Mitin de Alianza Popular en Lugo. 
 Fraga un auténtico león  :   
 Se enfrentó a 250 alborotadores que querían abortar el acto y les obligó a abandonar el recinto. 
 El Alcázar.    07/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Mitin de Alianza Popular en Lugo

FRAGA UN AUTENTICO LEON

Se enfrentó a 250 alborotadores que querían abortar el acto y les obligó a abandonar el recinto

LUGO (Pyresa).—El acto político se había iniciado a las ocho de la tarde con la intervención de tres

oradores: el ex comisario del Patrimonio Artístico, Ramón Falcón, candidato al Congreso: Carmela

González de López Vizcaíno, candidato al Congreso, y Antonio Pedrosa Latas, Consejero Nacional del

Movimiento y candidato al Senado.

A ninguno de los tres prácticamente se les había podido entender nada. Un grupo de unos 250 jóvenes

que se habían mezclado entre el público en una de las gradas del recinto deportivo, con sus gritos,

había conseguido anular por completo la intervención de los oradores. Se habían escuchado frases y

gritos de "¡Galicia, ceibe y socialista!"; "¡Fraga, Fraga, Galicia no te traga!"; "¡Galicia, ceibe

y popular!"; "¡Amnistía total!", y "¡Montejurra, Montejurra!", y "¡Vitoria, Vitoria!", así como

"¡Vosotros, fascistas, sois los terroristas!".

Durante la intervención de los tres oradores, estos gritos y silbidos se habían convertido en

auténticos protagonistas y estaban a punto de echar a pique el acto. Y le tocó el turno al líder de

Alianza Popular, Manuel Fraga Iribarne.

Fraga, con cara sonriente, esperó unos instantes que cediese el griterío, en el que se podían escuchar

voces de "¡Fraga, asesino!" y "¡Justicia popular!". El resto del público, la mayoría, aplaudía, pero

los alborotadores se hacían oír más y mejor. Y entonces Fraga se acercó al micrófono y dijo

dirigiéndose a los alborotadores: "Debo advertirles que cada grito que dan es un voto más para

Alianza Popular", entonces, los gritos y los aplausos arreciaron. Y se pudo oir cómo Fraga decía:

"Espero que se callen, y si no, tendremos que ir a por ellos". Y en este instante se despojó de la

chaqueta, saltó a la pista del Palacio Municipal de los Deportes y se dirigió a la grada de la que

procedían los gritos. Detrás de el, uno de sus hombres en Lugo, el periodista Alfredo Sánchez Carro,

y nadie más, o casi nadie, porque el resto se había quedado casi paralizado por la sorpresa. Pero

Fraga y el periodista fueron suficientes. En unos segundos la grada quedó vacía. Todos los

alborotadores abandonaron, utilizando puertas y otros lugares por los que se podía acceder a la

calle, el pabellón.

Con la misma rapidez que se había producido este hecho. Fraga retorno al estrado y con absoluta

normalidad y tranquilidad, dirigió la palabra a los 3.500 lucenses que todavía quedaban en el

recinto deportivo, que aplaudieron con calor al líder de Alianza Popular y escucharon con absoluta

atención su intervención, en la que habló de los proyectos y los afanes de Alianza Popular. 

< Volver