Autor: Vigil y Vázquez, Manuel. 
   Barcelona: eco de las sanciones académicas  :   
 Sorprende su rigor y amplitud. 
 Ya.    03/02/1967.  Páginas: 2. Párrafos: 10. 

Barcelona:

Eco de las sanciones académicas

Sorprende su rigor y amplitud

BARCELONA, 2. (Crónica por "telex", de Manuel Vigil y Vázquez.)

La hora en que hemos recibido la nota dada anoche por el gabinete de prensa de esta Universidad nos

impidió glosarla en la crónica del día. Dicha nota, aparecida en la prensa de la mañana, ha pasado

desapercibida para la mayoría de los estudiantes, los cuales se han encontrado con la sorpresa del cierre

de la Universidad y de la pérdida de matrícula, salvo que se justifiquen individualmente de haber faltado a

clase en el día de ayer y expresen sn repulsa por los actos de indisciplina.

El vespertino el "Noticiero Universal" es el único que destaca en cabeza de primera plana, y con recuadro,

la noticia de la sanción colectiva contra los doce mil estudiantes de esta Universidad y escuelas

superiores, tras cuyos títulos remite la información en la página 21, donde a continuación de la repetida

nota se inserta el texto de una carta de dos estudiantes de Medicina al rectorado de la Universidad, en la

que las señoritas María Teresa Zuaxu Villanueva y Rosa María Urniza Prats, estudiantes de primero y

segundo curso de Medicina, dicen que el martes día 31 "grupos de estudiantes, no admitiendo que una

decisión de esto importancia fuese tomada sin tener en cuenta para nada su opinión, decidieron asistir a

clase, y podemos decir que a cursos como primero y segundo de Medicina asistieron 150 y 60 alumnos,

respectivamente, desarrollándose las clases con toda, normalidad". "Esta mañana—dicen más adelante—,

estos universitarios nos hemos encontrado la Facultad cerrada por orden del rectorado y con una nota nota

en los periódicos pidiendo a los universita-iros que se retracten de su conducta, so pena de perder la ma-

trícula." La carta se termina con estos dos interrogantes, sobre los que piden aclaración: "¿Qué representa

para el rectorado el S. D. E. U. B., al que no reconoce oficialmente, para cerrar la Universidad? ¿Qué

consideración merecen estos estudiantes que con su asistencia a clase creían haber boicoteado la huelga?"

COEFICIENTE MÍNIMO

La carta de estos estudiantes de Medicina representa, ciertamente, el estupor que ha causado la sanción,

tanto si ha, de pagarse o no la matrícula. Ciertamente, la impresión que había ayer es que .si bien es cierto

que se habían dado faltas de asistencia a, clase Mayores de las ordinarias, no se había conseguido por los

pi´omtores, de la protesta la falta de asistencia total a la que habían inducido.

Mas si la carta de los estudiantes de primero y segundo de Medicina refleja una realidad

humana merecedora de la más honda simpatía, sin embargo, con las ordenaciones vigentes a, nia-nOj

es toda una declaración de que´ la huelga.se había dado;téc-nicamente en tales cursos, ya que en el

de primero la matrícula es del orden de 500 y en el segundo, de 300; la asistencia a clase queda muy

por bajo, del coeficiente mínimo señalado de asistencia a clase que es de una tercera parte de la

matrícula, para que las faltas no adquieran la. calificación legal de huelga. Un caso más de colisión de .

los reglamentos con la .vida, porque cuantos alumnos asisten habitual-mente a cada clase, dadas las

disponibilidades, medios, usos y costumbres de la Universidad, .están por debajo del mínimo señalado..

La vida se renueva constantemente en tanto que los reglamentos envejecen irremisiblemente, y éstos son

de unos diez años atrás.

ALBOROTO SIN CONSECUENCIAS GRAVES

Concluíamos nuestra crónica de anteayer apuntando que el lamentable retorno a la edad de piedra dado

en la Ciudad Uní versitaria de Madrid, que había tenido unos escasos seguidores entre los universitarios

de Barcelona, se volvería contra los estudiantes. Son contra ellos contra quienes van estas pedradas. Era

una profecía fácil, ratificada por los acontecimientos a las veinticuatro horas, con esta suspensión general

de matrícula, so pena de que, en el plazo de setenta y dos horas, 12.000 estudiantes, tengan o no culpa,

hayan de presentar sus disculpas en papel sellado.

Hay padres que están dispuestos a pagar la matrícula por segunda, vez. Los hay que tantean Ja batalla

jurídica; los hay que han aconsejado a sus hijos la presentación de la hoja de descargos, y hoy mismo se

han recibido unas cuantas en las oficinas de la Universidad. Los estudiantes, unos grupos de estudiantes,

han alborotado sin consecuencias, graves por varios lugares céntricos, donde todo lo más han parado la

circulación unos momentos; en dos de ellos, en la calle de Urgel, frente a la Universidad Industrial y .en

el cruce de la avenida de José Antonio con Lauria, La fuerza púbíiea ha cumplido su deber con prontitud

y eficacia y, finalmente, esta noche, a las veinte, estaba convocada la reunión de- la Junta de go gobierno

de la Universidad. No´ hay aún comunicado de la misma cuan do acabamos las presentes líneas.

 

< Volver