Testimonio gráfico del atentado     
 
 Informaciones.    21/12/1973.  Página: 16-17. Páginas: 2. Párrafos: 8. 

TESTIMONIO GRAFICO DEL ATENTADO

Los informadores gráficos disparan sus flashes sobre el interior del semisótano

en el que, desde hace varios días, se había, instalado un grupo de jóvenes, a

los que se atribuye ahora la directa responsabilidad del atentado. En el

interior del apartamento, parcialmente destrozado por la explosión, se ha

encontrado un armario que contenía naranjas, discos y un frasco de liquido

medicinal. Noticias confirmadas posteriormente indican que varias personas

entraban y salían de esta casa durante los últimos días portando sacos de

plástico de color blanco, que podrían contener la arena que extraían en la

construcción del túnel

Un aspecto del túnel perforado bajo el muro del inmueble de Claudio Coello

en cuyo semisótano se llevaron a cabo los preparativos del atentado. A través de

la ventana con barrotes puede observarse a un técnico que comprueba la

instalación de los cables utilizados

Estado en que quedó la calle Claudio Coello tras la explosión. La flecha, de la

izquierda indica la señal roja pintada en el muro que sirvió de referencia a los

autores del atentados. La de la derecha, el sótano en el que se llevaron a cabo

los preparativos de la explosión

Estado en que quedó el coche del almirante Carrero Blanco tras ser víctima de la

onda expansiva. La trayectoria seguida por el automóvil fue: se elevó unos 35

metros sobre la calzada, rozando en su sabida el pretil de la azotea de la

fachada trasera del edificio de los jesuitas y yendo a caer sobre una terraza

situada en el patio interior del edificio

Funcionarios del Cuerpo General de Policía guardan en un coche celular los picos

y bolsas que encontraron en el inmueble desde donde los autores del atentado

prepararon el mismo.

Un comandante del Arma de Ingenieros se lleva los cables que conectaban la carga

explosiva con el detonador descubierto a primeras horas de la tarde en el portal

del numero 104 de la calle Claudio Coello

Varios técnicos, durante la operación del descubrimiento del túnel en el que se

instaló el sistema explosivo. Al fondo, el inmueble de la calle Claudio Coello

104, de donde partían los cables hacia la mina colocada bajo la calzada

Otro aspecto del patio interior del edificio de los jesuitas, en el que pueden

observarse, al fondo, los restos del vehículo del presidente. El automóvil, tras

ser lanzado a una altura de unos 35 metros, rebosó la parte trasera del

edificio, yendo a estrellarse en esta terraza, situada a la altura de un segundo

piso

 

< Volver