Autor: Figueruelo, Antonio. 
 Cataluña. 
 El Frente Liberal, en marcha     
 
 Pueblo.    12/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CATALUÑA

EL FRENTE LIBERAL, EN MARCHA

BARCELONA. (PUEBLO, por Antonio FIGUERUELO)—«Cualquier partido que se precie de serlo

debe estar preparando ya sus propias candidaturas, volcando todo el aparato organizativo de cara a las

elecciones.» La frase pertenece a Jordi Pujol, el líder de Convergencia Democrática de Cataluña, el

partido que se presenta con mayor respaldo de la base media catalana.

Poco antes, en un acto celebrado en Granollers, otro dirigente destacado, el profesor Ramón Trías Fargas

había presentado la dimisión de su cargo, al frente de Esquerra Democrática de Catalunya, si con tal

decisión facilitaba la unión de los partidos de centro-izquierda del Consell, lo que desde hace unas

semanas está llamándose Front d´Esquerres. Formarían parte del mismo, con el grupo de Trías

Fargas, la otra Esquerra (la republicana), la C. D. C. de Pujol y hasta los democristianos de Cañellas.

La dimisión de Trías Fargas no quiere decir, según se ha puntualizado posteriormente, e! abandono del

partido que comandaba. Parece que el profesor liberal cede el paso para facilitar el posible entendimiento

con los otros grupos, renunciando en tal sentido a cualquier protagonismo personal: «Todos sabemos lo

que quiere decir Front d´Esquerres —dijo en el mitin de Granollers—: una agrupación nacionalista con

preocupaciones sociales profundas, que tiene siempre, presente la libertad política y económica, sin la

cual ni Cataluña ni la democracia son posibles.» El señor Trías Fargas opta por retirarse en espera de su

oportunidad: «Me reservo de esta manera a un lugar de lucha como soldado raso en esta Cataluña que está

naciendo.»

Pero el propuesto «frente de izquierdas» no está maduro ni mucho menos. Hay que poner en entredicho,

primeramente, el usufructo de la palabra «izquierda»: para ser exactos con la adscripción de los partidos

que lo constituirían tendría que hablarse, en todo caso, de «frente liberal»; el grupo del señor Trías Fargas

coordina con los liberales de Camuñas y está homologado por la Internacional Liberal; otro canto podría

decirse de los restantes colectivos, desde los democristianos hasta los de Pujol o Heribert Barrera. Pero es

que, además, según inmediatas declaraciones del dirigente de Esquerra Republicana, las cosas no van a

ser fáciles en este intento unionista: «Tenemos muchos puntos de coincidencia —comentó el señor

Barrera—. pero no se ha firmado ningún tipo de compromiso. Hubo conversaciones previas, pero en estos

comentos se han interrumpido porque algunos hechos hacen difícil el tipo de acuerdo que habíamos

proyectado.» Entre estos hechos figura el considerar al grupo de Trias Fargas como poco izquierdista,

precisamente.

En definitiva, que aparte el gesto personal del profesor, falta mucho para llegar a una confederación de

partidos ante las elecciones. Para ponerse de acuerdo hay que empezar con aclarar el lío que supone la

apropiación del concepto «izquierda» por parte de partidos que no lo son ni de lejos.

 

< Volver