Torcuato Fernández Miranda, profesor y político     
 
 ABC.    21/12/1973.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ABC. VIERNES 21 DE DICIEMBRE DE 1973. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 41

TORCUATO FERNANDEZ - MIRANDA, PROFESOR Y POLÍTICO

El nuevo presidente del Gobierno, don Torcuato Fernández-Miranda Hevia, nació en Gijón el día 10 de

noviembre de 1915. y comenzó la carrera de Derecho en la Universidad de Oviedo en el año 1933. Fue

presidente de la Asociación de Estudiantes Católicos de la Facultad en los años 1935 y 1936. Al iniciarse

el Movimiento Nacional había aprobado ya el tercer curso de la carrera. Incorporado al Ejército Nacional,

fue alférez provisional en el Regimiento de Aragón número 17 e intervino en la batalla del Ebro. Fue

citado como «distinguido por su espíritu y valor» en las operaciones del día 9 de noviembre de 1938 en la

orden general de la División 53. Terminada la guerra, concluyó los estudios de Derecho y obtuvo el

premio extraordinario de la Licenciatura. Hizo los cursos del doctorado en Madrid en el año académico

1941-1943, y en los años 1942 y 1943 amplió estudios en la Universidad de Roma y otras Universidades

extranjeras, al ganar una beca del Ministerio de Educación Nacional. Fue profesor adjunto en la Facultad

de Derecho de Oviedo y rector de la misma Universidad desde 1951 al 54. Poco después fue profesor de

la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

Por decisión unánime del tribunal calificador, obtuvo el 24 de julio de 1945, tras reñidas oposiciones, la

Cátedra de Derecho Político de la Universidad de Oviedo. Desde 1947 a 1951 fue director del Colegio

Mayor «Valdés Salas», de la Universidad ovetense, y asumió el 29 de septiembre de 1951 el rectorado de

aquella Universidad. Desde 1948 a 1951 dirigió la sección de Problemas Contemporáneos de la Universi-

dad Internacional «Menéndez Pelayo» de Santander.

Don Torcuato Fernández-Miranda fue nombrado en octubre de 1954 director general de Enseñanza Media

y en febrero de 1956 pasó a regir la Dirección General de Enseñanza Universitaria, puesto que desempeñó

hasta el año 1962. En noviembre de este último año fue nombrado director general de Promoción Social

del Ministerio de Trabajo. De su labor fecunda al frente de esas Direcciones quedan realizaciones muy

concretas, entre las que sobresale, posiblemente, la preparación del Plan de Promoción Profesional de

800.000 obreros en un cuatrienio, plan que se extendió también a la formación y preparación

profesionales de los soldados españoles.

El 22 de julio de 1966 fue nombrado delegado nacional de Cultura y Formación del Movimiento y el 12

de enero de 1968 ganó, por unanimidad, las oposiciones a la Cátedra de Derecho Político de la Uni-

versidad de Madrid. Consejero nacional del Movimiento por designación del Jefe del Estado, en

septiembre de 1967, fue designado en marzo de 1969 consejero electivo del Consejo de Estado.

En la reorganización de) Gobierno de 29 de octubre de 1969, don Torcuato Fernández-Miranda fue

nombrado ministro y secretario general de] Movimiento, cargo que ha seguido desempeñando hasta hoy,

simultáneamente, desde el 12 de junio de este año, con el de vicepresidente del Gobierno. El señor

Fernández-Miranda era el cuarto vicepresidente del Gobierno y el segundo con arreglo a la Ley Orgánica

del Estado.

Cabe destacar entre su extensa producción bibliográfica. «El régimen jurídico de minas» (1941);

«Individuo y comunidad en Vázquez de Monchaca (1942); «El problema de la justificación en el

pensamiento de San Agustín)» (1943); obras que le calificaban como profesor y filósofo. Como muestra

de su vocación política, tempranamente demostrada, cabe señalar sus libros «La justificación del Estado»

(1946); «El concepto de democracia y la doctrina pontificia» (1947); «El problema político de nuestro

tiempo» (1950): «El concepto social y otros ensayos: estudios de teoría de la sociedad» (1951):

«Concepto de situación social: introducción a una sociología de la situación» (1957); «El hombre y la

sociedad» (1960); «Existencia y justificación como conceptos metódicos de la ciencia política» (1962).

Posee, entre otras condecoraciones, las Grandes Cruces del Mérito Militar, de la Orden Imperial del Yugo

y las Flechas, de Alfonso X el Sabio, de Isabel la Católica, del Mérito Naval, la Cruz de la Orden Militar

Europea del Combatiente, etc.

 

< Volver