Barcelona: masivo acto de desagravio ante el monumento a los Caídos  :   
 Señor Pelayo Ros: quizás nos hemos acostumbrado demasiado a la paz. 
 Informaciones.    28/01/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

BARCELONA: Masivo acto de desagravio ante el monumento a los Caídos

SEÑOR PELAYO ROS: «QUIZA NOS HEMOS ACOSTUMBRADO DEMASIADO

A LA PAZ»

BARCELONA, 28. (EUROPA PRESS)—A la una de la. tarde del sotado dio. comienzo el acto patriótico

de desagravio ante el monumento a los Caídos por el atentado de Que fue objeto el pasado día 11, en que

una fuerte explosión ¡o destruyó parcialmente.

Previamente fueron acudiendo al lugar de la convocatoria a lo largo de la mañana numerosos autocares y

vehículos particulares procedentes de todos los puntos de la provincia, que llegaron a concentrar en la

amplia zona de la Ciudad Universitaria de Pedralbes a decenas de millares de personas.

El gabinete de Prensa del Gobierno Civil ha cifrado en más de cien mil el número de asistentes y en cerca

de dos mil las coronas ofrecidas, indicando la imposibilidad de precisar la cifra total de entidades y

organismos que las han ofrecido.

En la avenida del Generalísimo quedó cortada la circulación en el tramo próximo al monumento a las

doce. Mucho antes de la hora prevista para el comienzo del acto ya eran muchos miles los concentrados,

entre los que se exhibían alrededor de un centenar de pancartas con frases de adhesión al acto: «Autoridad

y justicia», «No queremos venganza, pero exigimos justicia», «"Si hay que ir, se va; si hay obstáculos, se

quitan. Arriba España.» En otra pancarta, elaborada de forma más rudimentaria, se leía: «Menos curas

comunistas y más revolución nacional-sindica 1 i Srta.» En algún momento fueron lanzadas octavillas,

una de ellas con la bandera de Falange Española dibujada y con el siguiente texto: «Españoles,

busquemos otros treinta finos de paz. Arriba España. Viva Falange Española.» Otra octavilla de color

verde llevaba escrito: «¿Por qué, se permite que ciertos: Colegios profesionales estén al servicio del

comunismo?»

A la una en punto, los micrófonos instalados en la avenida del Generalísimo cesaron, de transmitir música

de marchas para anunciar que daba comienzo el acto. En primer lugar efectuó Ja ofrenda de corona el

capitán general de la IV Región, señor Bañuls Navarro, a quien siguieron el gobernador civil, señor

Pelayo Ros; gobernador militar, jefe superior de Policía, presidente de la Diputación y alcalde de la

ciudad; siguieron a continuación las distintas hermandades, entidades y organismos corporativos y

representaciones -dé fes 308 localidades de la pronuncia.

DISCURSO DEL GOBEKNA0OR

El gobernador civil de Barcelona pronunció una alocución en la que, entre, otras cosas, dijo:..

«Terminamos ae hacer; el ofrecimiento emocionado de unas coronas, que llevaban inmersos nuestros

mejores sentimientos y deseos, y antes de elevar nuestra oración por los qué "víctimas del odio murieron

por amor", sé que interpreto vuestro sentir, al elevar mi voz condenando la actuación de manos torpes

que, manchadas y vendidas a la traición, en el destruir encuentran su medio de vida y en la mentira la ra-

zón de su existencia.»

«Treinta y cinco años que tuvo que erigirse este monumento en honor de quienes todo lo entregaron por

la paz, la justicia y la unidad, y estos años, curtidos en el trabajo y en el esfuerzo, han generado esta

España que para siempre juramos mantener y en la que no cabe el abandono ni el desmayo, sino la

.ilusión creadora de nuevas exigencias en el que hacer político a su servicio, plural y múltiple, pero uno

en su honor, uno en la esperanza y uno en el amor y servicio a la patria.

