Autor: Montes, Eugenio. 
 Nuestros corresponsales informan de la repercusión el el mundo. ABC en Roma. 
 Conmoción en la prensa y la diplomacia     
 
 ABC.    21/12/1973.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

21 DE DICIEMBRE DE 1973.

ABC EN ROMA

CONMOCIÓN EN LA PRENSA Y LA DIPLOMACIA

ROMA 20, (Crónica de nuestro corresponsal, por télex.) A las once de la mañana llegaron a Roma las pri-

meras noticias de que estaba herido en Madrid el almirante Carrero Blanco. Noticias confusas, como el

día. pues había amanecido triste y la niebla tanteaba en las esquinas como una ciega.

La United Press preguntó a la Delegación romana de la agencia Efe si se conocían pormenores sobre las

gravísimas heridas que padecía el presidente del Consejo de Ministros español. Poco después, negaba a la

Asociación de la Prensa extranjera un despacho de la agencia Ansa recogiendo el doloroso rumor de que

don Luis Carrero había muerto.

No había pasado media hora cuando la Radio Vaticana reproducía la nota oficial del Gobierno español

dando después una necrología del finado redactada en términos de gran afecto.

La televisión abrió su diario hablado, en la emisión de la una y media, con imágenes retrospectivas del

presidente difunto y luego con otras de don Torcuato Fernández-Miranda.

El «Giornale D´Italia» evoca diversos momentos de su vida. Recoge, igualmente, telegramas de la

Argentina, de Chile v de otras naciones hispanoamericanas, donde han ordenado tres días de luto por el

gobernante español.

Yo, personalmente, recuerdo a don Luis Carrero Blanco en Roma, en el Año Santo. Cuando salió de una

larga entrevista con Andreotti. Le acompañé por las plazas históricas de la urbe. Me dijo entonces que

deseaba conocer el texto de un discurso pronunciado por el embajador de los Reyes Católicos en el

cónclave en que el cardenal Rodrigo Borja fue elegido Papa con el nombre de Alejandro VI. Ese discurso

exalta las gloriosas aportaciones de España a la historia del catolicismo. Recordando ese deseo suyo, me

metí en el archivo vaticano y puede transmitirle una copia de ese texto solemne.

Años después, estando aquí de embajador Sánchez Bella, vino el ilustre marino a ver en el palacio

Colonna el grandioso fresco sobre la batalla de Lepanto, para completar sus investigaciones sobre este

tema que le era muy querido y que fue a Venecia, aliada nuestra «en la más alta ocasión que vieron los

siglos».

Don Torcuato Fernández-Miranda vivió en Roma cuando cursaba estudios Jurídicos y filosóficos. Le es

familiar la cultura humanística italiana así como su política moderna.

En este instante, nuevas emisiones televisivas y últimas ediciones de los diarios destacan que el señor

Fernández-Miranda asume la Presidencia interina del Gobierno, habiendo prestado juramento en medio

de la emoción melancólica que ha producido la muerte del almirante. Melancolía envuelta en la absoluta

serenidad y continuidad de la vida española que proseguirá su ritmo ascensional.

Nuestra Embajada cerca de la Santa Sede comunicó al Santo Padre la triste noticia. La Embajada cerca

del Quirinal la comunicó a la Farnesina y a las otras Embajadas acreditadas en Italia. En el palacio

Barghese y en el palacio de la plaza de España se han puesto banderas con crespones y luctuosas

colgaduras. Personalidades italianas y vaticanas, así como los miembros de la numerosa colonia española

han acudido a testimoniar su pésame. - Eugenio MONTES.

 

< Volver