Autor: Baró Quesada, José. 
 Consejo de Ministros en El Pardo. 
 El Jefe del Estado tuvo palabras de repulsa al bárbaro atentado  :   
 La justicia nos conducirá a poder condenar este hecho criminal, repudiado por la opinión pública española y extranjera. 
 ABC.    22/12/1973.  Página: 25,27. Páginas: 2. Párrafos: 17. 

CONSEJO DE MINISTROS EN EL PARDO

EL JEFE DEL ESTADO TUVO PALABRAS DE REPULSA AL BÁRBARO ATENTADO

La justicia nos conducirá a poder condenar este hecho criminal, repudiado por la opinión pública española

y extranjera

MADRID. (De nuestro redactor político.) Con un sillón vacío junto al Jefe del Estado - el sillón del

almirante don Luis Carrero Blanco, asesinado el pasado jueves - se celebró Consejo de Ministros en el

Palacio de El Pardo a las once y media de la mañana. Consejo de corta duración. A primera hora de la

noche el titular de Información y Turismo, don Fernando de Liñán, nos recibió a los periodistas. No hubo

preguntas de los reporteros. Era un día excepcional, como el señor Liñán señaló, y pesaba en el ambiente

una general consternación por el criminal atentado que ha costado la vida al presidente del Gobierno.

Don Rafael Chico, en nombre de todos los redactores políticos, rogó al ministro que transmitiera al

Caudillo nuestra condolencia por la trágica muerte del almirante Carrero. El ministro agradeció el pésame

y prometió comunicárselo a Su Excelencia.

Después formuló la siguiente declaración:

«Hoy es un día de profundo dolor, catorce años de mi vida junto al almirante Carrero Blanco justifican

ante ustedes que esa sea mi primera frase de hoy, dolor que se une al de todos, al dolor de España entera y

de toda la opinión mundial a nivel de Gobiernos y a nivel de pueblos.

Esos catorce años me han enseñado de forma indeleble la suprema lección del hombre de gobierno que

acabamos de perder: el servicio. Su muerte fue un acto más de entrega a España en que nuestro presidente

del Gobierno supo convertir toda su vida.

Su presencia y su mensaje siguen con nosotros. España mantiene su repulsa total por el crimen. Este es

otro servicio más a España del almirante Carrero.

En esa misma y única línea de servicio y entrega no puedo ahora sino referirme "desde el dolor de

España", como iniciaba ayer el presidente en funciones del Gobierno su mensaje a la nación, a los

conceptos básicos de ese mensaje: confirmar que hoy como ayer, "el orden es completo en todo e] país y

será mantenido con la máxima firmeza"; reafirmar que "nuestro dolor no turba nuestra serenidad", porque

"la serenidad es, en estos momentos, la mejor expresión de nuestra fortaleza" e insistir en el cimiento

firme de nuestra victoria.

El pueblo español lo ha reconocido así, aún antes de poseer los detalles del crimen; y su reacción ha sido

en frase del presiden, te, "propia de su nobleza". El pueblo español, unido, como siempre, en torno a

Francisco Franco, ha perdido a su almirante, pero sigue y seguirá, sin desviación posible, el rumbo

permanente marcado por su Caudillo.»

Concluida esta declaración manifestó, con referencia al desarrollo del Consejo, el señor Liñán:

«Esta mañana se ha reunido el Consejo de Ministros en el Palacio de El Pardo, bajo la presidencia del

Jefe del Estado.

Sus primeras palabras fueron de absoluta repulsa al bárbaro atentado contra la persona de, como dijo el

Caudillo, "nuestro presidente".

La justicia nos conducirá a poder condenar este hecho criminal repudiado por la opinión pública española

y extranjera.

El presidente, don Torcuato Fernández-Miranda, en nombre del Gobierno, dirigió a continuación unas

palabras poniendo de manifiesto el honor que suponía a todos los ministros servir a S. E., que es servir a

España. Seguidamente hizo una amplia exposición y terminó como corresponde a un permanente acto de

servicio. A sus órdenes, mi general.

Se informó al Caudillo de la misa «corpore insepulto» que momentos antes había tenido lugar, en la que

junto a la familia del almirante Carrero Blanco asistieron los Príncipes de España en representación del

Jefe del Estado, el Gobierno, el Consejo del Reino y otras altas personalidades.

Se dio cuenta también de los decretos de la Jefatura del Estado por el que se promueve a capitán general

de la Armada al excelentísimo señor don Luis Carrero Blanco y el decreto del Ministerio de Justicia por

el que se le concede el título nobiliario de duque de Carrero Blanco.

Por último, se acordaron las medidas necesarias para el normal funcionamiento.»

Acompañaban al señor Liñán, entre otras personalidades, el subsecretario del Departamento y los

directores generales de Prensa y de la Oficina de Información Diplomática. - J. B. Q.

 

< Volver