Autor: Rosellón, Ignacio. 
 Cataluña. 
 Un congreso sin ruptura     
 
 Arriba.    03/10/1976.  Páginas: 2. Párrafos: 3. 

UN CONGRESO SIN RUPTURA

ACABA de celebrarse en Barcelona un curioso Congreso: el V Internacional de la Federación de

Fabricantes de Tejas y Ladrillos de Europa. Digo curioso, y podría añadir que sorprendente, por cuanto el

Congreso se ha desarrollado con absoluta normalidad y al final no se ha pedido la ruptura, ni la de las

tejas.

La parte española del Congreso estará representada por HISPALYT, Asociación Nacional de Fabricantes

de Arcilla Cocida de España, cuyas fábricas comprenden más del ochenta por ciento de la producción

nacional. España resulta ser máxima productora de cerámica (per capita), con 582 kilos por habitante y

año, seguida de Italia, con 394. En cuanto a cemento, España ocupa el segundo lugar, con 642 kilos,

precedida de Italia, con 666 kilos. Hace quince años, en España había unas cinco mil fábricas,

cuya producción no llegaba a los veinte millones de toneladas al año. Actualmente, hay unas dos mil

novecientas fábricas con una capacidad de producción, en toneladas de barro cocido, de veintiséis

millones al año. La producción real es de un 85 por 100 de esta cantidad. Una comisión internacional

nombrada al efecto tiene en perspectiva la reducción del número de industrias a unas mil, plan que se

llevaría a cabo en el plazo de cinco a diez años. Actualmente trabajan en el sector de cuarenta y cinco a

cincuenta mil obreros, de los cuales, unos treinta y nueve mil son fijos y el resto eventuales o de

temporada. La reestructuración se haría a base de fusiones de empresas. Actualmente se da una tendencia

a la prefabricación por su durabilidad y facilidad de su reparación. Para montar la planta de una empresa

moderna se precisan unos doscientos cincuenta millones de pesetas, sin los terrenos, para una producción

media de doscientas toneladas diarias.

Al Congreso han asistido cuatrocientos cincuenta delegados de más de veinte países europeos, y

representantes de empresarios ceramistas de Brasil, Ecuador, Venezuela, Marruecos, Túnez y Colombia.

Han enviado su atención Estados Unidos, Australia, India, África del Sur y Méjico. El Congreso ha

servido de intercambio de experiencias a nivel internacional y, posiblemente, puede señalar los nuevos

horizontes a seguir por la industria de la tierra cocida, como consecuencia de la crisis económica y

energética.

Ignacio ROSELLON (Barcelona)

 

< Volver