Señor Sánchez Agesta. 
 Es necesaria una política de participación     
 
 Informaciones.    21/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SEÑOR SANCHEZ AGESTA:

«ES NECESARIA UNA POLÍTICA DE PARTICIPACIÓN))

MADRID, 21. (INFORMACIONES y resumen de agencias.)—Don Luis Sánchez Agesta, catedrático de

Derecho Político de la Universidad Complutense, ha puesto de relieve la necesidad de una política de

participación, cuya pieza clave es una ley electoral, en el curso de una conferencia que sobre el tema

"Historia y perspectiva del orden constitucional español» ha pronunciado en la Semana de las Leyes

Fundamentales, organizada por la Delegación Nacional de la Juventud.

«Hasta el 12 de febrero de 1974 —ha dicho—, el orden constitucional se ha apoyado en Francisco Franco

como una clave de bóveda, fundándose en un principio de adhesión. Es necesario prever ese posible vacío

político con una política de participación. Todo el programa del Gobierno tiende a promover esa

movilización participativa, pero es necesario reconocer que la pieza esencial de esa participación es una

ley electoral que no confunda la representación orgánica con la representación corporativa. Y esto cabe

hacerlo desde ahora dentro del cuadro del Derecho existente, aunque pueda exigir después alguna reforma

constitucional.»

TRES ETAPAS EN LA HISTORIA ESPAÑOLA

Según el profesor Sánchez Agesta, es posible distinguir tres etapas en la historia política de España:

• La primera de ellas abarca desde 1936 a 1958, y comprende un Jefe de Estado con poderes

extraordinarios y que preside el Gobierno, con unas Cortes de representación y función limitadas.

• La segunda etapa está marcada por el proceso de liberación económica y apertura & Europa y en ella

se prevé la separación de la Jefatura del Estado y del Gobierno, se dan importantes poderes políticos al

Consejo del Reino, se refuerza la representación de las Cortes y su función de control, y se define al

Movimiento como una comunión.

• La tercera etapa comienza con la declaración del 12 de febrero de 1974.

«El problema básico —ha manifestado el profesor Sánchez Agesta— no hay que referirlo tanto al

programa político que se propone (Administración Local, incompatibilidades, asociaciones), como a la

sucesión y continuidad del Régimen en una nueva circunstancia. No se trata sólo de que hayan cambiado

las circunstancias sociales o de que haya un nuevo talante y madurez de los españoles, sino de algo mas

trascendental: las previsiones sucesorias.»

 

< Volver