Los obispos de la tarraconense subrayan la importancia cultural y pastoral de la lengua catalana     
 
 ABC.    18/04/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LOS OBISPOS DE LA TARRACONENSE SUBRAYAN LA IMPORTANCIA CULTURAL Y

PASTORAL DE LA LENGUA CATALANA

Barcelona, 17. (De nuestra Redacción, por teléfono.) La Conferencia Episcopal tarraconense, reunida

durante los días 14, 15 y 16 en la residencia «Mater Salvatoris», del Tibidabo, ha facilitado una nota

relativa a la cultura catalana en la que, entre otras cosas, dice: «Los obispos de la provincia eclesiástica

tarraconense hemos considerado el presente y las perspectivas futuras de la lengua y cultura catalanas

sobre las cuales existen hoy tanto una renovada preocupación ciudadana como nuevas y valiosas

iniciativas. Hemos reflexionado sobre este tema como ciudadanos de esta tierra y como representantes de

una Iglesia que quiere ser cada día más solidaria con la suerte de cada uno de los pueblos.»

Asimismo, dice la nota, nos alegramos de las iniciativas surgidas en el seno de numerosas instituciones y

entidades y de las medidas tomadas por las autoridades públicas en orden a la enseñanza de la lengua

catalana y a la protección de nuestra cultura, añadiendo que se percatan del gran número de personas y

familias procedentes de otras regiones de España que comparten nuestra vida y nuestro trabajo, señalando

que desean para ellos que se evite toda forma de discriminación, que sean tratados como personas y no

como simples instrumentos de producción, que sean respetados sus derechos y peculiaridades, al propia

tiempo que se fomente su integración en nuestra vida social. Nuestra, misión celesial, afirman, exige que

le sea prestada una atención pastoral adecuada.

Cataluña, dentro de la comunidad española, manifiestan, es consciente de su fuerte personalidad,

principalmente en lo que se refiere a su lengua ya su cultura. Es preciso, pues, que la lengua catalana

tenga el acceso que le corresponda a la enseñanza y a los modernos medios de comunicación social. Ello

es imprescindible para que la mayor parte de nuestro pueblo pueda adquirir una formación básica en

nuestra cultura propia. También invitan a reflexionar sobre este punto de una manera especial a los

responsables de las escuelas cristianas y a las instituciones educativas dependientes de la Iglesia.

 

< Volver