas doctrinales. Un discurso que terminó en una definición de la "tarea dinámica y esperanzadora

que hemos de llevar a cabo" en nuestros días, a saber: "la creación de una conciencia colectiva de

solidaridad, base de nuestro bien común, fundamento de nuestra libertad". Y tras la definición, la

advertencia de la necesidad de planteamientos y soluciones concretas, adecuadas a nuestro tiempo y

congruentes con la voluntad de nuestro pueblo. De ahí la petición al Consejo Nacional de criterios sobre

siete puntos concretos:

1 "Medidas concretas para ampliar la participación de los españoles en las tareas públicas."

2 "Criterios y orientaciones básicas que debe seguir una política de la cultura a todos los

niveles, con especial atención a la cultura popular como forma de participación."

3 "Criterios operativos para una política que desde nuestro tiempo sirva a la "unidad de los hombres y

de las tierras de España". Estudio de los problemas actuales."

4 "Criterios a los que deberá adaptarse la progresiva transformación y desarrollo de las estructuras

económicas y sociales, para su mejor ajuste a las exigencias de la justicia social."

5 "Estudio especial sobre la juventud a tenor del apartado d) del artículo 21 de la Ley Orgánica del

Estado. Criterios para una política de juventud."

6 "Estudio de nuestras relaciones internacionales. Criterios políticos."

7 ´´Estudio y fijación de los criterios en las relaciones del Estado con la Iglesia en función de la

libertad religiosa y del carácter de nuestra comunidad en relación con el II de los Principios del

Movimiento Nacional."

En el mismo discurso explicó el sentido "dinámico", pero realista; de la política del Gobierno.

"Se ha dicho - señalaba - que el verdadero secreto y clave de toda política está en saber cuánto por-

venir cabe introducir en el presente; creo - decía - que es una bella y profunda definición de la política.

Nuestra política de realidades mira, naturalmente, hacia el futuro, quiere meter en ese futuro todo el

positivo porvenir que el pueblo español merece. Lo quiere desde las propias líneas maestras de su

sistema, que expresa las metas de su voluntad histórica. Lo quiere auténticamente, de verdad; pero lo

quiere con el realismo de una prudencia que, caminando paso a paso, impida la destrucción de la obra

lograda."

REALISMO

"Es el Consejo Nacional quien ha de contribuir al esclarecimiento e incitación de esta política, ofreciendo

al Jefe Nacional y al Gobierno las mociones y sugerencias oportunas", añadía. "No se trata - decía

finalmente - de un mero conservar lo logrado; no se trata de ninguna suerte de inmovilismo, vocablo

archirrepetido por los creadores de problemas artificiales. Se trata de abordar las cuestiones con realismo

y claridad, pero con fe y esperanza en nuestro sistema y en nuestro futuro. Se trata no de destruir, sino de

perfeccionar. Estamos con plenitud en nuestro tiempo, pero desde nuestra propia realidad nacional."

Lealtades sin mácula

En esa misma línea de "prudencia política" y de "ir avanzando paso a paso en el proceso institucional" -

según explicación del propio Carrero Blanco - se produjo el nombramiento de presidente del Gobierno,

cargo que fue jurado por don Luis Carrero el pasado 9 de junio. El 20 de julio, en efecto, el presidente

Carrero acudió a las Cortes y ofreció una amplia explicación sobre su personalidad política. "Por

formación - dijo -, por temperamento y también por edad, creo que aprecio en sus verdaderas dimensiones

la responsabilidad que esta designación echa sobre mis hombros... Soy un hombre totalmente identificado

con la obra política del Caudillo, plasmada doctrinalmente en los Principios del Movimiento Nacional y

en las Leyes Fundamentales del Reino; mi lealtad a su persona y a su obra es total, clara y limpia, sin

sombra de ningún íntimo condicionamiento ni mácula de reserva mental alguna. Y, como consecuencia

lógica de esta identificación mía con la obra política del Caudillo, declaro igualmente mi lealtad, con la

misma claridad y la misma limpieza, al Príncipe de España, su sucesor, a título de Rey, en la Jefatura del

Estado..."

"ESTOY CON TODOS Y CON NINGUNO"

"Sobre las bases de estas lealtades - añadía -, mi significación política está bien clara: soy un hombre del

Movimiento Nacional... Y si entre los hombres del Movimiento, si entre la enorme masa de españoles que

aceptan sus Principios, que son permanentes e inalterables, y las leyes que integran nuestro sistema

institucional, sin reservas mentales de ninguna especie, se admite la posible existencia de matices,

sectores, grupos o lo que se ha dado en llamar "familias políticas", quede bien claro igualmente que estoy

con todos en general y con ninguno en particular. Estoy de corazón con todos, sin que ninguna

vinculación me inspire una especial predilección por ninguno. En cuanto a intereses de otro orden, quede

también muy claro que ni tengo ni he tenido nunca el más mínimo interés en entidad o empresa de ningún

tipo, ni agrícola, ni industrial, ni de servicios. Todo mi interés está concentrado en la gran empresa de

todos, que se llama España."

 

< Volver