Autor: Manent, Albert. 
 Las lecciones de Cambó /2. 
 La última etapa de su vida     
 
 Madrid.    18/10/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

LA ÚLTIMA ETAPA DE SU VIDA

Una grave enfermedad, dijimos, anuló a Cambó en el momento de la caída de la Dictadura, Nadie se

explicaba, entonces su negativa ante el ofrecimiento del Poder. Sus excusas por motivos de salud na

paredón convincentes. De nada sirvieron las presiones de sus amigos más íntimos de Madrid. En un

instante muy confidencial confesó a don Gabriel Maura que no podía gobernar "porque me muero". Vino

luego la operación, la gran operación; la larga convalecencia y algunos viajes en busca de un clima a

propósito para la salud y de la liberación psicológica. Cambó sanó completamente, aunque su voz quedara

ronca, dañada. No obstante, podía preverse que la política sería para él fruta prohibida. Entretanto, en

España se fraguaba el berenguerismo. Cambó seguía escribiendo y estaba alerta ante el fin del régimen

monárquico que, mas o menos, ya había profetizado.

La República

Asi, pues, el advenimiento de la República no le sorprendió. En una dede sus notas manuscritas recuerda

qite, estando en cama con fiebre alta, le hirió, al llegar perfectamente a sus oídos, aquel absurdo y

suicida,: "¡Visca Maciá! ¡Mari Cambó!". EI anatema contra su persona y ´otros errores republicanos na le

debían predisponer mucho a, aceptar el nuevo régimen. Pero el viejo león volvería, al cabo de un tiempo,

a la palestra. No quería abandonar a su partido, aunque no figurara en primera fila. Citando fue aprobado

el Estatuto, Cambó lo celebró por escrito, pero insistiendo: "Si Hecho de que Cataluña, tenga un Estatuto

de autonomía no la releva del deber de intervenir en la política española; de procurar tener en ella la

máxima influencia, la máxima autoridad". En noviembre de 1932, gracias al micrófono, vuelve a hablar

en público y despierta el entusiasmo de sus partidarios. Interviene activamente en la reorganización de la

Viga Regiona-lista, llamada, ahora Lliga Catalana. En el fondo piensa que hay que adaptarse a la

República, porgue él nunca fue mo-nárguico de tradición, y podía hacer suyas aquellas palabra» de don

Santiago Alba en 1930: "A mí, doctrinal y sus-tantivamente, no me asusta la República. Como casi todo»

mis contemporáneos, soy un monárquico de razón". Y en una conferencia: dada en el Palacio de la

Música (mayo de 1934). Cambó remacha este,"aceidentaKsmo" institucional, al celebrar que la

República, "ha conseguido hoy una amplísima base ae sustentación aon esta enorme aportación de

grande» masas derechistas espejólas, Sn este resultado, grande o pequeño, tiene su parte la minoría de

Lliga. Catalana", En las elecciones de febrero de 1936 una jugarreta le quita el acta, y ai estallar la guerra

se encuentra en el Extranjero en uno de sus frecuentes y sedantes viajes.

El libro Ae Pabón termina en 1936, Y Hasta 1946, en que muere Cambó, la historia estricta encuentra un

excelente sucedáneo en la viva y emotiva entrevista eon dona Helena Cambó ae Guantes, que explica los

avatares de su padre en Suiza, Estados Unidos y la Argentina. En esta época Catibo reHteo su archivos—

salvado en buena parte de la destrucción en 1936—, reforzó m secretaria y estuvo muy atento a ios latidos

políticos, sociales y culturales de España, acerca de fot cuales le informaban sus corresponsales y te

abundante Prensa diaria.

Notos al libro de Pabón

No voy a hacer la. critica de la biografía del ilustre historiador, pues se ha hecho ya en estas páginas, de la

extensa obra que sirve de cañamazo a, mis reflexiones. Los tres tomón ae Pabón representan una lectura

dilatada, son una cantera -muy rico y, entre tantos méritos, quisiera subrayar te nutridísima bibliografia,

en la que no olvida te escrita m catalán ni la editada en México o en Francia, como los importantes libros

de Nicolan d´Óliver o de Pare Foir. El fabuloso caudal de historia de este libro—que recoge la vida del

personaje y los acontecimientos de su poca—se asienta en bases muy firmes; aparte la bibliografía, el

inmenso archivo de Cambó, desde las Memorias inéditas a un libro inacabado, pasando por notas

dispersas, epistolario, etc. Por mi parte creo que, acogiéndome a una sugerencia de Pabón en, las notas

bibliográficas, puedo añadir modestamente algunas precisio-nes. Recordar un libro breve, no mencionado

por el historiador, y escrito por alguien que procedía del activismo catalanista más radical: "La solució

Cambó", que firma Ramón dt les Borges Blanques y fue publicado en Barcelona (seguramente sin

censura) en 1946. Se basa en tres frases célebres de Cambó y es una auténtica apología del politice. Cabe

también subrayar la importancia de la colección de libros sobre la guerra civil, que Cambé reunió en

Suisa y que hoy está a salvo.

Finalmente, una, anécdota significativa yus Joan Sales—el ganador del premio Ramón Llull 1968—

explica en parte en el prólogo a la cuarta edición de las "Poesías" de Marius Torres (Barcelona 1964.). El

prologuista era uno de los directores de la batalladora revista "Quaderns de l´exlli", que aparecía en

México y que defendía la necesidad de crear una unidad de republicanas españoles para luchar junto a fot

Aliados. Doña Helena Cambó dice que su padre "recibía las publicaciones catalanas de Buenos Aires, La

Habana y México". Pues bien, al parecer estos "Quaderns" interesaban mucho a Cambó, aunque no

compartiera todas sus tesis, y hasta tal punto que, espontáneamente, escribió al director para felicitarle y

anunciarle el envío £e quinientos dólares como subvención, aunque deseaba que no diera publicidad al

caso. La cantidad llegó a México cuando el gran político catalán ya había muerto y los "Quaderns" ya no

existían. Entonces fue destinada, a la primera edición de las mencionadas poesías de Máríus Torres. Por

su parte, la Prensa catalana del exilio fue bastante unánime—por lo que conozco—en sus elogios a

Cambó. Este, desde su alejamiento voluntario, había trabajado por la reconciliación, y el funesto "¡Morí

Cambó!" estaba, casi olvidado. "Quaderns A´estudis polítics, economías i saciáis", de Perpiñán, publicó

una encendida noticia necrológica: "El gran líder..., el ilustre" catalán que tanto ha significado en nuestra

política". La misma revista reprodujo una extensa carta de Cambó a un emigrado, donde explica su

pensamiento en el último año de su vida.

La estampa de un Cambó con una pasión política indeclinable, con una fe también indeclinable en

Cataluña y España; su magnetismo, su habilidad en el pactismo, su oratoria sin latiguillos ni

"radicalismos estéticos", su trabajo en equipo, esa estampa es su gran lección.

Las mil ochocientas páginas de la biografió, de Pabón no pueden ser para ese amplio público que, por

múltiples rosones, no pasa de adquirir libros de bolsillo. De ahí que sugiera la necesidad de un resumen,

de un "ábridgement" de unas trescientas o cuatrocientas páginas, que facilitaría una irradiación más

popular de aquellas lecciones, todavía vigentes, que nos legara el autor de "Per la concordia",

Albert Manent

 

< Volver