Desconcierto y malestar en las bases socialistas, incluidas las moderadas  :   
 Algunas agrupaciones solicitan un congreso extraordinario. 
 Informaciones.    10/05/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Desconcierto y malestar en

las «bases» socialistas, incluidas

las moderadas

ALGUNAS AGRUPACIONES SOLICITAN UN CONGRESO EXTRAORDINARIO

MADRID, 10 (INFORMACIONES).

LA sorpresa primero y la contrariedad después han sido reacciones inmediatas de

la base del P.S.O.E. —e

incluso de los órganos ejecutivos— ante las declaraciones del primer secretario

de este partido sobre el

abandono del término «marxismo» por el Partido Socialista Obrero Español.

La reacción de disgusto ha partido, además, de los sectores moderados del

partido, fundamentalmente

aquellos que habían defendido a capa y espada al señor González. En temas que ya

habían sensibilizado

al partido en fecha reciente, como la renuncia a la forma republicana del

Estado, los sectores moderados

habían ejercido de almohada para mitigar las críticas a la comisión ejecutiva.

Igualmente, otro momento

delicado fue el de la firma del pacto de la Moncloa, que levantó oleada de

críticas en la base del partido,

pero sin que llegara a tocar a los órganos ejecutivos provinciales o estatales.

Sin embargo, en esta ocasión, los primeros en propiciar una respuesta a las

declaraciones del señor

González han sido los órganos ejecutivos, fundamentalmente el comité federal

máximo órgano entre

congreso y congreso, por encima de la propia comisión ejecutiva y los distintos

comités regionales,

órganos máximos en cada provincia. En estos organismos, la primera reacción fue

de desconcierto, pues

la situación que se había analizado en el último comité federal era

satisfactoria en el seno del partido,

superadas ya las tensiones creadas por la firma del pacto de la Moncloa y el

tema republicano.

Los miembros del comité federal son. en su mayoría, cuadros surgidos de la

clandestinidad, fieles

seguidores del primer secretario cuando éste lanzó una línea «izquierdista» en

el P.S.O.E. de la

clandestinidad y el exilio. Fue precisamente él radicalismo de don Felipe

González, entonces, el que

posiblemente llevó a los «históricos» a no seguir al P.S.O.E. del interior.

Ahora, los dirigentes del

Partido Socialista Obrero Español, incluso los colaboradores cercanos del señor

González, se han visto

sorprendidos por la toma de posición del primer secretario como socialdemócrata,

una de las alas del

partido que, aunque gana adeptos día a día, aún es minoritaria.

El señor González ha sido contestado últimamente por sus actuaciones tendentes a

la coalición con

U.C.D. —algunos sectores y la entrada del P.S.O.E. en el Gobierno. Sin embargo,

un contingente

mayoritario de afiliados se iba manifestando cada vez más favorable a las

posiciones de la comisión

ejecutiva en este punto. Todavía no se entiende en medios del Partido Socialista

Obrero Español cómo se

han producido estas declaraciones del señor González en un momento de cohesión

interna del partido

Socialista Obrero Español reforzado por una unidad con el P.S.P. y a una semana

de las elecciones al

Senado

La sorpresa, sin embargo, no ha bloqueado a los órganos ejecutivos del P.S.O.E.,

que han comenzado una

campaña para canalizar las críticas lanzadas por la base del partido. Ayer, las

agrupaciones del P.S.O.E.

—tanto en Madrid como en provincias— se llenaron a tope .incluso con personas no

afiliadas al Partido

Socialista Obrero Español. No hubo rotura de carnets, como se esperaba en un

primer momento,

canalizándose las iniciativas propuestas a través de los órganos respectivos.

En un porcentaje muy alto de las agrupaciones se estudia en estos momentos la

petición de convocatoria

de un congreso extraordinario que zanje esta cuestión antes del congreso

ordinario de diciembre. Al

mismo tiempo, se han enviado telegramas desde las agrupaciones mostrando el

desacuerdo de los

militantes con las declaraciones del señor González, especialmente por el

procedimiento inorgánico

empleado —unas declaraciones a la Prensa— para expresar un deseo como es la

presentación de una

alternativo a la declaración política del P.S.O.E.

Respecto a la cuestión del abandono del marxismo, la impresión generalizada es

que no saldrá adelante en

un congreso —si éste fuera inmediato—, pero existen serias dudas sobre el asunto

en el caso de que el

debate se extienda hasta el próximo mes de diciembre, fecha del congreso

ordinario. La entrada en el

P.S.O.E. de elementos socialdemócratas desde que se produjo su victoria relativa

en las elecciones del 15

de Junio no ha cesado, pero tampoco es lo suficientemente fuerte como para

desbancar la línea

«ortodoxa», que se define como marxista moderada, aceptando un cambio gradual de

la sociedad, pero

sin descartar el objetivo de un modelo socialista, autogestionario, bajo el lema

«cambiar la vida».

 

< Volver