Autor: Castro, Raimundo. 
 Prosigue la ofensiva socialista. 
 Van por todo     
 
 El Imparcial.    12/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

VAN POR TODO

La planificación familiar, el estudio sexológico aplicado a la anticoncepción y

temas semejantes que

ayuden a la familia a ejercer su derecho a tener los hijos que quieren tener

para ser claros, es un tema que

preocupa a no pocos partidos políticos. UCD, PCE, otros comunistas y, cómo no,

los grupos feministas,

han pensado en él. Algunos, incluso, han tratado de materializar sus teorías al

respecto y, en Barcelona y

Madrid, feministas y miembros individuales de partidos ya habían creado tres o

cuatro centros. Pero...

PERO el Partido Socialista se adelantó, hace sólo dos días, creando su primer

centro de planificación

familiar en Madrid, llamado como no Pablo Iglesias. Un periodista, presente en

la inauguración, bromeó y

preguntó el porqué de ese nombre. Pero estaba Luís Gómez Llórente, destacado

congresista y miembro de

la Ejecutiva del PSOE que dirige la secretaria de formación de ese partido.

Respondió en serio: «Porque

Pablo Iglesias era un hombre que quería la libertad real de las clases

trabajadoras y, pensando en él, se

estudió el centro de planificación; no sólo, nos dijimos, hace falta que la

libertad la nombre la

Constitución; hay que traducirla a la práctica.»

TODOS LOS TEMAS SEXUALES

El PSOE habla estudiado en la Ejecutiva la creación de ese centro y la posible

extensión, poco a poco, de

ellos a toda la Península. La idea había surgido en el verano pasado, a raíz de

un estudio de la comisión

Mujer y Socialismo del partido y ya se hizo hincapié en la reunión de la

Internacional Socialista en

Madrid de la necesidad de impulsar la creación de centros semejantes.

El primer paso fue la creación del centro Pablo Iglesias, que le ha costado al

PSOE 300.000 pesetas.

Helga Soto, jefe de información del partido, explicó a este diario que en los

meses inmediatos se van a

crear dos más, y los impulsores del centro llegaron a especificar que «la

creación de nuevos centros y de

oficinas en las Casas del Pueblo dedicadas a la orientación sobre ese tema serán

una realidad en muy

pocos meses».

En este centro, de momento centro piloto, trabajarán más de cuarenta personas

que no cobrarán sueldo.

Habrá nueve médicos; psicólogos, ginecólogos, sexólogos... Y se estudiarán todos

tos problemas

sexuales. Desde la anticoncepción hasta la homosexualidad, pasando por temáticas

como la adopción de

niños, la paternidad, las madres solteras e. incluso, la esterilidad.

PRECIOS POPULARES

A toda persona que acuda al centro se te dará una charla informativa sobre

planificación familiar, se le

hará una historia médica individual y se le reconocerá finalmente por un

ginecólogo. Los precios de las

visitas oscilarán entre las 400 y las 750 pesetas, aunque se hará como una

especie de «caja de resistencia»

que logre que, los que no puedan, paguen menos, a cambio de que,

voluntariamente, paguen más tos que

tengan una economía saneada. Un ejemplo de precio popular podría ser el de los

dispositivos intrauterinos

para regular la concepción, que cuestan entre 10.000 y 30.000 pesetas y que en

el centro Pablo Iglesias se

colocarán por precios sensiblemente inferiores a los citados (un pesario que

cuesta, por ejemplo,

alrededor de las mil pesetas se colocará por dos mil aproximadamente, incluyendo

la aplicación de

medios técnicos y el tratamiento).

Cuando el Gobierno tuvo conocimiento de los proyectos sobre planificación

familiar del PSOE, el

Ministerio de Sanidad se puso en contacto con la comisión Mujeres y Socialismo

para pedirle su opinión

sobre el tema. Al poco tiempo, el Gobierno anunció la creación de catorce

centros sobre planificación

familiar en varías provincias españolas a los que se denominará Centros

Sociales. La satisfacción de los

social titas y las feministas ante el proyecto se hizo notar públicamente. Pero

luego se supo que los

mandos de esos centros serían encomendados a la ya desaparecida Sección Femenina

del Movimiento y

todo se fue abajo.

Para muchos, era una muestra más del oportunismo del Gobierno. Alfonso Guerra,

que estuvo presente en

la inauguración, llegó a decir que «eso es una típica incongruencia estilo UCD».

«Nosotros añadió si

accediéramos al poder, como pretende todo partido, querríamos impregnar a la

sociedad de nuestras ideas

y, en ese sentido, llevaríamos a la práctica un proyecto de planificación

familiar total.»

SIN PENSAR EN LAS MUNICIPALES

Lo mismo que se barruntó el oportunismo del Gobierno, hubo también mosqueo sobre

un posible

oportunismo PSOE creando estos centros de cara a las municipales, teniendo en

cuenta la influencia que

puede tener sobre el electorado de barriadas. Alfonso Guerra aclaró a EL

IMPARCIAL:

«La planificación de estos centros no se hizo pensando en las municipales, sino

en que es un servicio

importante a la sociedad, ya que la idea del partido es extender todos estos

centros por la geografía

nacional de cara a crear servicios con orientación ideológica progresiva que

sirvan a todo el pueblo.»

«El PSOE siguió explicando Alfonso Guerra formará monitores a partir de los

centros que vaya creando,

que extiendan a los 600 puntos de España donde hay Casas del Pueblo socialistas

todo lo que vayan

aprendiendo sobre planificación familiar, lo que, a su vez, ayudará a que los

militantes socialistas

practiquen la libertad dentro, incluso, del propio partido».

RAIMUNDO CASTRO Foto; VIDAL

 

< Volver