Autor: Llansá, Jaume de. 
 Crónica de Cataluña. 
 Grave tensión laboral     
 
 El Alcázar.    28/09/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CRONICA DE CATALUÑA

GRAVE TENSION LABORAL

BARCELONA, (Una colaboración especial de JAUME DE LLANSA, por teléfono).— El Gobierno del

presidente Suárez y, más directamente, personalizando por funciones especificas, los ministros de la

Gobernación, de Trabajo y de Relaciones Sindicales, tienen aquí, en el cinturón industrial de Barcelona,

con la huelga del metal en el Valles —Sabadell—, con sus vertientes duras de cierre de casi 300 empresas

por "lock-out", y de más de 15.000 trabajadores en calles y asambleas al aire libre o en la ya famosa

iglesia de Can Oriach que reclaman huelgas de solidaridad, tanto en el muy conflictivo Baix Llooregat

como en la misma Barcelona, que exigen la aprobación por los empresarios de una "plataforma

reivindicativa" altamente maximalista y, además, han anunciado a las mujeres de los trabajadores

huelguistas, a las calles y a reuniones y asambleas con petición de dinero por aquéllas y en las segundas

para "fondos de resistencia de la huelga"; el Gobierno y sus ministros aludidos —y, claro, su

representante aquí, el gobernador civil señor Sánchez Terán— tienen digo una muy grave preocupación

política y de orden público que tratar y resolver si pretenden conseguir —en el caso de que dispongan de

medios suasorios y negociadores— que la problemática y tensa conflictividad, en su doble aspecto social

y económico, no desenfoque en una situación explosiva de consecuencias imprevisibles.

Las ilegales pero toleradas —que actúan descaradamente al amparo de la "permisividad" del Gobierno al

margen y en contra de la Organización Sindical y de sus representantes elegidos por los mismos

trabajadores, que se sienten crecidas por los contactos y las conversaciones que ha mantenido con sus

"dirigentes" el ministro señor De la Mata— "centrales sindicales" (—como son UGT, USO, CC.OO—)

ya hace más de un mes que así lo informé en una crónica, han puesto toda la carne en el asador. No sólo

han movilizado a sus activistas y agentes en fábricas y barrios para hacer estallar la huelga, en frase que

me dijo uno de los de Sabadell, sino que, a más, han ampliado y endurecido todos sus resortes

demagógicos de manejo y exaltación de los trabajadores y de sus familias, al objeto de mantener la dureza

de las exigencias y la persistencia del conflicto, con el deliberado propósito de quebrar la resistencia de

los empresarios y conseguir una "situación límite" ante la que poner al Gobierno, a la sociedad y a las

Fuerzas de Orden Público.

En el momento de transmitir esta crónica, la situación es la descrita. Insisto una vez más y saliendo al

paso de ciertos comentarios que he oído en Sabadell y en Barcelona, que ni "EL ALCÁZAR" ni su

cronista en Catalunya —aunque he dicho y sostengo que la "plataforma" es maximalista en grado sumo y

de difícil aceptación por parte de los empresarios: piensen los trabajadores que ha sido rechazado

frontalmente el "laudo" de la Delegación de Trabajo— no entra en valoraciones específicas y

pormenorizantes sobre si son justas o no las reivindicaciones de los trabajadores; esa es otra cuestión, que

no puede tratarse en todas sus facetas en una crónica periodística.

 

< Volver