Carta de Alianza Popular a la juventud de España     
 
 ABC.    19/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

MARTES 19 DE ABRIL DE 1977

VIDA POLÍTICA

CARTA DE «ALIANZA POPULAR» A LA JUVENTUD DE ESPAÑA

Madrid. (De nuestra Redacción) «Alianza Popular» ha hecho pública una carta a la juventud española, en

la que expone sus argumentos e ideas sobre España, su futuro y el papel que las nuevas generaciones

pueden juzgar.

Hay consideraciones históricas, ideológicas, geopolíticas, de misión concreta y al final un llamamiento

de ocho puntos que son los siguientes;

Detendemos reducir la mayoría de edad, a todos los efectos, como reconocimiento oficial del nivel

de responsabilidad de los jóvenes españoles y del valor que se debe dar a la voz juvenil como

representativa de la voluntad popular.

Exigimos la creación de órganos y cauces de representación de la juventud ante los órganos territoriales,

los órganos del Estado con competencia en la juventud, las universidades. Institutos y dermás centros

educativos, así como en las Comisiones del Gobierno y otros órganos deliberantes que intervengan en

decisiones que afecten a los jóvenes, y que no sean arbitrariamente dirigidos o monopolizados por

grupos o comandos de acción que se impongan por la violencia.

Queremos una administración edu cativa que sea auténtico órgano de culturización del pueblo, ni

alcance de todos y al servicio de los altos intereses de la nación

Exigimos un puesto de trabajo digno para todo joven que haya terminado su formación y esté preparado

para el ejercicio de su profesión, y pedimos unos sistemas de orientación profesional v empleo

específicos para la juventud y autogestionados por ella.

• Emplazamos al Estado a una políti ca de Juventud que sea eficaz y abierta a todos los Jóvenes y

dotada de los medios suficientes para ofrecer a éstos las instalaciones y los servicios imprescindibles para

1a ocupación formativa de su tiempo libre.

Aceptamos el servicio militar como un servicio ineludible a los más altos intereses de la nación, pero

exigimos que la estancia en filas, lejos de ser un obstáculo para la formación y el empleo de la juventud,

se adapte totalmente, en tiempo y forma a éstos, y se complemente con servicio civil a la Comunidad

para acercar así el pueblo y el Ejército.

Erigimos del Estado una respuesta comprometida y eficaz hacia la juventud del campo, para facilitar su

asentamiento y para dotarla de los medios necesarios para su formación y para el desarrollo de su

actividad productiva.

Desafiamos al Estado a que facilite la apertura de cauces para que los jóvenes españoles nos

proyectemos hacia el mundo europeo y a la Hispanidad, para realizar así nuestra vocación universal.

 

< Volver