Quizá nos hemos acostumbrado a la paz y sin saberla valorar, en vez de hacerla ley, la hemos hecho fácil

alegría, rutina o tópico que nos ha conducido, o puede hacerlo, al abandono egoísta. Pero llegan

aldabonazos a nuestra conciencia que resuenan profundamente en las entrañas líe todos y cada .uno de

nosotros, y el daño causado a la piedra en forma de cruz o representando a una madre con su hijo, se

traduce en físico dolor que intenta reabrir heridas cicatrizadas..

Tened, la seguridad que, como dijo el presidente del Gobierno, se hará uso de to da la autoridad —con

rigor y serenidad— para defender el bien común, mantener un orden en cuyo marco los españoles puedan

ejercitar y desarrollar sus derechos y libertades.

En noviembre de 1936, una voz joven, orgullos» de ser española, clamaba para que su sangre fuera la

última que se vertiera ea discordias civiles; aquella sangre, como la de otros muchos, ha hecho fertilizar

palpables e indiscutibles realidades ´en el orden y en la paz; pero el odio, como venganza del cobarde, no

entiende de generosos ofrecimientos y hace pocos días, de nuevo, arrebataba otra vida, la del llorado

almirante ; Carrero Blanco, Bien sabía él que, como dijo José Antonio, "la vida no vale la pena si no es

para quemarla en el servicio de una .empresa grande", y por «so el almirante Carrero Blanco nos dejó el

.recuerdo imperecedero de sus virtudes y fle que :teniendo como ejemplo su en-tregra sin límites

seguiremos teniendo a España, y de su muerte brotará, como el mejor homenaje, el fortalecimiento de la

unidad en la continuidad de la paz.»

Seguidamente, el capitán

Vista parcial de la manifestación

general leyó la oración por los caídos, al término de la cual los asistentes cantaron el «Cara al Sol» y

respondieron a los gritos de ritual del capitán general. El acto se dio "por analizado alrededor de la l,45.

INCIDENTES

En el momento en que se procedía por parte de las primeras autoridades a depositar las. coronas de flores

ante el monumento, se escucho una pequeña explosión, proveniente de una zona de cultivo situada en la

parte trasera del monumento, sin que pudiera determinarse su origen. Tan sólo apareció a muchos metros

de distancia una pequeña columna de huma.

Durante el acto fue separado del lugar un hombre, quien —según versiones sé trataba de un sacerdote—

pretendió destruir una de 5ás pancartas qué se exhibían.

Al finalizar el acto, numerosos grupos avanzaron por la avenida del Generalísimo en dirección a la plaza

dé Calvo Sóteló, portando diversas pancartas; A la altura de dicha plaza fue agredido un joven que

obtenía fotografías y aí ser increpado exhibió, al parecer, un calen-

dario con el retrato de Salvador Allende. Acudió la dotación de un coche .patrulla del 091 y el joven fue

trasladado al Hospital Clínico. donde fue atendido.

Un grupo menos numeroso se situó frente al monumento a José Antonio, en la avenida de Infanta Carlota,

donde se entonó nuevamente el «Cara al Sol» y jse lanzaron diversos gritos alusivos a la jerarquía

eclesiástica de Barcelona y a los «sacerdotes comunistas». Seguidamente el grupo, compuesto en esta

ocasión por un centenar de personas, se dirigió a la parroquia de María Medianera de Todas las Gracias,

situada en la calle de Entenza y donde íe practicaron el pasado mes de noviembre 113 detenciones. Sin

embargo, cuando el grupo llegó ante las instalaciones de dicha parroquia, la llegada de un furgón

funerario hizo vacilar de cualquier posible acción y seguidamente hicieron acto de presencia dos «jeeps»

de la Policía Armada, dos vehículos del Departamento de Orden Público y un coche patrulla de la Policía

Municipal, lo qué hizo que se disolvieran definitivamente los reunidos, alrededor de las tres de la tardé.

 

< Volver