Se acentúan las discrepancias en el PSOE     
 
 Informaciones.    09/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Se acentúan las discrepancias en el P.S.O.E.

MADRID, 9 (INFORMACIONES) Los diversos grupos socialistas actualmente separados

del PSOE, por

discrepar con la línea seguida por la ejecutiva del partido —más conocidos por

«trostkistas»—, celebrarán

en la primera quincena de febrero una conferencia para la defensa de los

acuerdos adoptados en el XXVII

Congreso, así como algunos actos de masas en Madrid y Barcelona. Estos grupos

formados principalmente por la Asociación Socialista Autónoma de Vallecas y por

el Colectivo Socialista

de Trabajadores de Cataluña— niegan la existencia de democracia interna en el

interior del partido y

censuran la actuación del actual aparato dirigente del P.S.O.E., «que se

caracteriza —según un

comunicado por el personalismo, el confusionismo y un pactismo decidido a

puertas cerradas. por simples

aparatos burocráticos». Fuentes cercanas a estos grupos, consultadas por

INFORMACIONES, han

manifestado que dentro del propio partido —particularmente en la Federación

madrileña y en un amplio

sector de la U.G.T. existe cierto malestar por la «socialdemocratización o

burocratización» del partido.

Las mismas fuentes calificaron de «espectaculares y nada serias» las continuas

declaraciones de Alfonso

Guerra y señalaron que «no hace más que recibir consignas de la dirección y, en

cierto modo, sus

declaraciones e intervenciones en las Cortes vienes a ser una especie de

aparente estímulo para

tranquilizar a los sectores discrepantes».

Evidentemente, tanto en la U.G.T. como en el P.S.O.E., la disciplina de partido

no se lleva a rajatabla.

Basta volver atrás y ver como, con motivo de las firmas de los pactos de la

Moncloa, mientras que Felipe

González estampaba su firma. la U.G.T. lanzaba pasquines a la calle contra los

pactos. Otro caso de

mención es el de la reciente huelga del comercio: la ejecutiva nacional de

U.G.T. no apoyaba la huelga,

mientras que la Federación madrileña sí lo hacia.

LOS EXPULSADOS CELEBRARAN UNA REUNION EN FEBRERO

Este tema de la disciplina viene preocupando muy seriamente al primer secretario

del P.S.O.E. desde hace

algunos meses, concretamente desde agosto, cuando, con motivo de la clausura de

una escuela de verano

del P.S.O.E., pudo comprobar con sus propios ojos el malestar existente en estos

grupos radicalizadores.

Don Felipe González, en aquella ocasión, tuvo que jugar con habilidad para

quitarse de en medio todo lo

que le venía encima.

Los grupos escindidos y algunos aún dentro del partido aseguran que el único

hombre que se salva de la

"quema» es don Pablo Castellanos. Varios miembros de la dirección del P.S.O.E,

piensan que el

secretario segundo del Congreso, cargo que ostenta el señor Castellanos, esta

rozando las fronteras de lo

tolerable. Inclusa se afirma que la ejecutiva del Partido Socialista Obrero

Español envió no hace mucho a

don Pablo Castellanos una carta en la que se le pedía que rectificara unas

declaraciones aparecidas en «El

Imparcial», donde el señor Castellanos calificaba la expulsión de los

«trostkistas» de «lamentable

decisión» y de "acción inquisitorial-ideológica». El problema está ahora en la

fuerza que pueden tener

estas corrientes: Existe el temor de que el señor Castellanos pueda colocarse al

frente de la Federación

madrileña y a su vez encabezar la lista de las municipales por Madrid, siempre

apoyado por estos grupos,

que en Madrid tienen una notable fuerza.

 

< Volver