Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Urge esperar     
 
 Informaciones.    10/05/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

URGE ESPERAR

Por Abel HERNANDEZ

LA reacción de las bases socialistas y del mismo aparato del partido a la

proclamación de fe

socialdemócrata por parte de Felipe González ha sido, primero, de desconcierto,

y, después, de

contrariedad. La vieja pugna entre «prietistas» y «largocaballeristas» ha vuelto

a estallar abiertamente.

Parece claro que Felipe no ha hecho un gesto improvisado. Con toda seguridad ha

medido los riesgos. Sin

duda, pretende ganar bazas electorales.

El está seguro de que, tras este tanteo, seguirá con las riendas del partido en

su mano. Sin embargo, no

faltan socialistas de primera fila que opinan que, el secretario general ha ido

demasiado lejos al tomar

públicamente partido por el sector más moderado, que encabeza Mújica. (Hoy mismo

Mújica se reúne

con la Coordinadora Socialdemócrata, que encabezan Ventura Olaguibel y Alberto

Cercós.) Fuentes

fidedignas aseguran que Felipe González está dispuesto a llegar hasta las

últimas consecuencias.

Todos los observadores coinciden en que el profesor Tierno, que había cantado el

réquiem a la

socialdemocracia en el Partido Socialista, sellada la unidad, ha quedado en una

situación especialmente

desairada. En las filas de la U.G.T., que propugna la lucha de clases dentro de

la más estricta ortodoxia

marxista, el «destape» de Felipe ha originado irritación. El sindicato va a ser

más difícil de doblegar que

el partido. Y el Partido Comunista está nervioso porque entrevé en esta

operación (hay quien asegura que

el presidente Suárez conocía las intenciones de Felipe desde hace un mes) el

paso decisivo para un

Gobierno de coalición P.S.O.E.-U.C.D., de previsible pervivencia de lustros.

La consigna en las esferas de U.C.D. ha sido, al parecer: «Urge esperar.» Mañana

se hará público, tras la

reunión del comité político, el nombramiento de Rafael Artas-Salgado (de origen

socialdemócrata) como

coordinador del partido del Gobierno. Si no hay marcha atrás en el ultimo

momento, la novedad principal

va a consistir en el reforzamiento, al mismo tiempo, de la comisión ejecutiva,

que pasará a tener unos

quince miembros, entre ellos varios destacados ministros.

El "tinglado” ya a mantenerse hasta que esté aprobada la Constitución. Después,

parece inevitable la

recomposición de todo el mapa político, que ya ha empezado a moverse. A mi no me

extrañaría que

camináramos implacable y aceleradamente hacia un Gobierno de coalición (sector

socialdemócrata del

P.S.O.E.-sector socialdemócrata-liberal de U.C.D.) para dentro de pocos meses.

Para eso tienen que

producirse previamente algunas rupturas importantes.

 

< Volver