Para acelerara la celebración de las municipales. 
 El PSOE amenaza con movilizaciones populares     
 
 Informaciones.    07/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

PARA ACELERAR LA CELEBRACIÓN DE LAS MUNICIPALES

EL P.S.O.E. AMENAZA CON MOVILIZACIONES POPULARES

IMPROPERIOS SOCIALISTAS CONTRA EL GOBIERNO

MADRID, 7 (INFORMACIONES).

LOS socialistas amenazan con movilizaciones populares para impedir que el

Gobierno retrase las

elecciones municipales. El P.S.O.E. considera la crisis de Gobierno y el

reajuste ministerial del pasado

día 27 de febrero un reflejo de «la crisis permanente e interna de U.C.D.», de

acuerdo con las resoluciones

adoptadas por su Comité Federal, tras la reunión que celebró durante el pasado

fin de semana, y que

fueron hechas públicas ayer por el diputado socialista don Javier Solana en el

transcurso de una rueda de

Prensa convocada al efecto.

Las resoluciones ampliadas por el señor Solana indican que la crisis del

Gobierno pone en. evidencia la

«permanente crisis de U.C.D., con sus contradicciones internas», señalando

asimismo que la crisis no ha

terminado, por ser connatural al partido gubernamental y que su persistencia se

centra en el hecho de

pretender «aparentar la adopción de actitudes centristas, siendo, en el fondo, y

desde sus orígenes, un

instrumento de la derecha». En este sentido, se manifiesta que el reajuste

ministerial ha reforzado el poder

personal del presidente Suárez «y reduce el ámbito de maniobra», a la vez que

recuerda al Gobierno que

está comprometido a cumplir los pactos de la MONCLOA. Asimismo, el Comité

Federal del P.S.O E.

resalta el comportamiento del pueblo y critica al Gobierno su «incoherencia, y

falta de aptitud»,

recalcando que «no se puede servir a los intereses del Estado y a los intereses

de la minoría privilegiada

que impuso su voluntad bajo la dictadura».

ELECCIONES MUNICIPALES

En lo que a las elecciones municipales se refiere, el Partido Socialista Obrero

Español señala que «no está

dispuesto a tolerar que el Gobierno Suárez detenga unilateralmente el proceso

democratizador, según los

intereses partidistas de U.C.D.», por lo que iniciará una serie de

movilizaciones populares para pedir la

celebración cuanto antes de los comicios municipales, cuyo aplazamiento

indefinido por el Gobierno se

considera «intolerable». En este sentido, el Comité Federal acordó también que

el Partido Socialista

Obrero Español acudirá solo a las municipales, aunque admitirá la Inclusión en

sus listas —previstas a

presentar en unos 8000 municipios—, de personalidades independientes. «con

reconocido talante

democrático».

Al respecto, el señor Solana agregó que «el partido quiere elecciones

municipales y no comisiones

gestoras. que no resolverían el problema de la democratización a nivel local».

El señor Solana, a presuntas de los informadores, se detuvo especialmente en el

tema del calendario

político, que, según dijo, para el Partido Socialista Obrero Español se resume

de la siguiente forma:

elecciones municipales, que son innegociables (habrán de celebrarse antes del

verano); referéndum

constitucional, a celebrar en el verano, si así lo permitiesen los trabajos de

la Constitución, y, por último,

elecciones legislativas, que tendrían lugar dependiendo del cumplimiento de los

pactos de la Moncloa, y,

por tanto, del saneamiento económico que las medidas contenidas en los mismos

pudieran proporcionar.

«No nos negamos a un posible contacto para negociar un calendario de desarrollo

político con U. C. D. —

añadió el señor Solana al respecto—, pero repito que el tema de que las

municipales sean después del

verano es innegociable.»

Por otro lado, el líder socialista consideró que el retrasar las elecciones por

el debate constitucional carece

de fundamento lógico, ya que «para el P.S.O.E. no tiene nada que ver una cosa

con la otra», y añadió que,

por el momento, el P.S.O.E. no viene conocimiento de que la U.C.D. tenga interés

en pactar un calendario

político. «No ha lugar a una renegociación de algunos aspectos del pacto de la

Moncloa —dijo mas

adelante. Deben llevarse al Congreso todas las cuestiones políticas, sociales,

económicas o de política

internacional. No admitimos más negociaciones fuera del Parlamento.»

Con relación a la unidad socialista, don Javier Solana expreso la satisfacción

del Comité Federal por la

marcha de las negociaciones, y dijo que ésta podría tener lugar antes del

próximo mes de abril, si bien

concreto que el documento ideológico existente hasta el momento para la unidad

no pasa de ser un

«documento de trabajo», y, si bien se prevé que el documento definitivo no

variará sustancialmente, el

actual «sí necesita todavía de filtros redaccionales».

Tras señalar que el presupuesto del partido, aprobado por el Comité Federal para

1978 asciende a 204

millones de pesetas y que el Partido Socialista Obrero Español asumirá en el

Pleno del Congreso de

mañana el dictamen de la ponencia sobre el proyecto de ley de elecciones

locales, el señor Solana se

refirió a otras resoluciones del Comité Federal, entre las que se encuentran la

del apoyo a la central

sindical U.G.T.; la denuncia de la ratificación del acuerdo pesquero con

Marruecos, solicitando una

«política de realidades» para las islas Canarias, y, por último, con relación a

la resolución de la O.U.A.

sobre el archipiélago, el P.S.O.E. manifiesta que los problemas de éste sólo se

resolverán si se parte de

soluciones estructurales «y no con la entrada de España en pactos defensivos

supranacionales». En este

sentido, la resolución alude también al «desconocimiento de la realidad canaria

por parte de muchos

países africanos», calificando de «desastrosa» la política exterior del

Gobierno.

PACTOS DE LA MONCLOA

Por último, el señor Solana se refirió también a la política económica,

señalando que «existe la impresión

de que el Gobierno no quiere cumplir los pactos de la Moncloa», cuando éstos han

incidido en temas

concretos como el de la energía. En este sentido, el portavoz del P. S. O. E.

dijo que en los pactos de la

Moncloa estaba previsto que antes de finalizar 1977 tenía que haber sido

presentado un Plan Energético a

las Cortes y que este hecho no se había producido todavía y «no sabemos si ni

tan siquiera existe».

«Las consecuencias de las movilizaciones populares programadas por las centrales

sindicales, así como

las que se lleven a cabo en pro de la celebración de las municipales —concluyó

el señor Solana— podrían

ser que nos encontráramos con un país con economía saneada, alcaldes

democráticos y después con un

Gobierno socialista. Todo depende del cumplimiento de los pactos de la Moncloa.»

Ver en última página la columna de Jaime Campmany

INFORMACIONES

 

< Volver