El asesinato del Presidente. 
 Dolor y repulsa en toda España     
 
 Informaciones.    21/12/1973.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

EL ASESINATO DEL PRESIDENTE

Dolor y repulsa en toda España

MADRID, 21. (INFORMACIONES.)

En la sede de la Presidencia del Gobierno y dirigidos a la viuda e hijos del almirante Carrero Blanco y al

presidente en funciones del Gobierno se recibieron ayer mañana, tarde y noche y se siguen recibiendo en

el día de hoy millares de telegramas de condolencia de organismos oficiales, entidades culturales,

profesionales, etc., y de ciudadanos particulares de todas las provincias españolas. Cabe reseñar en

particular los del jefe del Alto Estado Mayor, capitanes generales, jerarquía eclesiástica, gobernadores

civiles y jefes provinciales del Movimiento, presidentes de las Diputaciones, alcaldes de capitales de

provincias y de toda clase de municipios, miembros del episcopado - entre ellos los obispos de Bilbao,

Segovia, Palencia, Ciudad Real, etc. -, mandos y representaciones de la Organización Sindical, delegados

provinciales de los ministerios civiles, colegios profesionales, etc.

CONDOLENCIA DE LA IGLESIA

Tan pronto como tuvo noticia de los tristes acontecimientos que han conmovido a la nación, el señor

cardenal-arzobispo de Madrid, monseñor Enrique y Tarancón, se trasladó a la Ciudad Sanitaria Provincial

Francisco Franco, acompañado de monseñor Echarren y del provicario general de la diócesis. Allí

participa su pésame a la ilustre viuda del presidente fallecido, y coincidiendo con Sus Altezas Reales los

Príncipes de España, dirigió una oración común en la misma cámara mortuoria. Esta mañana, el cardenal

ha celebrado una misa de «corpore insepulto» en la capilla ardiente. Reunido con su Consejo episcopal,

dirigió telegramas de pésame al Jefe del Estado, a la viuda del ilustre finado y al presidente del Gobierno.

Y ha hecho estas declaraciones: Primera: Pedir encarecidamente a todos los fieles y comunidades de la

diócesis que se eleven oraciones y sufragios por el alma del fallecido presidente, por los gobernantes y el

bienestar de la Patria. Segunda: Decretar que en unión con el luto oficial que vive la nación se suspendan

las actividades y celebraciones de estos tres días en todas las oficinas de la diócesis, así como las

felicitaciones propias de estas fechas. Tercera: Pasadas las próximas celebraciones litúrgicas se celebrará

un solemne funeral en la catedral de la diócesis, que será presidido por el señor cardenal-arzobispo y

concelebrado por todos los miembros del Consejo episcopal.»

Texto del telegrama de monseñor Enrique y Taracen a doña Carmen Pichot, viuda de Carrero Blanco:

«Compartimos dolorosa prueba vuecencia y vuestros hijos muerte amado esposo y padre, expresole

nombre propio, diócesis de Madrid y Conferencia Episcopal, seguridad nuestras oraciones por tan egregio

español don Luis Carrero Blanco, cuya profundidad de fe y convicciones católicas son estimulo y motivo

cierto de esperanza cristiana.»

El telegrama enviado al Jefe del Estado dice: «Profundamente apenado dolorosa pérdida señor presidente

del Gobierno, don Luis Carrero Blanco, español ejemplar, gobernante honesto, católico sincero, únome en

nombre propio, diócesis de Madrid y Conferencia Episcopal dolor Vuestra Excelencia y pueblo español,

elevando sufragios por su alma y orando por nuestra Querida Patria.»

NOTA DEL CARDENAL. ARZOBISPO: «EXECRABLE ATENTADO»

En los mismos términos cursó otro telegrama al señor Fernández-Miranda. Después, el Gabinete de

Prensa del cardenal-arzobispo de Madrid hizo pública la siguiente nota:

«Hermanos: Cuando hace pocos días nos dirigíamos a todos vosotros para recordar que "el odio y la

violencia nunca serán un camino de Cristo" y subrayar que "nada construye en lo humano y menos aún en

lo cristiano", estábamos lejos de sospechar que nuestra Patria fuese a vivir un acontecimiento tan trágico

como el que hoy ha conmovido todos los espíritus.

Desde nuestra misión de cristianos y obispos, que tantas veces hemos predicado los caminos de la paz, no

nos toca hoy sino expresar en primer lugar nuestro dolor de hombres y de creyentes por el execrable

atentado del que ha sido víctima nuestro presidente de Gobierno, junto a varios de sus acompañantes.

Nos unimos cordialmente a todos sus familiares, a quienes sentimos en este momento como miembros de

nuestra propia familia. Desde lo más profundo de nuestro espíritu brota después, sin ningún género de

atenuantes, la repulsa de un crimen tan grave y de tan hondas consecuencias para la convivencia y la paz

de la comunidad española, que obliga a las conciencias de todos los católicos a la más enérgica

reprobación.

En la urgencia de esta nota queremos estar cerca de vosotros para invitaros a meditar la exhortación que

el Papa nos dirigía ayer mismo en el sentido de que estos crueles y absurdos episodios no nos lleven a la

amargura y al resentimiento, sino a afirmar dentro de nosotros una invencible esperanza orientada a la

consolidación de la justicia y la paz.

Os pedimos a todos que mantengáis la serenidad y que os unáis a nuestra oración humilde y confiada en

la fe y en la caridad.

Cardenal Tarancón, arzobispo de Madrid.»

El cardenal-arzobispo de Toledo y primado de España, monseñor Marcelo González Martín, ha dirigido

al Jefe del Estado este telegrama: «Excelentísimo señor: Respetuosamente expreso Vuestra Excelencia

profundo pesar ante noticia trágica muerte excelentísimo presidente Gobierno español y pido al Señor paz

para España y unión todos sus hijos al servicio altos intereses de la Patria, a la que tan ejemplarmente

sirvió presidente fallecido.»

El telegrama al señor Fernández Miranda dice: «Hondamente conmovido trágico fallecimiento almirante

Carrero Blanco, presidente Gobierno, expreso vuestra excelencia y Gobierno español profundo pesar a la

vez que ofrezco oraciones pidiendo al Señor paz para España y premio al hijo fiel de la Iglesia que tan

ejemplarmente sirvió a la Patria.»

EL NUNCIO

El nuncio de Su Santidad en España, monseñor Luigi Dadaglio, visitó en la tarde de ayer al ministro de

Asuntos Exteriores en su despacho oficial para testimoniarle, como decano del Cuerpo Diplomático, el

profundo sentimiento de pesar de los embajadores y jefes de misión acreditados en la capital de España

por el fallecimiento del almirante don Luis Carrero Blanco.

10

21 de diciembre de 1973

INFORMACIONES

 

< Volver