Autor: Llorens Pascual, F.. 
 En la conmemoración de la liberación de la ciudad. 
 Barcelona: Acto de desagravio ante el monumento de los Caídos  :   
 Unas dos mil coronas fueron ofrendadas por más de cien mil barceloneses. 
 Nuevo Diario.    27/01/1974.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

Unas dos raíl coronas fueron ofrendadas por más de cien míl barceloneses

ciudad para reincorporarla al quehacer cotidiano. Con la paz, el trabajo y el progreso que la Jefatura de?

Estado de Franco nos ha proporcionado.

En este aniversario, como alcalde accidental, me dirijo a, vosotros, como ciu d a d a n o s conscientes

de vuestro deber, afirmando nuestra mas dura repulsa a los que pretenden violar nuestros logros de

progreso y bienestar social, cuyos ci mientes pusieron con su sacrificio los caídos por la Patria, que

hoy honraremos.

Exterioricemos nuestra firme voluntad de recuerdo agradecido y hagamos patente con nuestra presencia

hoy. a la vina del mediodía, público acto de desagravio ante el monumen lo a nuestros caídos."

OFRENDA

Se inició el acto de desagravio con la ofrenda de coronas y ramos, con las cinco rosas simbólicas, iniciada

por el capitán general de la IV Región Militar, teniente general don Salvador Bañuls Navarro; gobernador

civil y jefe provincial del Movimiento, don Tomas Pelayo Ros; alcalde del excelentísimo Ayuntamiento

de Barcelona, don Enrique Masó Vázquez, acompañado por el primer teniente de alcalde, don Félix

Gallardo Carrera; presidente de la Diputación Provincial, don Juan Antonio Samaranch Torelló;

gobernador militar, general Fullana; presidente de la Audiencia, don Carlos Obiols; subjefe provincial del

Movimiento, don Antonio Casas; delegada de la Sección Femenina y consejero nacional del Movimiento,

Montserrat Tey; consejeros nacionales Mariano Calvino y el laureado Jaime Bofill; general jefe de la

zona de la Guardia Civil, señor Bajada; rector de la Universidad, doctor Carreras Llansana; delegados

provineia1es , consejeros provinciales y locales, Organización Sindical, presidida por el delegado

provincial, señor Socias Humbert, y todos los presidentes de Sindicatos, autoridades y representaciones

locales y de la provincia, con sus respectivas Corporaciones Municipales y delegaciones del Movimiento

al frente; delegaciones de la Vieja Guardia, Hermandades de Alféreces y Sargentos Provisionales.

Terminada la ofrenda, el gobernador civil y jefe provincial del Movimiento leyó la oración de los caídos,

escuchada con fervoroso silencio, tras la cual, Tomás Pelayo Ros pronunció unas palabras vibrantes de

patriotismo y de emoción, y entre otras cosas dijo:

"Quizá nos hemos acostumbrado demasiado a la paz y, sin saberla valorar, en vez de hacerla ley, la

hemos hecho fácil alegría, rutina o tópico que nos ha conducido, o puede hacerlo, al abandono egoísta,

Pero llegan aldabonazos a nuestra conciencia que resuenan profundamente en las entrañas de todos y cada

uno de nosotros, y el daño causado a la piedra en forma de cruz o representando a una madre con su hijo

se traduce en físico dolor que intenta reabrir heridas cicatrizadas.

Tened 1» seguridad que. como dijo el presidente del Gobierno, "se hará uso de toda la autoridad con rigor

y serenidad— para defender el bien común, mantener un orden, en cuyo marco los españoles puedan

ejercitar y desarrollar sus derechos y libertades."

Finalmente, la multitud enfervorizada entonó el "Cara al Sol", dándose los gritos de ritual y la triple

invocación a los caídos por Dios y por España, contestados con un emocionado y estenó reo "Presente"

por la multitud.

Los centenares de miles de asistentes, enarbolando banderas y pancartas alusivas a la fecha del 26 de

enero, XXXV aniversario de la liberación de la ciudad, y al acto de desagravio a los caídos, con las

autoridades al frente, pusieron colofón a la emotiva ceremonia con una multitudinaria y ordenada

manifestación patriótica.

 

< Volver