Autor: Marín, Joaquín . 
 PSOE de Málaga. 
 Cinco militantes expulsados y diez suspendidos o expedientados     
 
 El País.    20/09/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

PSOE de Málaga

Cinco militantes expulsados y diez suspendidos o expedientados

JOAQUIN MARIN, Málaga

Cinco militantes expulsados, cinco suspendidos por dos años y otros tantos

expedientados es el balance

de los últimos conflictos habidos en el PSOE de Málaga. Mientras tanto, el

disuelto comité provincial de

las Juventudes Socialistas permanece encerrado en los locales de la federación.

Entre los expulsados del partido figuran Román González, que era miembro del

comité local, y Enrique

Mombray, un viejo militante que participó en la reconstrucción del PSOE

malagueño. Entre los

sancionados con la suspensión de militancia por dos años hay que destacar a

Enrique Mayorga,

dirigente de la zona de la carretera de Cádiz, considerada como el principal

núcleo socialista de Málaga;

Francisco Flores, dirigente de la UGT del transporte, y Luciano González, que

perteneció a la ejecutiva

nacional de las Juventudes Socialistas y fue candidato en las pasadas

elecciones.

El origen de las sanciones se remonta a una asamblea celebrada en abril, en la

que se debatieron los

estatutos de la federación local. En esta asamblea los sancionados denunciaron a

Rodríguez de la

Borbolla, secretario general de la federación socialista de Andalucía, por tomar

partido por uno de los

proyectos de estatuto que se discutían. Más tarde, el comité provincial decidió

llevar a los ahora

sancionados al comité de conflictos, bajo la acusación de proferir insultos

contra varios dirigentes del

partido en el curso de otra asamblea.

Por otro lado, el conflicto suscitado en las Juventudes Socialistas no tiene

visos de resolverse, y continúa

el encierro del disuelto comité provincial.

Fuentes autorizadas del PSOE de Málaga declararon ayer a EL PAÍS que de ninguna

forma se puede

hablar de un enfrentamiento entre dos tendencias (marxista la una y

socialdemócrata la otra) entre los

militantes de Málaga. «Sobre este tema no ha habido ni un solo debate. El asunto

es muy claro: en el

Partido Socialista se practica la democracia interna, pero también hay un lugar

bien definido para la

disciplina. El comité de conflictos actúa con completa autonomía y no tiene que

dar cuenta a ningún

órgano del partido.

 

< Volver